martes, octubre 27, 2020
Tendencias

¿Influye el orden de nacimiento de los hijos en su personalidad?

El mayor es más responsable, el del medio es más independiente y el más chico es más caprichoso. ¿Existe el “dime cuándo naciste y te diré cómo eres”?

“El mayor es más responsable”, “el del medio es más independiente” y “el más chico es más caprichoso”. ¿Cuánto hay de mito y cuánto hay de realidad en las populares caracterizaciones que se hicieron y se hacen en el orden de nacimiento de los hijos? ¿Existe algo como un “dime cuándo naciste y te diré cómo eres”’?

A lo largo de los años diferentes estudios y especialistas han confrontado al respecto. Mientras que algunos optaron por generalizar ciertas cualidades, otros tantos negaron estas teorías sobre el orden de los hermanos y el carácter.

“Si bien existen teorías sobre cómo impacta el orden del nacimiento en la personalidad de un niño, el carácter y personalidad de ese niño no pueden determinarse por una única causa sobre la cual él mismo no tiene incidencia alguna, ya que nadie elige nacer primero, según o tercero”, aseguró a Clarín Laura Lezaeta, psicóloga infantil y co-creadora de JuegoLogía.

En ese sentido, la especialista mencionó como ejemplo de estas generalizaciones los estudios del “austríaco Alfred Adler, discípulo de Sigmund Freud, quien establece que los hijos mayores suelen ser más responsables, conservadores, medidos y autoritarios; los medianos y pequeños más independientes, creativos y críticos; y los hijos únicos egocéntricos, dependientes e hiperprotegidos”.

Sin embargo, para ella, hay otros elementos en juego a la hora de hablar de la personalidad de cada chico. Más que el orden de llegada, lo que cuenta es la historia personal de cada persona. “Es importante tener presente que el carácter y las capacidades de cada niño se van a haber influenciadas por múltiples factores, entre ellos: los valores que le inculque su familia y las experiencias significativas que vivencie sobre todo en los primeros años de vida”.

Además, destacó que “el propio temperamento y carácter incidirán en sus acciones; tal es así que podemos encontrar en un mismo núcleo familiar, hermanos y, hasta muchas veces mellizos criados de igual manera, que al momento de enfrentar una determinada situación responden de forma diferente”.

¿Impacta el orden del nacimiento en la personalidad? Foto: Shutterstock.

¿Impacta el orden del nacimiento en la personalidad? Foto: Shutterstock.

Personalidad de los hermanos

Lezaeta destacó ciertos comportamientos comunes de madres y padres para con cada hijo. Así, mencionó que con el hijo mayor “han volcado todo el deseo de formar una familia, dando los primeros pasos con aciertos y errores, le han destinado la total atención y por un tiempo fue el único en la familia en acaparar todas las miradas”. “La llegada de un nuevo hermano es lo que le dará el título de ‘mayor’, lo que conllevará a tener mayor responsabilidad”, añadió.

La psicóloga explicó que con el segundo hijo “los padres ya tienen experiencia, por lo que tienden a ser más flexibles a la hora de establecer límites, dejándolo experimentar más”. Esto, según afirmó, “puede llevar a que sea más rebelde”.

¿Pero qué pasa ante la llegada de un nuevo hermano? Lezaeta mencionó que “predominará la mayor atención en los cuidados de ese niño, por lo que el segundo, ahora el del medio, se verá en el desafío de transitar situaciones en las cuales tendrá que poner en práctica sus propios recursos, logrando de esta manera un carácter que suele ser más autosuficiente e independiente”.

¿Existe algo así como un ‘dime cuándo naciste y te diré cómo eres’? Foto: Shutterstock.

¿Existe algo así como un ‘dime cuándo naciste y te diré cómo eres’? Foto: Shutterstock.

Modelo “en escalera” e hijos únicos

La especialista resaltó que “los hermanos menores siempre tienden a nutrirse de los conocimientos de sus hermanos mayores, aprendiendo mediante la imitación y observación de ellos. En el caso de ser tres, este modelo en ‘escalera’, de aprendizaje por observación, será siempre más rico para el más chico”.

Por último, la psicóloga desmintió los lugares comunes que se mencionan alrededor de los hijos únicos, caracterizados como egoístas o caprichosos. “Hoy podemos observar que la condición de ser hijo único no determina a la persona, ya que es el estilo de crianza que cada familia le brinde a ese niño lo que le permitirá forjar su carácter y desarrollar habilidades y capacidades socio-emocionales”.

En ese sentido, resaltó que muchos chicos acuden a jardines, guarderías o incluso talleres “cada vez edades más tempranas”. “Los niños vivencian experiencias con otros chicos de su edad, lo que permite que en dichas interacciones adquieran y desarrollen progresivamente habilidades sociales como la empatía y cooperación, tan vitales e importantes para la convivencia con los demás”, concluyó.

Deja una respuesta