El film protagonizado por Ricardo Darín y Peter Lanzani era el único de Latinoamérica que estaba en competencia y se llevó la estatuilla