Ideas para hacer la fiesta perfecta, con invitación, decoración, comida y juegos, en poco tiempo y gastando poco.

Decoraciones en negro y naranja anticipan Halloween, esta fiesta foránea que con el paso de los años ha conquistado a grandes y chicos, por ser una excusa perfecta para disfrazarse y divertirse con temas tan espeluznantes como la muerte misma.

Y es que si los chicos aman algo más que al chocolate es disfrazarse con lo que tengan a mano; y si además esto incluye monstruos, fantasmas, permiso para salir a pedir caramelos y hacer travesuras con impunidad, digamos que la diversión es completa.

Como la planificación es la clave para poder armar una fiestita sin gastar casi nada, van tips para juntar materiales para reciclar y armar una decoración casera fantástica.

Halloween exprés: la organización

Puede que vivas en un barrio o una plaza donde los vecinos se prendan en esta movida, pero si no, otra opción es hacer una convocatoria. Vivir en un departamento puede que parezca aburrido para salir en busca de “dulce o truco”, pero también puede resultar práctico, divertido y fácil de organizar. Lo fundamental es conseguir que los vecinos “se enganchen”.

Una opción en el departamento es coordinar con las y los vecinos que tenían hijos chicos a qué hora haríamos la recorrida. Hacer invitaciones para tirar por debajo de cada puerta unos días antes, avisando que pasaríamos el 31 de octubre a determinada hora e incluso dejar una bolsita de caramelos para que tengan para darles a los chicos, de modo de facilitarles la tarea y asegurarnos su participación.

Luego, darse cita a la hora señalada en el último piso del edificio y, ya todos disfrazados, bajar las escaleras con linternas y luces apagadas, y tocar timbre sólo en las casas que habían aceptado participar. Al llegar a la planta baja, se pueden reunir en un jardín o plaza a compartir una merienda y las golosinas conseguidas.

Cuando nos mudamos a una casa en un barrio residencial aproveché el chat de WhatsApp de los vecinos para invitar a quienes se quisieran sumar, ya fuese con los niños en la recorrida de “dulce o truco”, o para entregarles caramelos. Hice un listado de las casas que se sumaron y ordenando las direcciones, pasamos por ellas a la hora acordada.

En este último caso, te tiro un consejo extra: si vas a estar a cargo de varios niños recorriendo algunas cuadras, es conveniente que marques reglas claras de antemano como ir todos de la mano o en parejas, cuándo y cómo van a cruzar la calle, que no puedan separarse del grupo, pegarles etiquetas con su nombre en la ropa, recordarles no entrar a casas de extraños al pedir caramelos o acordar un punto de encuentro por si se pierden.

En definitiva, tanto en casa como en departamento, la planificación es fundamental: si te organizás y se los hacés fácil, es más probable que consigas que más vecinos se prendan en la movida y que todos la pasen genial.

Invitaciones para Halloween. Foto: Mamá Estimula.

Invitaciones para Halloween. Foto: Mamá Estimula.

Y como nada invita mejor que una linda invitación, en el álbum Halloween de Mamá Estimula (en Facebook) podrás encontrar varios modelos para imprimir.

Ahora que ya te organizaste con tus vecinos del barrio o definiste ser el anfitrión de la fiesta y tenés hasta la invitación hecha, podemos pasar a todo lo demás.

5 ideas para una decoración rápida, bonita y barata

La decoración es seguramente la parte más disfrutable de celebrar Halloween, de no ser porque muchas veces la dejamos para el final y terminamos corriendo al cotillón a comprar “unas pavadas” que acaban saliéndonos carísimas. Para evitarlo, aquí te dejamos 5 ideas geniales para que decores la casa sin gastar casi nada.

Iluminación fantasmagórica reciclando frascos y envases

Podés crear una atmósfera espectacular con fanales caseros. Foto ilustración Shutterstock.

Podés crear una atmósfera espectacular con fanales caseros. Foto ilustración Shutterstock.

Tanto adentro como afuera, podés crear una atmósfera espectacular con fanales caseros de distintos tamaños que podés hacer sin gastar ni un peso, utilizando esos frasquitos de mermelada o yogur que fuiste guardando “por si las moscas” y que al final no usaste nunca.

Simplemente los forrás con tiras de papel higiénico y les pintás caritas en un minuto con marcador negro, les ponés una vela dentro (mejor si es a pila para evitar accidentes) y tendrás tus mini fanales de momia. Si preferís, en lugar de papel higiénico, podés comprar usar papel crepé naranja y te quedan unas hermosas calabazas macabras.

Decoración rápida y ultra barata

Globos lisos con caras fantasmagóricas. Foto ilustración Shutterstock.

Globos lisos con caras fantasmagóricas. Foto ilustración Shutterstock.

Comprá globos naranjas y negros lisos, inflalos y pintales caras fantasmagóricas como éstas, en minutos. Usalos para decoración y de paso también como souvenir al terminar la fiesta.

Si no querés gastar en telas de araña, podés comprar unas cartulinas negras en la papelería artística y recortar en minutos unos sencillos murciélagos para pegar en las paredes de tu casa como estos (podés bajar los moldes y más diseños en el álbum de Halloween).

Murciélagos de cartulina, en minutos. Foto ilustración Shutterstock.

Murciélagos de cartulina, en minutos. Foto ilustración Shutterstock.

Con una sábana blanca vieja y colorante alimenticio rojo podés armarte en minutos un mantel terrorífico. Diluí el colorante en agua y salpicá la tela o escribí con las manos manchadas leyendas espeluznantes. Y después de la fiesta, al lavarropas. De paso puede ser una actividad divertida para preparar con los chicos.

Un mantel terrorífico hecho con colorante. Foto ilustración Shutterstock.

Un mantel terrorífico hecho con colorante. Foto ilustración Shutterstock.

Por último, no puede faltar un esqueleto para colgar en la puerta de entrada y dar así una bienvenida aterradora a los invitados (podés buscar el hashtag #esqueleto en Mamá Estimula y bajarte uno). En casa lo imprimimos en tamaño grande (cada hoja en A3) y lo plastificamos y armamos utilizando broches para encarpetar para que pueda articular brazos y piernas, y así nuestro querido “Roberto” nos ha durado años.

Un esqueleto que da la bienvenida. Foto ilustración Shutterstock.

Un esqueleto que da la bienvenida. Foto ilustración Shutterstock.

3 juegos caseros divertidos y sin costo para improvisar

Aquí, tres propuestas que incluyen momias, fantasmas y ¿carne humana?​

Vestí a la momia

Dividí a los niños en dos o tres equipos y dales un rollo de papel higiénico a cada uno. Deberán elegir a un miembro y entre todos envolverlo completamente con el papel, dejando sólo los ojos afuera. El equipo que termine de vendar a su momia primero, gana.

Carrera de fantasmas

Carrera de cucharas versión Halloween. Foto ilustración Shutterstock.

Carrera de cucharas versión Halloween. Foto ilustración Shutterstock.

En casa somos fans de los juegos tipo las kermesses de antes, por lo que si tenés jardín o espacio para que corran, podés hacer la versión de Halloween de la clásica carrera de cucharas.

Necesitas hervir huevos y, una vez fríos, dibujarles con marcador negro una carita de fantasma a cada uno. Quien llega primero a la línea de meta, transportando el huevo en la cuchara con la boca sin que se caiga, gana.

Busco carne humana

Es una versión de la escondida pero más compleja y divertida donde quien busca usa una linterna pero sólo para iluminar su propia cara y darse así un aspecto aterrador mientras va gritando “busco carne humana”. Los que se esconden, deben permanecer inmóviles como momias en poses divertidas, hasta ser encontrados.

A diferencia de la escondida tradicional, el juego termina cuando todas las momias hayan sido encontradas, la última pasa a ser el próximo “buscador de carne humana”. También se puede jugar a la escondida tradicional, pero en la oscuridad y ayudándose con la linterna en su búsqueda.

3 ideas facilísimas para una merienda de terror

Con murciélagos, fantasmas y hasta sangre podemos armar una merienda temática para toda la familia. 

Murcielaguitos de chocolate con galletitas 

Murciélagos a base de galletitas. Foto ilustración Shutterstock.

Murciélagos a base de galletitas. Foto ilustración Shutterstock.

Si no querés gastar de más, pero tampoco tenés tiempo ni ganas de cocinar nada especial, podés comprar unos cupcakes de chocolate y galletitas redondas de chocolate rellenas partidas al medio y convertirlos en 5 minutos en unos divertidos murcielaguitos con alas de chocolate.

Abrís las galletas a la mitad, y les sacás la crema a la que enfriás un rato en la heladera. Agarrás una tapita, la partís al medio y le incrustás las “alitas” a cada cupcake. Con la crema fría y dura, hacés bolitas y fideítos mini y con eso, le pegas ojos y colmillos a cada una. Suena complejo, pero no lo es.

Cupcakes de murciélagos. Foto ilustración Shutterstock.

Cupcakes de murciélagos. Foto ilustración Shutterstock.

También, si te animás, podés hacerlos con trufitas rápidas de chocolate y las podés pinchar en palitos de brochette. Divertido, rapidísimo y barato.

Chupetines de fantasmas

Envolvé los chupetines con papel higiénico, o mejor aún, con gasa de la que se compra en la farmacia para las lastimaduras, les atás una cintita para sujetarlos, les hacés dos puntitos a modo de ojos con marcador negro y listo. Un souvenir lindo y baratísimo, literalmente en un minuto.

Chupetines de fantasma. Foto ilustración Shutterstock.

Chupetines de fantasma. Foto ilustración Shutterstock.

Una torta casera

No importa que no te des mucha maña en la repostería, hacer una torta aterradora para Halloween en casa no es imposible. Podés cubrir un bizcochuelo de chocolate con cobertura de chocolate blanco o chantilly, y por encima salpicarlo de manera desprolija con “sangre comestible” (que es tan fácil como mezclar agua con colorante alimenticio rojo en una proporción de media cucharadita de colorante por cada dos cucharadas soperas de agua, aproximadamente).

También podés hacer un baño rojo intenso y le enterrás encima algún cuchillo grande o cualquier espátula de cocina que tenga un mango notorio y ya tenés tu torta de terror.

Una torta bien terrorífica. Foto ilustración Shutterstock.

Una torta bien terrorífica. Foto ilustración Shutterstock.

También podés agregarle muñecos o figuras de plástico que haya en casa. Por ejemplo, nosotros el año pasado improvisamos agregándole una mitad de cráneo que teníamos de una colección de anatomía para armar, y como estaba abierto, dentro le pusimos caramelos con formas de gusanos y arañas del cotillón y quedó bárbara.

"Sangre comestible" en la torta de Halloween. Foto ilustración Shutterstock.

“Sangre comestible” en la torta de Halloween. Foto ilustración Shutterstock.

Souvenirs súper rápidos

Murciélagos y momias sorpresa: si además de los chupetines y los globos que usaste para la decoración querés regalar algo más al terminar la fiesta, podés entregar también los fanalcitos que hiciste con frasquitos y velas a pila, o bien podés comprar caramelos o sobrecitos de confites y entregarlos en una envoltura muy especial.

Souvenirs en rollos de papel higiénico. Foto ilustración Shutterstock.

Souvenirs en rollos de papel higiénico. Foto ilustración Shutterstock.

Sólo necesitás haber juntado previamente unos cuantos tubitos de cartón de los de los rollos del papel higiénico y con la cartulina negra que te sobró de los murciélagos de adorno para hacer las alas, podés armar en minutos estos simpáticos envoltorios de murciélagos para entregar los caramelos dentro; o bien envolverlos con tiras de papel higiénico, dibujarle ojos y convertirlos en tubos de momia.

Más ideas con rollitos de papel higiénico. Foto ilustración Shutterstock.

Más ideas con rollitos de papel higiénico. Foto ilustración Shutterstock.

Remeras tenebrosas

Podés pedirle de antemano a los invitados que traigan una remera vieja blanca lisa para estampar, y mientras dura la fiesta, les pintás con marcador indeleble negro caras con ojos diabólicos en minutos.

También los podés hacer tipo matrices en cartulina, y que los niños mismos calquen la forma y pinten sus propias caras. Sólo recordá poner un cartón por dentro para mayor firmeza y para que no se te pinte también la espalda de la prenda.

Algunos modelos para pintar las remeras. Foto ilustración Shutterstock.

Algunos modelos para pintar las remeras. Foto ilustración Shutterstock.

Con todo esto ya no quedan excusas para no festejar y divertirse. ¡Feliz Halloween!

Radio Pinamar FM 100.7