jueves, junio 4, 2020
CulturaNacionales

Grupos de padres WhatsApp del colegio: claves fáciles y concisas para hacer que “funcione”

Los grupos de Whatsapp institucionales aún son un terreno poco explorado. Pautas de Roxana Morduchowicz y Maritchu Seitún.

Arrancan las clases y vuelven (¿acaso se habían ido?) los grupos de WhatsApp de las actividades de los chicos. Si ya te “acostumbraste” al grupo de mamis, te vas a adaptar sin problemas al nuevo grupo institucional del colegio. Eso, claro, si las instituciones lo usan correctamente.

Pero desde las instituciones cada vez se implementa con más fuerza la red social o grupo de WhatsApp “oficial”, es decir, el promovido por el colegio -o institución responsable de alguna otra actividad que hagan los chicos-. Pero estos grupos cuentan con una carga un poco más “pesada”, y sólo tiene sentido hacerlo si vale la pena el mensaje que se tenga para comunicar.

Consultada por Entremujeres Clarín, la doctora en comunicación especialista en cultura juvenil y consultora de UNESCO sobre tecnologías y educación, Roxana Morduchowicz, explica: “Lo personal corre por un carril, y lo institucional, por otro. El [grupo de] WhatsApp del colegio es útil siempre que se aproveche todo su potencial. No debe usarse para reproducir algo que los chicos nos puedan contar, sino para compartir la información que el chico no puede transmitir”.

Las redes sociales institucionales son un tema actual y, según Roxana, aún les cuesta a las escuelas y ministerios acomodarse para su función y para lo que sirven. “Creo que todavía es muy nuevo y cuesta encontrarles el máximo potencial”, asegura.

Grupos de Whatsapp
Foto: Alex Ruhl / Shutterstock.com

Grupos de Whatsapp Foto: Alex Ruhl / Shutterstock.com

4 pautas para el grupo de WhatsApp institucional

Ante este panorama, la consultora sobre tecnologías y educación propone algunas pautas para que las instituciones tengan en cuenta al momento de hacer un grupo de WhatsApp, o abran cualquier otra red social.

Tener en claro qué mensaje se quiere compartir

¿Tiene sentido hacer el grupo? Lo primero, y lo básico, es saber qué le puede aportar el grupo de WhatsApp que no le aportaba el método tradicional. Si no se tiene en claro para qué se usará y qué beneficios aportará a la comunidad, se recomienda no abrirlo.

Es crucial que exista un proyecto de trabajo institucional para compartir con los padres. “Por ejemplo, si queremos enseñar la ESI, sería una buena propuesta armar un foro, proponer una participación abierta, iniciar un debate sobre contenidos”, detalla. Un fin posible es, por ejemplo, debatir sobre temas educativos o pedagógicos, vinculados al proyecto institucional, como el uso (o no) del celular en clase.

No convertirlo en la versión 2.0 del cuaderno de comunicaciones

Si es para avisar la fecha de una excursión, por ejemplo, es una utilización muy pobre, y sería únicamente pa reemplazar al antiguo cuaderno de comunicaciones. Es preciso que la red no se reduzca a compartir placas de conmemoración de fechas patrias, o generalidades. El uso sólo para anuncios y recordatorios de cosas que los niños ya saben empobrece el potencial de las redes sociales e Internet en general.

No enviar fotos ni videos

Como en cualquier otro grupo de WhatsApp, también están los grandes “no” al momento de participar o crear un grupo o red institucional. Así, los grupos institucionales no deben compartir ni subir a las redes sociales fotos de los menores. Ahí entran las variables de privacidad, y la sobreexposición de los chicos.

No cruzar la barrera de lo personal y complementar el “grupo de mamis y papis”

Es necesario diferenciar el grupo de WhatsApp de madres y padres, que abarca “sólo la dimensión personal, no aborda el proyecto del colegio”, del grupo institucional. El primero tal vez sirva para ver qué se le regalará a la maestra en su día o cómo se juntará el dinero para los cumpleaños, pero no se cruzan con la dimensión institucional. Aunque, según la doctora en comunicación, ambos deberían complementarse. Si es así, es difícil que un padre o madre decida irse de ese grupo.

Grupo institucional y de padres, complementarios

La psicóloga especializada en crianza e infancias Maritchu Seitún opina sobre la importancia del complemento entre los grupos creados por las instituciones, y aquellos que crean los propios padres.

“De los grupos institucionales me parece importante que queden muy claras las reglas para que las madres y los padres sepan para qué se puede usar y para qué no. La idea es que sea sobre cosas que sumen para todos. Para que el colegio informe a los padres y que los padres contesten. En ese sentido me parece que el institucional tiene una sola vía de comunicación (del colegio a los padres)”, dice Seitún.

Y contextualiza: “El grupo de mamás y papás, aunque tiene muchas vías de comunicación, pienso que sirve un montón para ponerse de acuerdo y tratar de acordar temas como a partir de qué edad permitirles ir a pijamadas, etc. Pero eso sí: si es sólo para el chisme, pelear o hacer bandos, la verdad es que no sirve. Incluso si no estamos de acuerdo con otros padres y madres sirve también para conocer su opinión y las reglas de esas casas para saber adónde mandamos a nuestro hijo”.

En cuanto a lo que se refiere a las inequidades en relación al cuidado de los chicos (en donde aun las mujeres ocupan más horas de las tareas domésticas y de cuidado que los hombres), es común hablar del “grupo de mamis”, y que los “papis” tengan otro… Pero no para saber cuál es la tarea o qué regalarle a la maestra, sino -por ejemplo- para organizar partidos de fútbol o similar. Sobre esto, Roxana pronostica: “En la medida en que la escuela proponga las redes sociales para temas interesantes y relevantes para educación de los chicos, los padres también se van a sumar”.

Deja una respuesta