La especialista en Feng Shui Patricia Traversa nos cuenta cómo perros y gatos son energía benéfica que fluye y revela las dinámicas familiares.

A lo largo de la historia de la humanidad, los gatos y los perros se han ganado títulos de honor. Se dice de los felinos que son nuestros protectores en el mundo energético y que los perros son los mejores amigos. Cada cual, a su manera, influye en la energía del hogar.

Ciertamente, como integrantes especiales de la familia, tanto los perros como los gatos hacen su aporte al Qi de la casa, interactuando con la energía de los humanos y del ambiente. Los animales incluso poseen una percepción del entorno diferente a la nuestra y manejan una información ancestral intuitiva que nosotros hemos perdido con nuestra vida urbana y tecnológica.

La percepción sensorial de nuestros compañeros de cuatro patas se encuentra mucho más desarrollada, lo que les permite detectar situaciones con una anticipación y una capacidad de reacción fuera de nuestro alcance.

Los perros y los gatos ven, huelen, sienten, escuchan y perciben un espectro de estímulos ambientales que pasan desapercibidos para los humanos. Esta conjunción de capacidades les hace dueños de un sexto sentido que se expresa a través de sus comportamientos. De hecho, la mayoría de las veces no prestamos suficiente atención a su sabio comportamiento.

Las mascotas perciben un espectro de estímulos ambientales que pasan desapercibidos para los humanos. Foto: ilustración Shutterstock.Las mascotas perciben un espectro de estímulos ambientales que pasan desapercibidos para los humanos. Foto: ilustración Shutterstock.

Cuando voy a una casa a hacer Feng Shui y Decodificación Ambiental considero con atención a los animales de compañía y sus hábitos, porque -además de que merecen mi admiración y mi respeto- son un claro indicador de dinámicas familiares. Dónde eligen dormir o pasar gran parte de su tiempo, si tienen conductas “disruptivas” o si padecen algún problema de salud, por ejemplo, todo esto es información significativa y forma parte de un sistema familiar y ambiental.

Los perros buscan naturalmente descansar en zonas energéticamente sanas. Por su parte, los gatos buscan permanecer en zonas que resultan negativas o que generan enfermedad en los seres humanos, llamadas geopatías. Estos son lugares donde se concentran radiaciones de origen natural por lo que los felinos son buenos asistentes para un radiestesista cuando se los ve acostados en las camas, por ejemplo.

Aunque quedar expuestos mucho tiempo a estas energías a nosotros no nos favorece (pero se pueden neutralizar con neutralizadores geopatógenos), a los felinos no les afecta y hasta lo disfrutan.

Amor y energía que fluye y revela

Las mascotas introducen y transportan un Qi fenomenal a la casa si son amados y cuidados. Foto: ilustración Shutterstock.Las mascotas introducen y transportan un Qi fenomenal a la casa si son amados y cuidados. Foto: ilustración Shutterstock.

Los perros y los gatos domésticos conforman una unidad sistémica con su familia cuidadora y la vivienda que habitan. Si viven saludables y alegres, es decir, si los cuidamos y amamos, introducen un Qi fabuloso que llevan por toda la casa. Están sumamente estudiados, además, los beneficios terapéuticos de contar con su compañía. Quienes conviven con un gato saben el bienestar que producen sus ronroneos o reírse de sus travesuras y ocurrencias. Los perros son grandes amigos y cuidadores de sus amos.

Por eso cuando nuestras mascotas enferman o presentan problemas de conducta, muchas veces se comprueba el correlato con algún problema emocional o físico de alguno de sus cuidadores, otras veces están somatizando dinámicas familiares disfuncionales.

Nuestros amigos de cuatro patas muchas veces manifiestan síntomas no expresados de sus dueños. Es común que algún perro orine en lugares inadecuados dentro de la casa, lo que podría estar mostrando un asunto territorial de alguno de los ocupantes que no se ha manifestado verbalmente.

Atención: cómo nuestras mascotas manejan la energía negativa

Los animales de compañía muchas veces manifiestan síntomas no expresados por sus cuidadores. Foto: ilustración Shutterstock.Los animales de compañía muchas veces manifiestan síntomas no expresados por sus cuidadores. Foto: ilustración Shutterstock.

Nada es aleatorio, ni siquiera cuando el cachorro se obstina en romper cables o el gato en tirar una planta en especial. En estos casos hay que repensar porqué se manifiesta así la conducta y qué relación tiene con nosotros. Al ver en qué parte de la vivienda se localiza el síntoma entendemos cuál es el área de la vida que requiere de atención.

Debemos agradecer a nuestros animales de compañía por su servicio y amor guardando siempre las jerarquías de convivencia. Por ejemplo, los animales no deberían subirse a las mesadas o mesas de la familia, si se lo permitimos —además de ir en contra de la higiene—, se muestra un desorden interno.

La caja de arena de los felinos debe estar en un lugar abierto, no en el baño. Foto: ilustración ShutterstockLa caja de arena de los felinos debe estar en un lugar abierto, no en el baño. Foto: ilustración Shutterstock

Recomiendo lugares abiertos como el lavadero para colocar el sanitario de los gatos y evitar ubicarlo en el baño de los humanos porque esto implicaría, entre otras cosas, tener que dejar la puerta abierta de este ambiente, la cual debe permanecer cerrada. Es necesario mantener los sanitarios impecables, si permanecen sucios los olores en la casa pueden generar un malestar físico y energético.

Adoptar una mascota es una gran responsabilidad, hay que poder brindarle tiempo y cuidados. Reservarse un momento a diario para jugar con ellos contribuye a que, tanto la mascota como su cuidador, descarguen estrés y energía acumulada mientras afianzan positivamente su vínculo.

Visitas inesperadas y mensajes ocultos

La percepción e intuición de las mascotas está más desarrollada que la nuestra y su intuición con la naturaleza puede comunicarnos señales.  Foto: ilustración Shutterstock.La percepción e intuición de las mascotas está más desarrollada que la nuestra y su intuición con la naturaleza puede comunicarnos señales. Foto: ilustración Shutterstock.

Los animales tienen una conexión intuitiva con la naturaleza y todo lo que los rodea. Creo que ellos son los que nos eligen a nosotros. Incluso eligen visitarnos a veces porque se sienten atraídos por alguna energía que nos rodea.

Cuando un gato nos visita en la casa seguramente es porque algo en ella lo motiva, bien conocida es la determinación de un gato. Puede que esté hambriento o sediento y sería muy propicio brindarle agua y alguna comida fresca. Descartado este motivo, en el mundo místico se considera que este gato es una presencia espiritual que ha entrado al hogar con una misión, podría ser dispersar alguna negatividad.

Hay que agradecer su visita, disfrutarla mientras dure, observar su conducta y dejarlo actuar. A veces, estas visitas son fugaces, el gato nos mira a los ojos, mira alrededor y parte tranquilamente por donde llegó.

Puede que, cuando un gato nos visita, haya entrado al hogar con una misión como dispersar alguna negatividad. Foto: ilustración Shutterstock.Puede que, cuando un gato nos visita, haya entrado al hogar con una misión como dispersar alguna negatividad. Foto: ilustración Shutterstock.

En ocasiones el visitante es alado y difícilmente pase inadvertido el hecho que un pájaro se nos acerque en el momento y lugar menos pensados. En las culturas chamánicas y originarias la visita cercana de un ave se interpreta como una señal del universo. Los pájaros son vistos como mensajeros divinos, guías espirituales que intentan hacer contacto. Pueden traernos advertencias y anuncios, nos invitan a detenernos y reflexionar sobre alguna situación que nos atraviesa.

Mi consejo es dejarse llevar por la intuición y la inspiración que esta visita imprevisible viene a despertar. Las aves son almas libres y así hay que dejarlas ir.

En los balcones y áreas al aire libre el paso de aves, mariposas y abejas contribuye al buen Qi del lugar. Foto: ilustración Shutterstock.En los balcones y áreas al aire libre el paso de aves, mariposas y abejas contribuye al buen Qi del lugar. Foto: ilustración Shutterstock.

Si creamos balcones, patios, jardines o terrazas con buen Qi, con plantas nativas y saludables, sin lugar a dudas podremos atraer al campo áurico del hogar una variedad de visitas benéficas como las mariposas, los pájaros y los polinizadores en general.

Estos espacios en armonía son potentes filtros energéticos que irradian Shen Qi (energía benéfica), contribuyen a la restauración ambiental y nos brindan un espacio de disfrute cotidiano dentro del hogar.

Por Patricia Traversa, directora del Centro de Feng Shui Profesional y creadora del “Método Feng Shui con Decodificación Ambiental”, que inicia su formación en agosto de 2022.

Radio Pinamar FM 100.7