La estación más fría es el momento para reservar la energía del cuerpo y de la casa. Qué hacer para que el Qi del invierno nos fortalezca y sea provechoso.

Los antiguos sabios chinos recomendaban seguir un comportamiento coherente al ciclo de las estaciones para que la energía física y emocional no se debilitara. Hoy en día nuestra forma de vida muchas veces se aleja de lo natural y pretendemos funcionar al mismo ritmo todo el año, pero nuestros hábitos deberían mutar como ocurre con las plantas y los animales para equilibrar el uso de las energías Yin y Yang.

Balancear y acompasar estas energías de acuerdo a la estación es la manera de cuidarse y de estar más fuertes y vitales para prepararnos para las demandas de la siguiente estación.

Así, mientras que el verano es la estación más Yang, el invierno es la estación más Yin. ¿Qué significa? El Yin es esa energía y lado más silencioso donde se desarrolla la vida a un ritmo más lento, adaptándose a la escasez de luz solar, por eso suele estar representada por la ladera sombría de una colina, un lugar más frío y húmedo.

El invierno es un momento para reservar energías y sentirnos cobijados por el hogar. Foto: ilustración Shutterstock.El invierno es un momento para reservar energías y sentirnos cobijados por el hogar. Foto: ilustración Shutterstock.

Sin lugar a dudas, el invierno es una época para guardar reservas de Qi, para arroparnos física y emocionalmente contra los efectos del frío intenso y la escasez de luz natural. Es un momento de recuperación y regeneración para poder afrontar en el verano la mayor actividad Yang.

Con el inicio del solsticio de invierno comienza una etapa que nos induce a ser más receptivos que expansivos, un periodo que requiere descansar y dormir más, nutrirse de modo que el cuerpo conserve calor.

Mantener la casa energéticamente bien nutrida en invierno es fundamental, dado que estaremos más horas adentro y necesitamos que nos cobije y proteja. Los sabios recomendaban arrancar más tarde la jornada durante el invierno, pero esto no siempre es posible. Tratemos entonces de aprovechar las horas de sol para hacer la mayor cantidad de actividades y poder replegarnos al atardecer.

Consumir  bebidas e infusiones calientes es una gran forma de contrarrestar el exceso de Yin en invierno. Foto: ilustración Shutterstock.Consumir bebidas e infusiones calientes es una gran forma de contrarrestar el exceso de Yin en invierno. Foto: ilustración Shutterstock.

Al calor de la cocina: el protagonista del hogar en invierno

El fuego del hogar adquiere protagonismo en el invierno. La tradición china indica que en esta época del año los alimentos deben cocinarse a fuego lento durante mucho tiempo. Sopas, guisos, hortalizas de raíz (batatas, zanahorias, cebollas y nabos) son las preferidas de la temporada.

Podemos activar bien la cocina disponiendo de semillas, especias y aromas que reconforten el espíritu. Queremos convertir este lugar de la casa en un espacio de encuentro familiar, donde los vínculos se nutran.

Además, bebidas e infusiones calientes son la excusa perfecta: tés con jengibre, canela y limón resultan ideales para compensar el exceso Yin de la temporada.

El cardamomo, la pimienta y el jengibre son algunos condimentos Yin que no pueden faltar en tu cocina en el invierno. Foto: ilustración Shutterstock.El cardamomo, la pimienta y el jengibre son algunos condimentos Yin que no pueden faltar en tu cocina en el invierno. Foto: ilustración Shutterstock.

Los condimentos Yang, como la pimienta, el cardamomo, el clavo de olor y el jengibre molido, también ayudan a estimular la circulación y la digestión que pueden estancarse a causa del frío.

En el área de la cocina una mayor actividad será bienvenida -con el cuidado de mantener el orden y la limpieza diaria para no alterar el Qi de la prosperidad-.

Los colores cálidos son una fuente de energía Yang para equilibrar las áreas de la casa. Foto: ilustración Shutterstock.Los colores cálidos son una fuente de energía Yang para equilibrar las áreas de la casa. Foto: ilustración Shutterstock.

Ambientes cálidos: iluminar y fortalecer el campo áurico del hogar

La medicina china recomienda protegerse del frío para evitar los problemas de salud vinculados a la estación como los resfríos o dolores en algunas partes del cuerpo como, por ejemplo, la espalda y las rodillas.

En cuanto a las habitaciones, el exceso de calefacción puede ser perjudicial para la salud y traer alteraciones del humor. Hay que optimizar la energía calórica.

Ciertos arreglos básicos pueden ayudarnos a mantener la casa más cálida. Los pequeños resquicios por donde entra el frío y se fuga el calor muchas veces marcan una buena diferencia. En estos casos, los burletes y zócalos adhesivos para puertas y ventanas son económicos y efectivos a la hora de aislar mejor el interior. La caja de la persiana quizá pueda necesitar un relleno aislante.

En invierno, el hogar como un refugio debe mantener su calidez. Foto: ilustración Shutterstock.En invierno, el hogar como un refugio debe mantener su calidez. Foto: ilustración Shutterstock.

Los cercos vivos con plantas resistentes a bajas temperaturas son ideales para amortiguar el viento que llega hasta los balcones, patios y jardines. Si contamos con ellos cerca de las ventanas filtrarán otras energías hostiles. Adicionalmente, las cortinas, los postigos y las persianas hacen lo suyo para frenar la baja sensación térmica.

En invierno tal vez convenga redistribuir los muebles porque ellos absorben el calor y se lo restan al ambiente. Los radiadores deben estar lejos de sillones y cortinados para que estos no impidan que el aire caliente circule libremente. Los vidrios doble cristal son una buena inversión para ventanas.

El uso de los veladores y lámparas de sal aportan calidez al hogar. Foto: ilustración Shutterstock.El uso de los veladores y lámparas de sal aportan calidez al hogar. Foto: ilustración Shutterstock.

Durante los días nublados o al ocultarse el sol, conviene reforzar la iluminación. Recordemos que la luz aporta energía Yang que levanta la frecuencia de una estancia sumida en penumbras y frío. Esto no significa mantener todas las luces prendidas. Podemos usar lámparas de sal y veladores en los rincones, para mantener la calidez.

Por la noche, tener luces exteriores fortalece el campo áurico de la casa. Recomiendo usar un timer de encendido automático para programar la iluminación. Siempre es aconsejable evitar que el Yin de la oscuridad se acumule en los accesos a la vivienda, sobre todo en los días cortos de invierno.

Durante el invierno es preferible evitar las telas sintéticas para vestir la cama. Foto: ilustración Shutterstock.Durante el invierno es preferible evitar las telas sintéticas para vestir la cama. Foto: ilustración Shutterstock.

La habitación: descansar y equilibrar la energía

Dado que solemos cubrirnos con más ropa de cama en las noches frías habrá que prestar atención a la estática que pueda generar. Para descansar en condiciones óptimas conviene una ducha nocturna.

A la hora de elegir la ropa de cama, es preferible optar por textiles naturales como el algodón, la seda, el lino o la lana pura; y evitar telas sintéticas como el nylon o el poliéster.

Siempre destaco la importancia de quitar de los alrededores de la cama cables, zapatillas para enchufes, módems y tecnología en general.

Aromatizar las sábanas y fundas con perfumes cítricos o mentolados también favorece los pensamientos positivos a la hora de dormir.

Feng Shui Yin invierno Foto: ilustración Shutterstock.Feng Shui Yin invierno Foto: ilustración Shutterstock.

Disfrutar del hogar: meditación e incluir el Yang en los ambientes

A pesar del frío debemos ventilar los ambientes a diario por un rato, así que sugiero incorporar otros detalles decorativos que nutren con energía Yang los espacios. Podemos añadir mantas de lana o tipo polar de colores vibrantes (verde, naranja,maíz o fucsia) a sillones y pies de cama.

Al ser un período de latencia y regeneración, el invierno es una excelente oportunidad para conectarse con la familia y con el hogar. La falta de luz solar puede ser un disparador del desánimo, la apatía y el cansancio; así que es importante reforzar los vínculos con los convivientes y guiar la mente hacia actividades puertas adentro.

Las tareas manuales (cocinar, tejer, reparar una silla, crear un objeto o pintar mandalas) tienen un efecto parecido al de la meditación: retiran de la mente pensamientos ociosos y recurrentes que provocan ansiedad y negativismo.

La música alegre y los aromas cítricos son estímulos ambientales que elevan el Qi y nuestro estado de ánimo porque marcan una diferencia positiva en el entorno.

Cocinar, realizar actividades dentro de la comodidad del hogar y llenarlo de romas cítricos es una gran herramienta. Foto: ilustración Shutterstock.Cocinar, realizar actividades dentro de la comodidad del hogar y llenarlo de romas cítricos es una gran herramienta. Foto: ilustración Shutterstock.

De hecho, el invierno es un buen momento para reemplazar las fundas de almohadones de telas veraniegas por otras más rústicas y gruesas. También es recomendable variar las alfombras por unas en tonos claros, especialmente en el sector de la cama o los sillones.

No olvidemos mantenernos en movimiento con alguna actividad aeróbica moderada tres veces a la semana, son hábitos que ayudan a nuestro bienestar.

 Cada estación del año tiene sus particularidades, pero si estamos atentos y fluimos y adecuamos nuestras costumbres a cada una de ellas, podremos disfrutarlas y aprovechar las oportunidades que nos presentan.

Por Patricia Traversa, directora del Centro de Feng Shui Profesional y creadora del Método Feng Shui con decodificación ambiental, que inicia formación en agosto de 2022.

Radio Pinamar FM 100.7