El director estadounidense y la actriz australiana se comprometen en una historia sobre el poder y las relaciones humanas, en un ambiente por momentos tóxico y siempre competitivo