viernes, diciembre 13, 2019
NoticiasTendencias

En Entre Ríos La historia de Anabella Albornoz: rescata personas de un basural para darles un trabajo digno

Es líder de Suma de Voluntades, una organización que ayuda a las familias en que viven en extrema pobreza en Paraná. Su labor ejemplar fue reconocida por el Premio Abanderados de la Argentina Solidaria 2019, un ciclo que destaca a quienes dedican su vida a los demás.

En la zona oeste de la capital entrerriana se encuentra el Volcadero, un basural a cielo abierto en donde se descargan unas 250 toneladas de basura por día. Cientos de familias que viven en los asentamientos informales que lo rodean, comen de lo que consiguen allí. Pasan sus días entre las pilas de basura buscando elementos para vender, viven expuestos a graves problemas de salud y conviven con su mayor enemigo que es la desesperanza.

Anabella Albornoz tiene 41 años, llegó al Volcadero hace diez años y supo en ese instante que ese era su lugar. Empezó yendo en un auto con un grupo de amigos a construir viviendas con palets reciclados, y sonríe cuando se da cuenta que hoy ya no entran en los colectivos porque son más de 140 voluntarios.

Comenzó con la idea de ayudar a las familias a construir sus viviendas para hacerle frente a la crisis habitacional, pero luego, se dieron cuenta de que las necesidades eran muchas: los niños no comían los fines de semana, no terminaban la escuela y sus madres y padres no tenían trabajo. Así que decidieron abrir tres comedores en los barrios San Martín, Antártida Argentina y Mosconi Viejo, en donde hoy reparten, junto a las recorridas nocturnas, 1.900 raciones por semana. Además, 1.300 familias y 430 niños reciben acompañamiento escolar tres veces por semana.

Anabella Albornoz rescata a las personas de un basural para darles un trabajo digno. (Foto: Premio Abanderados)

Anabella Albornoz rescata a las personas de un basural para darles un trabajo digno. (Foto: Premio Abanderados)

Hoy es incontable la cantidad de programas que lleva adelante Suma de Voluntades. La organización que preside Albornoz tiene como objetivo fortalecer a las familias, devolverles las esperanzas y hacerles sentir que pueden salir adelante con trabajos dignos. “La educación y el fomento de la cultura del trabajo son los cimientos de cada una de las actividades que desarrollamos y desde las cuales confiamos que puede haber un mundo más equitativo”, sostiene Anabella.

Anabella Albornoz rescata a las personas de un basural para darles un trabajo digno. (Foto: Premio Abanderados)

Anabella Albornoz rescata a las personas de un basural para darles un trabajo digno. (Foto: Premio Abanderados)

Empoderar a las familias

Con el fin de ofrecerles condiciones de trabajo dignas y sacarlas del Volcadero, la fundación dio apoyo a las familias para crear dos cooperativas de trabajo.

Anabella Albornoz rescata a las personas de un basural para darles un trabajo digno. (Foto: Premio Abanderados)

Anabella Albornoz rescata a las personas de un basural para darles un trabajo digno. (Foto: Premio Abanderados)

Por un lado, los “Recicladores del Paraná” que son un grupo de cartoneros que anteriormente trabajaban en el Volcadero revolviendo la basura, y hoy realizan recolección de residuos reciclables a domicilio. Sebastián, coordinador de la cooperativa, sostiene que “las condiciones en el Volcadero son infrahumanas, y ésto a ellos les cambió la vida, porque cambió su manera de trabajo, lo hacen en equipo, y se dieron cuenta que pueden empezar de cero”.

Anabella Albornoz rescata a las personas de un basural para darles un trabajo digno. (Foto: Premio Abanderados)

Anabella Albornoz rescata a las personas de un basural para darles un trabajo digno. (Foto: Premio Abanderados)

Además, crearon un servicio de catering liderado por madres de los diferentes barrios que rodean el basural. “Muchas de ellas sufrían violencia de género, pero con su trabajo vieron que no dependían de nadie y hoy se llevan el mundo por delante”, cuenta Antonella, voluntaria de la organización. El catering para ellas no sólo es un ingreso propio, sino también un espacio donde compartir, sentirse acompañadas y unidas.

“Los grandes protagonistas son las familias, nosotros lo que hacemos es brindarles oportunidades y herramientas, pero ellos son los que transforman sus realidades”, afirma la Abanderada.

Estar presentes

“Suma de voluntades nos capacita, nos consigue las herramientas, y por sobretodo, nos contiene”, cuenta Marcela, quién trabaja en el comedor infantil y en el catering, y agrega “cuando conocí a Suma supe que, con ayuda, podía salir adelante”.

Anabella Albornoz rescata a las personas de un basural para darles un trabajo digno. (Foto: Premio Abanderados)

Anabella Albornoz rescata a las personas de un basural para darles un trabajo digno. (Foto: Premio Abanderados)

Suma de Voluntades intenta ser siempre un sostén: escuchar a los chicos, a las mujeres, mostrarse presentes y hacerles saber que no están solos. “Tenemos nuestro propio concepto de solidaridad, que es: tender la mano, abrazar y decirle al otro mirándolo a los ojos que estamos acá”, asegura Anabella.

Premio Abanderados de la Argentina Solidaria

Desde hace 10 años, el Premio Abanderados de la Argentina Solidaria, impulsado por El Trece, Fundación Noble y Luz Libre Contenidos, reconoce y difunde las historias de las personas que dedican su vida a transformar la de los demás.

Con esta nueva edición, ya se destacaron 88 Abanderados de distintas partes del país que son un ejemplo de solidaridad. Las historias de los Abanderados 2019 serán difundidas por la pantalla del Trece y redes sociales, y luego el público podrá votar al Abanderado del Año.

Más información: www.premioabanderados.com.ar TW: @AbanderadosARG FB: /PremioAbanderados IG: @abanderados

Deja un comentario