viernes, junio 5, 2020
Tendencias

El lado oscuro de la belleza en Corea del Sur, donde el botox a los 15 es normal

Los estándares de belleza presionan a cualquier ciudadano del mundo, pero en el caso de Corea del Sur la exigencia de la perfección exterior viene adjunta con el deseo de modificar las facciones del rostro para crear una versión nueva occidentalizada

Cremas, geles, mascarillas, sérums, tonificadores, sueros, maquillaje y cirugías estéticas. Corea del Sur pareciera haberse coronado como la reina de la belleza mundial. Hablamos del fenómeno de la K-beauty -belleza coreana- que viene creciendo desde los años dos mil en adelante junto con la llamada K-Wave o la movida surcoreana que expone los resultados de la sinergia entre Oriente y Occidente como el K-pop y el K-drama. No olvidemos que el país asiático tuvo una gran influencia norteamericana después de la guerra cuando el norte quedó a merced de los soviéticos y el sur bajo el cuidado de Estados Unidos desde 1953 en adelante. “Son más de sesenta años combinando la serenidad oriental con las nuevas tendencias americanas y, sobre todo, occidentales”, asegura Jini-Yi Hwang, periodista nacida en Corea del Sur, que hoy vive en nuestro país y que se dedica a difundir la cultura surcoreana a través de su canal de Youtube (JiniChannel).

De todas maneras, la influencia norteamericana no es la única variable en juego para explicar el fenómeno de la K-beauty multiplicada exponencialmente hacia todos los rincones del mundo a través de las redes sociales en formato de tutoriales, fotos y videos. Por un lado, debido a que el país no cuenta con recursos naturales, toda su producción comercial está concentrada en la industria electrónica, automovilística y también en la cosmética, entre otras. Esta última, en concreto, mueve hoy alrededor de 13 billones de dólares por año. Por otra parte, el cuidado y la preocupación por la belleza personal también tiene una base cultural que pertenece a la idiosincrasia surcoreana. Así lo explica Mariana Nana in Seul, la famosa instagrammer argentina que vive en la capital y que relata sus aventuras a través de sus cuentas @nanainseulviajes y @nanainseulbranding: “Lo que pasa en Corea del Sur es un poco cultural y otro poco de occidentalización. Es una mezcla entre las exigencias actuales de belleza que afectan a todo el mundo y lo que viene incorporado por la cultura. Las surcoreanas se empiezan a poner botox desde los quince años. Hacerlo es tan natural como ir a la peluquería”.

El factor cultural viene por el lado del concepto de kibun, una palabra sin traducción exacta al español, que significa que en sociedad cada uno vale por la persona que es en todas las facetas de la vida, es decir, que el que duerme bien, come sano, es amable y siempre está dispuesto a ayudar posee un kibun que lo hace bello. Sin embargo, en Corea el kibun no sólo se debe percibir, sino que también debe verse o tal como diríamos acá: no alcanza sólo con ser sino que también hay que parecer.

Deja una respuesta