Néstor Videla tiene 69 años y durante cuatro décadas trabajó en la industria metalúrgica. Para despejarse del encierro por la pandemia, empezó a practicar el fingerboard. Ahora, 150 mil personas lo siguen en las redes sociales. Los secretos de una disciplina que -dice- “no tiene género, fronteras ni edad”

Radio Pinamar FM 100.7