Llega esta época y nos invaden unas ganas irresistibles de tomar sol… Es que el buen tono de la piel -dorado, cobrizo o bronce- nos vuelve mucho más hermosas. ¡Pero atención con los efectos nocivos de una mala exposición! Aquí, las claves.