Hoy sobreviven muy pocos fuera de los parques nacionales y las reservas de Asia y África. Es por la caza furtiva y la pérdida de superficies que constituyen su hábitat