Cómo mantener los valores de glucemia controlados en una época en la que abundan la comida y el alcohol.

Si para todos los mortales el fin de año -con sus festejos, despedidas y encuentros- representa un desafío en cuanto al control de lo que se ingiere, para las personas con diabetes este desafío es aún mayor.

Y es que diciembre “suele ser un desafío para el control de las glucemias“, confirma Mariel Marquez, licenciada en Nutrición y experta en diabetes.

Y si bien las recomendaciones sobre alimentación en personas con diabetes han ido cambiando a lo largo del tiempo – y de no poder comer azúcar e hidratos de carbono se pasó a una dieta que no tenga prohibiciones pero que sí modere su ingesta– lo cierto es que se debe ser muy cuidadoso respecto a la ingesta de alimentos, que debe estar supervisada por un profesional.

La diabetes es una enfermedad crónica por exceso de glucosa, esto es, los niveles de azúcar en la sangre están muy altos, y el organismo va sufriendo un deterioro por este desarreglo. Esto ocurre porque el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina necesaria, o no puede utilizarla con eficacia.

¿Cómo llegar mejor a la cena de Año Nuevo?

A pesar de lo complicada que esta fecha resulta para personas con diabetes, Marquez aclara que quienes hayan cuidado su salud en el año, estarán mejor preparados para afrontarla. “Las personas con diabetes que tienen cuidados previos suelen tener mejores glucemias en estas situaciones, así que es indispensable cuidarse en todo momento, no solamente para estas ocasiones”, indica.

Y agrega: “De esta manera, van a poder disfrutar de un momento en familia y amigos, sin que las comidas sean un obstáculo, sino un placer”, subraya.

Una buena idea es quedar a cargo de buena parte del menú para poder sumar opciones saludables. Foto Shutterstock.Una buena idea es quedar a cargo de buena parte del menú para poder sumar opciones saludables. Foto Shutterstock.

Para quienes no estén acostumbrados a los cuidados básicos por tener un diagnóstico reciente, la profesional señala que es indispensable una consulta médica y nutricional previa a las fiestas, “para saber si es necesario ajustar la medicación, saber qué hacer ante el cambio brusco de las glucemias, y para conocer qué alimentos son recomendables consumir y cuáles no en nuestra situación”, añade.

¿Cómo manejarse en la mesa de fin de año?

Claro que el menú que los argentinos consumimos en las fiestas no ayuda. “Generalmente muchos de los platos típicos de la mesa navideña argentina suelen ser altos en grasas y carbohidratos e hipercalóricos, poco coincidentes con la época del año, así que debemos ser cuidadosos con los alimentos que ingerimos”, advierte.

“Las opciones saladas, como las carnes y salsas, tienen mayor cantidad de grasas de lo habitual, pero no suman tantos carbohidratos, -continúa- el gran problema viene con la mesa dulce, donde se utilizan harinas refinadas y azúcar, como el pan dulce, los budines, turrones, helados, tortas”, describe.

En este escenario, aconseja prestar atención a las porciones y buscar alternativas de platos sin azúcar. “Todo lo dulce se puede reemplazar con platos que tengan un menor impacto glucémico, usando harinas integrales, frutas, endulzantes naturales”, apunta.

¿Cómo saber si estamos ingiriendo la cantidad adecuada?

Dada la enorme cantidad de opciones que suele haber en las mesas de fin de año, puede resultar un tanto difícil determinar cuál es la porción adecuada si no se planifica y no se cuantifica lo que se ingerirá.

Recomiendan llevar un control de la glucemia en diferentes horarios de la noche. Foto Shutterstock.Recomiendan llevar un control de la glucemia en diferentes horarios de la noche. Foto Shutterstock.

“Lo ideal es elegir dos o como máximo tres porciones de alimentos con más carbohidratos. Todo depende también de los niveles de glucemia que se manejen previamente, ya que si un paciente tiene glucemias muy elevadas, sería muy peligroso ingerir tantos alimentos altos en carbohidratos”, advierte.

En esa línea, recomienda incrementar las porciones de los alimentos ricos en fibra y con menos carbohidratos, como las ensaladas y frutas, “así aumentamos la saciedad y no hay picos tan altos en las glucemias”, grafica.

¿Qué hacer si se produce un cambio brusco en los valores de la glucemia?

La nutricionista recomienda hacerse varios controles de glucemia con el paso de las horas, tanto para evitar llegar al extremo de niveles de glucemia muy altos como muy bajos. En el caso de que ocurra esta situación tenemos varias opciones según el tipo de diabetes que uno tenga”, plantea.

Y se explaya: “los que son insulinodependientes deben aplicarse las dosis de insulina lenta o rápida de acuerdo a lo que consumieron o el nivel de hiperglucemia. En cambio, los que tienen recetadas pastillas, tienen que ser más pacientes para volver a la normalidad, ya que el efecto en las glucemias no es inmediato, es importante aclarar que en ambos casos, siempre siguiendo las recomendaciones del médico”.

Por último, destaca que resulta indispensable tomar mucha agua y volver al control en la siguiente comida. “Si además sumamos ejercicios aeróbicos, las glucemias van a volver a la normalidad mucho más rápido”, sugiere.

¿Qué se debe hacer con el alcohol?

Como ocurre con los alimentos que no son saludables, si la persona tiene diabetes, la recomendación es que limite y controle su consumo. Es el caso del alcohol.

“Este tipo de bebidas, al contrario de lo que se suele pensar, tiene un efecto hipoglucemiante, es decir, puede bajar la glucemia de manera brusca con el paso de las horas”, explica la experta.

Los encuentros de fin de año representan un desafío para personas que deben mantener la glucemia controlada. Foto Shutterstock.Los encuentros de fin de año representan un desafío para personas que deben mantener la glucemia controlada. Foto Shutterstock.

Por eso, afirma que lo ideal es que sólo se consuman estas bebidas para el brindis, y que su consumo no sea por encima de una o dos copas.

“Siempre deben consumirse carbohidratos para evitar hipoglucemias muy marcadas, y hay que medirse la glucemia más seguido para evitar llegar a niveles muy bajos. Las hipoglucemias se suelen notar al día siguiente, sobre todo a la mañana, pero puede mantenerse durante todo el día”, alerta.

Consejos para sobrellevar la noche

Por último, Marquez brinda algunas recomendaciones generales para que la noche del 31 pueda ser disfrutada al máximo sin sumarse la preocupación constante por la comida.

  • Planificar con tiempo la alimentación del día completo del evento, para lograr el equilibrio entre lo saludable y los permitidos.
  • Mantener buenas glucemias a lo largo del día, con actividad física previa, y consumir alimentos con carbohidratos más controlados.
  • Estar correctamente hidratados, principalmente con agua, y en menor medida o para brindar, con bebidas sin azúcar o alcohol.
  • En el caso de ser visita, ofrecerse a llevar parte del menú (apto) con gran variedad de verduras, frutas, y alimentos integrales o sin azúcar.
  • Llevar un control de la glucemia en diferentes horarios de la noche y de la mañana siguiente.
  • No olvidar aplicar las dosis adecuadas de insulina y/o toma de medicación oral.
  • El alcohol puede producir hipoglucemias severas, por eso lo ideal es limitar al brindis el consumo de estas bebidas.
  • No hay alimentos prohibidos, pero controlar las porciones puede hacer la diferencia con el paso de las horas.
Radio Pinamar FM 100.7