La fecha fue decretada por la ONU y combina factores meteorológicos con mitología india. Hay muchas variantes.

Siempre se dijo que trae beneficios al cuerpo y la mente. Pero, cada vez más, son comprobados por la ciencia y avalados por organismos internacionales. Por eso, este 21 de junio, el festejo del Día Internacional del Yoga -que en nuestro país contó con un evento en La Boca- es más que merecido.

Pero, ¿cómo nace esta celebración? La propuesta surgió de la India, desde donde procede esta antigua práctica. Fue presentada ante la Asamblea General de las Naciones Unidas y recibió el apoyo de 175 Estados Miembros.

“Durante siglos, los pueblos de toda condición han practicado yoga, reconociendo su encarnación singular de la unidad entre la mente y el cuerpo. El yoga une al pensamiento y la acción en armonía”, dijo el primer ministro indio, Narenda Modi, antes de votar la resolución.

Entonces, las Naciones Unidas proclamaron el 21 de junio como el Día Internacional del Yoga. Fue a través de la resolución 69/131, aprobada en diciembre del 2014. Por lo tanto, recién en 2015 se festejó por primera vez y ahora estamos en la octava edición.

Por qué se celebra el Día Internacional del Yoga el 21 de junio

Según lo publicado por India TV News, el 21 de junio fue elegido como el Día Internacional del Yoga por ser el día más largo del año en el hemisferio norte.

Al sugerir el 21 de junio, el primer ministro indio dijo: “la fecha es el día más largo del año en el hemisferio norte y tiene un significado especial en muchas partes del mundo”.

El método Kundalini permite realizar un recorrido interior para conectar con uno mismo. Foto Shutterstock.El método Kundalini permite realizar un recorrido interior para conectar con uno mismo. Foto Shutterstock.

Ese día es el “solsticio de verano”, momento que marca, en muchos países, el comienzo de la estación más calurosa del año.

Se lo denominó así porque, en este punto, la trayectoria del sol aparenta estar parado y, además, alcanza su posición más alta en el cielo. Por eso, ese día, la Tierra recibe más luz solar que en cualquier otro momento del año.

Además, el solsticio de verano se considera un día importante en la mitología india, ya que marca un evento que podría considerarse el comienzo de la ciencia yóguica.

Qué tipos de yoga existen

El yoga es una práctica que conecta el cuerpo, la respiración y la mente a partir de posturas físicas, ejercicios de respiración y meditación. Busca, entre otras cosas, que conectemos con nuestro interior.

Integral, Hatha, Kundalini, Ashtanga, Bikram, son solo algunas de las variantes de esta práctica milenaria. Pero es importante saber que la elección del tipo de yoga debería ir de la mano de la condición física y mental de cada persona.

El yoga integral es recomendado para personas de cualquier edad, sexo y condición. Foto Shutterstock.El yoga integral es recomendado para personas de cualquier edad, sexo y condición. Foto Shutterstock.

​Estos son algunos de los tipos de yoga que podemos practicar: 

* Hatha Yoga. Es ideal para principiantes. Las posturas, en general, son básicas, y el desarrollo de la clase tranquilo y suave. Mientras no se presenten dolores ni lesiones, se puede realizar de modo seguro.

* Yoga Integral. Podríamos definirlo como “para todos y todas”. Su versatilidad se debe a que pueden realizarlo personas de cualquier edad, sexo y condición. Las posturas se adaptan a cada necesidad.

* Hatha con elementos. Las posturas también se adaptan a cada uno para poder avanzar en la práctica de manera segura. Consiste en secuencias simples, donde se hace hincapié en la alineación correcta del cuerpo, a partir de los fundamentos de la biomecánica. 

* Ashtanga vinyasa. Incorpora otros elementos a la práctica, como la respiración fluida combinada con movimientos. Además de los bandhas, que tienen que ver con las compresiones que uno hace en los diferentes puntos del cuerpo.

El yoga busca, entre otras cosas, que conectemos con nuestro interior. Foto Shutterstock.El yoga busca, entre otras cosas, que conectemos con nuestro interior. Foto Shutterstock.

* Kundalini. Es uno de los métodos más tranquilos, completos y profundos. Combina asanas (posturas del Hatha yoga), pranayamas (respiraciones), mudras (posturas con las manos), cerraduras del cuerpo (bandhas), mantras (cantos o entonaciones), laya yoga (meditación profunda a través de ritmos), bhakti yoga (yoga devocional), raja yoga (meditación) y Naad yoga (corriente del sonido).

* Yoga dinámico. A muchas personas puede gustarle mucho el Yoga Integral, pero “dejarle gusto a poco”, o incluso encontrarlo un poco aburrido. La opción de Yoga Dinámico puede ser conveniente para quienes, además de perfeccionar las asanas, busquen un trabajo más enérgico a nivel corporal.

* Bikram Yoga​. Recomendado para quienes tienen mucha tolerancia al calor, esta novedosa variante propone hacer la práctica, que consiste en una serie de casi 60 asanas, en una sala especialmente acondicionada, a 44 grados de temperatura.

Yogaterapia. También llamado Yoga Terapéutico, está indicado cuando hay lesiones o condiciones necesarias que requieren un cuidado especial. Los profesores tienen una formación que incluye el conocimiento de las patologías más habituales.

Biomecánica y alineación. Es un tipo de yoga en el que uno toma conciencia del entendimiento y cuidado del cuerpo: qué músculos y huesos usamos, qué movimientos estamos haciendo. Es una clase intensa, donde se profundiza en los detalles más sutiles. 

Radio Pinamar FM 100.7