jueves, febrero 27, 2020
Noticias

Día de San Valentín Compatibilidad de signos en el amor: cómo son las parejas, según la astrología

De cara al Día de los Enamorados, la astróloga Beatriz Leveratto desarrolla cómo funcionan los vínculos amorosos según el zodiaco.

Nuestra carta natal es un mapa con complejidades y contradicciones. Somos un cóctel zodiacal de nuestro signo lunar -que rige emociones-, el solar -o la personalidad- y el ascendente -que sugiere el destino-. De cara al Día de San Valentín​, si investigamos el amor en la carta natal, tendremos que sumar también a VenusMarte y la Casa VII y, por eso, nunca puede definirse de una sola manera, porque esa persona que amamos también es una compleja combinación de su propio mapa astral.

Para la astrología, nuestra pareja es como un espejo de nuestro mapa natal. Este no es “personal e individual”, sino una vibración, una melodía, donde diferentes notas musicales intentan entenderse en la sinfonía cósmica que es la propia vida. Atraemos a las parejas necesarias para aprender nuestro propio ritmo astral. Podremos sonar más o menos afinados, pero siempre el amor nos lleva a danzar pulsos activados por propósitos esotéricos y cósmicos.

Astrología y pareja. /Shutterstock

Astrología y pareja. /Shutterstock

Cómo suenan los signos zodiacales

Aquellos signos que comparten el mismo elemento -Fuego, Tierra, Aire o Agua- suenan más afinados, pues vibran de modo similar. Suelen ser relaciones fáciles de ejecutar, amores con quienes fluimos y nos entendemos bien. A estas relaciones de fluidez, en astrología, las llamamos “Trígono”.

Parejas afines o de Trígono

– Aries, Leo y Sagitario: Si sos de Fuego y estas en pareja con alguien de Fuego es probable que hayan sentido afinidad y fluidez inmediatamente. Compartir el mismo elemento lleva a sentir al otro similar y cercano y esto facilita el vínculo. Luminosos y sinceros, explicitan y comunican con claridad sus deseos. Su claridad para expresarse les da seguridad pues se perciben genuinos y confiables. Tendrán que estar atentos a que la sinceridad no se vuelva sincericidio y a no llevar sus centelleantes personalidades a recurrentes ofensas y discusiones.

Tal como el Fuego, sus personalidades son llamativas y dramáticas, y sus amores expresivos y pasionales. Difícilmente se aburran. La honestidad, la garra y el coraje compartidos son motores fundamentales en la pareja. Los conflictos aparecen si alguno pretende controlar o priorizar sus proyectos por encima de los del otro. Deberán aprender a darse espacio para no “incendiar” el territorio de cada uno y controlar agresivos reclamos o desmedidos dramatismos.

– Tauro, Virgo y Capricornio: Si sos de Tierra y estas en pareja con alguien de Tierra se sienten cómodos de manera natural. Tienen tiempos similares y afinidad por compartir realismo y sensatez, cualidades muy oportunas para su necesidad de estabilidad y compromiso. Saben que pueden confiar en sus promesas y encarar proyectos para cumplirlos en tiempo y forma pues valoran la planificación y el orden. A veces, en su anhelo de tanta seguridad pueden someter a la pareja a encajar en lo que ellos quieren que sea. “En-cajar”, lo meten en una caja o en un molde y tiene poco permiso para cambiar de rumbo o de ideas. Tienden a priorizar el espacio laboral en desmedro del tiempo compartido. La previsibilidad que los tranquiliza también puede someterlos a monótonas rutinas y aburrimiento. Sugiere amores calmos y seguros donde deberán estar atentos y priorizar darse buena calidad de tiempo y de espacios de placer. Para la Tierra resulta fundamental el contacto pausado y la tranquilidad para los encuentros, por ser un elemento básicamente receptivo y sensorial.

– Géminis, Libra y Acuario: Si sos de Aire y estas en pareja con alguien de Aire la afinidad suele ser inmediata por compartir un estilo espontáneo, abierto y locuaz. Inquietos y ocurrentes les divierte y estimula compartir ámbitos intelectuales donde interactuar con gran cantidad de grupos de amigos. Les sienta bien el estilo de “pareja amiguera”. Sugiere amores lúcidos, amenos, con talento y objetividad para ponerse en el lugar del otro, para comprenderse y encontrar las palabras justas en el momento adecuado. El Aire es el elemento más rápido y liviano del zodíaco y pueden pecar de desconectados o padecer cierto vértigo y aceleración, llegando a sentir que a la pareja le cuesta definir un rumbo certero y estabilizarse. Deberán estar atentos a esta dificultad y aprender a darse tiempo para instalarse a sentir con mayor profundidad lo que en verdad necesitan de la relación.

– Cáncer, Escorpio y Piscis: Si sos de Agua y estas en pareja con alguien de Agua la atracción fue intuitiva e inmediata. Les atrae compartir espacios de intimidad y darse tiempos de tranquilidad donde intuirse sin necesidad de palabras, Se contienen y acompañan con particular ternura y amorosidad. Su estilo cálido y protector sugiere parejas profundamente comprometidas, donde es fácil pactar acuerdos y proyectar juntos. Saben acompañarse de maneras llamativamente sanadoras en momentos complicados. Deberán estar atentos a cierta tendencia al encierro o a generar una relación excesivamente dependiente o simbiótica. El exceso de sentimiento puede dificultar la correcta expresión. Poner palabras a lo que en verdad necesitan suele costarles. Demoran y no comunican a tiempo, y cuando finalmente logran decir lo que les sucede tienden a parecer excesivamente demandantes. La intuición y empatía que los caracteriza puede a veces confundirse en suponer que el otro debe entender sus necesidades sin tener que informarlas. Pueden tener dificultades para poner límites claros y correctos a las necesidades y reclamos tanto propios como ajenos.

Para la astrología, nuestra pareja es como un espejo de nuestro mapa natal. Foto: Shutterstock

Para la astrología, nuestra pareja es como un espejo de nuestro mapa natal. Foto: Shutterstock

Parejas compañeras

Fuego y Aire ​​

Hay buena comunicación entre el Aire y el Fuego: Aries, Leo y Sagitario con Géminis, Libra y Acuario. Les atrae su expresividad y el mutuo estímulo. La diversión suele ser clave en estas parejas. En esta combinación de Aire y Fuego hay tres parejas de signos que tienen una particular y mayor atracción por ser opuestos, pero, sobre todo, complementarios.

Opuestos complementarios de Aire-Fuego (en astrología se llama aspecto de oposición)

– Aries y Libra: Suelen atraerse y motivarse a accionar juntos. Deberán estar atentos a no invadir territorios. Aries da el primer paso y Libra acompaña y mejora cada acción. También, Aries puede volverse agresivo y acelerado mientras que Libra puede quedarse eternamente debatiendo si desea o no hacer lo que Aries le propone o demorarse en eternas dudas sobre quién tiene la razón y permanecer argumentando cada propuesta.

– Géminis y Sagitario: Saben andar y jugar el juego de la vida juntos, siempre experimentando diversos espacios y formas de entender sus proyectos. Géminis juega y pregunta y Sagitario responde y define, aunque pueden tensionarse cuando Géminis duda eternamente y Sagitario parece querer imponer sus ideas dogmáticas dando respuestas sin consultar a su pareja.

– Leo y Acuario: Arman una pareja divertida y creativa donde Leo es quien más expresa sus sentimientos, juega fuerte y le propone siempre mayor compromiso a Acuario. Acuario creativo y ocurrente resignifica lo propuesto, baja el dramatismo y mejora cada idea. Deberán estar atentos a no tensionarse cuando Leo se vuelva excesivamente demandante y dramático reclamando mayor atención, y Acuario se aleje sintiéndose ahogado, volviéndose desapegado y distante.

Los 4 elementos de la Astrología (agua, tierra, fuego y aire). /Shutterstock

Los 4 elementos de la Astrología (agua, tierra, fuego y aire). /Shutterstock

​​Agua y Tierra ​

También hay buena comunicación entre el Agua y la Tierra: Cáncer, Escorpio y Piscis con Tauro, Virgo y Capricornio. Juntos se sienten escuchados, nutridos y acompañados. Existe una especial atracción en tres pares de signos de este grupo por ser opuestos y complementarios.

Opuestos y complementarios de Agua-Tierra (en astrología se llama aspecto de oposición)

– Tauro y Escorpio: Arman una pareja de intensidad y compromiso donde Tauro propone disfrute y sensualidad, y Escorpio potencia y crecimiento. Deberán estar atentos a no tensionarse en exceso cuando Tauro quiera imponer sus ritmos pausados o se vuelva muy terco y posesivo, y Escorpio redoble la apuesta con mayor intensidad a los reclamos y los celos reforzando la paranoia y el control.

– Cáncer y Capricornio: Arman una pareja basada en la estabilidad y el compromiso. Cáncer aporta ternura y compañerismo y Capricornio solvencia y previsibilidad pero tendrán que estar atentos a no tensarse si Cáncer se pone excesivamente temeroso y demandante y Capricornio desmedidamente exigente, frío o distante.

– Virgo y Piscis: Arman una pareja donde Virgo aporta sensatez y criterio, y Piscis vuelo emocional y empatía. Tendrán que estar atentos a no tensarse cuando Virgo se ponga demasiado crítico y procrastinador y Piscis se vuelva excesivamente delirante y caótico.

Los vínculos amorosos proponen practicar una y otra vez el ritmo de nuestras cartas natales encontrándose. Foto: Shutterstock

Los vínculos amorosos proponen practicar una y otra vez el ritmo de nuestras cartas natales encontrándose. Foto: Shutterstock

Parejas por atracción conflictiva

Los signos que se vinculan por atracción conflictiva comparten la misma modalidad: Cardinal, Fijo o Mutable. Pero los que mayor tensión sienten son aquellos con la particularidad de aparecer en el zodíaco con tres meses de distancia uno del otro a lo largo del año. En astrología se simboliza con un aspecto de cuadratura.

Estos signos que se atraen por fricción y vibran con intensidad batallante, se fascinan y se repelen por igual. Se seducen, se provocan y se pelean intensamente creando relaciones conflictivas pero también erotizantes y cautivantes.

Los signos que se perturban, pero se atraen son aquellos que pertenecen a la misma modalidad cardinal, pero que no son opuestos y complementarios.

– Aries y Cáncer: A Aries, valiente y mandado, le atrae la ternura de Cáncer, pero se tensiona con su excesivo temor. Aries necesita presura y definiciones, y por eso Cáncer se fascina con ese coraje, pero se asusta de semejante ímpetu, pues necesita quedarse a resguardo y en territorios conocidos.

– Aries y Capricornio: A Aries le gusta la laboriosidad de Capricornio pero su realismo sentenciante lo paraliza. Capricornio vive a Aries como un buen socio para sus proyectos constructivos pero desde su exigida mirada sospecha demasiados errores en el frenético andar Ariano.

– Cáncer y Libra: Cáncer anhela compromiso y seguridad y le atrae el estilo seductor de Libra pero le dan miedo sus dudas y su dificultad de compromiso. Por su parte, Libra es sociable e intelectual y le enamora la tierna calidez de Cáncer pero padece sus pedidos de reclusión y su excesiva y temerosa subjetividad.

– Libra y Capricornio: Libra es amante de formas sutiles y estéticas y le enamora la fortaleza y seguridad de Capricornio pero tiende a padecer ahogos por sus exigencias al pedirle certeza y claridad en sus compromisos. Capricornio ama y lo seduce el estilo amoroso y correcto de Libra pero padece sus eternas dudas y oscilaciones.

– Tauro y Leo: Aunque Tauro anhela quedarse tranquilo y descansar, le atrae la creatividad y la confianza en sí mismo de Leo pero padece su egocentrismo y tiranía. A Leo le enamora la sensualidad y solvencia de Tauro pero padece su terquedad y sus miedos a exponerse y mostrar lo que siente.

– Tauro y Acuario: A Tauro le atrae la excéntrica libertad de Acuario pero teme ser abandonado y padecer sus locuras e irresponsabilidades reiteradas. Acuario siente seguridad y calma con Tauro pero padece su dificultad para cambiar y se siente encerrado en una calma que lo aburre tremendamente.

Amor y astrología. Foto: Shutterstock.

Amor y astrología. Foto: Shutterstock.

– Leo y Escorpio: A Leo le atrae el magnetismo y la sensualidad de Escorpio pero padece sus cuestionamientos y controles. A Escorpio le encanta la expresividad lúdica de Leo pero padece su egocentrismo y tiranía.

– Escorpio y Acuario: A Escorpio le enamora de Acuario su genial locura y su libertad pero lo percibe poco comprometido y peligrosamente raro y distante. A Acuario le atrae el estilo seguro y comprometido de Escorpio pero padece sus paranoias y sus celos.

– Géminis y Virgo: A Géminis le atrae la sensatez y el estilo servicial de Virgo pero padece sus críticas y su excesivo aislamiento. A Virgo le encanta la sociabilidad y las ocurrencias de Géminis pero padeces sus dudas y sus eternos e inquietantes movimientos.

– Géminis y Piscis: A Géminis le fascina la exquisita sensibilidad de Piscis pero padece sus incoherencias y su dificultad para explicarse. A Piscis le divierte la sociabilidad y la alegría de Géminis pero padece su inconstancia y su excesiva sociabilidad pues siente que nunca se queda el suficiente tiempo a su lado.

– Virgo y Sagitario: A Virgo le enamoran las certezas y la confianza de Sagitario pero padece sus eternos movimientos pues los vive como descuidos y poco interés en la pareja. A Sagitario le atrae la inteligente sagacidad de Virgo pero padece sus críticas y sus cuestionamientos que lo llevan a encierros y laberintos asfixiantes.

– Sagitario y Piscis: A Sagitario le fascina la mística mirada de Piscis pero padece sus miedos y sus dudas. A Piscis le enamora la vitalidad de Sagitario y su entusiasta alegría, pero lo percibe demasiado interesado en imponer sus pensamientos, dogmático y avasallante.

Astrología y amor. /Shutterstock

Astrología y amor. /Shutterstock

Parejas de mundos disímiles

– Aries y Tauro: Aries se apura y Tauro se demora, sin embargo el amor puede lograr que Aries aprenda a esperar y Tauro acepte comenzar a moverse un poco más rápido.

– Aries y Piscis: Aries anhela definir acciones y Piscis continuar soñando, sin embargo el amor puede lograr que Aries se detenga y aprenda a esperar y soñar un poco más, y Piscis finalmente realice acciones concretas para lograr hacer lo que sueña.

– Tauro y Géminis: Tauro descansa e ingiere, Géminis se mueve y pregunta, sin embargo, el amor puede lograr que Tauro aprenda a cuestionar su mundo, que creía inamovible, y que Géminis aprenda a detenerse y descansar.

– Géminis y Cáncer: Géminis experimenta y duda, y Cáncer se instala y protege. Sin embargo, el amor puede lograr que Géminis se aquiete para amar y Cáncer se permita salir de su cueva para explorar otras opciones y proyectos.

– Cáncer y Leo: Cáncer desea compromiso y hogar, y Leo necesita salir a mostrarse y brillar. Sin embargo, el amor puede lograr que Cáncer se exponga y se arriesgue por quien ama y que Leo se comprometa a quedarse a armar una pareja y un hogar.

– Leo y Virgo: Leo quiere brillar y divertirse y Virgo observa y cuestiona. Sin embargo, el amor puede lograr que Leo acepte críticas para mejorar y que Virgo se tome las cosas menos en serio y logre divertirse un poco más.

– Virgo y Libra: Virgo es pragmático y humilde, mientras que Libra anhela glamour y sociabilizar. Sin embargo, el amor puede lograr que Virgo salga a relacionarse y que Libra achique sus pretensiones glamorosas.

– Libra y Escorpio: Libra ama los buenos modales, lo bello, lo sutil y lo delicado, y Escorpio cuestionar con intensidad. Sin embargo, el amor puede lograr que Libra se haga cargo de lo que pretende negar y que Escorpio se vuelva más sutil y educado.

– Escorpio y Sagitario: Escorpio es intenso y desafiante, y Sagitario alegre y negador. Sin embargo, el amor puede lograr que Escorpio confíe y se entregue a las arriesgadas propuestas de Sagitario, y que este se vuelva más astuto para percibir los conflictos que antes evitaba enfrentar.

– Sagitario y Capricornio: Sagitario anda por la vida contento anhelando nuevas experiencias y Capricornio necesita estabilidad y permanencia. Sin embargo, el amor puede lograr que Sagitario se aquiete y se comprometa, y que Capricornio se arriesgue a nuevas opciones y se abra a mejores oportunidades.

– Capricornio y Acuario: Capricornio quiere gobernar territorios conocidos, y Acuario ser libre e inventar siempre proyectos diferentes. Sin embargo, el amor puede lograr que Capricornio se arriesgue a locuras liberadoras, y que Acuario se asiente para construir proyectos estables.

– Acuario y Piscis: Acuario anda suelto y desapegado de los otros, y Piscis percibe a todo el mundo en su propio ser. Sin embargo, el amor puede lograr que Acuario se entregue a descubrir una exquisita sensibilidad y que Piscis logre discriminar y priorizar a la pareja.

Astrología y pareja. /Shutterstock

Astrología y pareja. /Shutterstock

Son aquellos signos que están a cinco meses de distancia uno del otro. Tiempo en donde aún no llegamos a la mitad del año o esto acaba de suceder. En astrología, son signos que se encuentran a una distancia de 150 grados en el círculo zodiacal y forman un aspecto que se denomina “Quincuncio”.

– Aries y Virgo: A Aries intrépido e impaciente lo enamora la sensatez de Virgo pero lo exaspera la excesiva crítica y los pedidos de prudencia, que lo lentifican. A Virgo lo hechiza el coraje y la confianza de Aries pero lo asusta su ceguera y excesiva agresividad.

– Aries y Escorpio: A Aries lo atrapa la profundidad de Escorpio pero lo enerva su desconfianza y anhelo de control. A Escorpio lo erotiza la intrepidez ariana pero lo asusta su imprudente inocencia.

– Tauro y Libra: A Tauro lo enamora la gracia y sutileza de Libra pero lo intuye poco fiable y se siente inseguro con su oscilante histeria. A Libra, lo seduce y erotiza la magnética corporalidad y segura personalidad de Tauro pero le molestan sus celos y su inercia para cambiar.

– Tauro y Sagitario: A Tauro lo enamora la confiada alegría de Sagitario pero rechaza, y lo asusta, su excesiva movilidad pues siente que pierde el control sobre él. A Sagitario lo enamora la contundencia de deseos y seguridad que ve en Tauro pero se ofusca cuando siente que Tauro quiere coartar y controlar sus proyectos y aventuras.

– Géminis y Escorpio: A Géminis lo enamora la seguridad y compromiso que vive con Escorpio pero lo ahogan sus celos y reclamos. A Escorpio le atrae la sociabilidad y las ocurrencias de Géminis pero padece sus abandonos y eternos cambios de proyectos.

– Géminis y Capricornio: A Géminis lo enamora la seguridad y el pragmatismo de Capricornio pero se siente ahogado por sus exigencias y se aburre con sus monótonas rutinas y costumbres.

– Cáncer y Sagitario: a Cáncer lo enamoran los proyectos y aventuras de Sagitario pero se cansa de su incesante movimiento y se asusta ante tantas posibilidades por temor a perder su segura estabilidad. A Sagitario le atrae la calidez y ternura de Cáncer pero padece sus exagerados temores y su reticencia al cambio.

– Cáncer y Acuario: Cáncer se enamora de la libertad que vive con Acuario pero padece su poco compromiso y recurrentes desconexiones. Acuario se siente protegido por la ternura de Cáncer pero se ahoga cuando parece que siempre debe cuidarlo.

– Leo y Capricornio: Leo ama el compromiso y la coherencia de Capricornio pero padece sus críticas y se aburre de sus exigentes rutinas. A Capricornio lo enamora la expresividad y creatividad que de Leo pero se harta de sus expresiones dramáticas y reclamos.

– Leo y Piscis: A Leo lo enamora la amorosa sensibilidad de Piscis pero padece sus impuntualidades y delirios. A Piscis lo enamora la seguridad y el compromiso de Leo pero padece su personalidad narcisista y ofendidiza.

– Virgo y Acuario: A Virgo lo enamora la creatividad y el estilo libre de Acuario pero padece su poco compromiso y su etérea y desconectada personalidad. A Acuario lo enamora el estilo servicial y austero de Virgo pero padece sus exigencias y sus rutinarias costumbres.

– Virgo y Aries: A Virgo lo enamora el valor y la expresividad de Aries pero se siente agredido y apurado por la iracunda velocidad ariana.

– Libra y Piscis: A Libra lo enamora la exquisita sensibilidad y la inmensa amorosidad de Piscis pero padece sus delirantes ideas y su caótica forma de ver el mundo. A Piscis lo enamora la gracia y la sutileza de Libra pero lo percibe desconectado y excesivamente dispuesto a irse para socializar, en vez de permanecer a su lado.

 

Deja un comentario