Los consejos del Feng Shui para salir a disfrutar y acompasar los hábitos diarios con el renacer de la naturaleza.

El equinoccio de primavera motiva desde antaño rituales y festejos para dar inicio a un tiempo de renacer en el que los brotes de las plantas cobran fuerza, los animales se cortejan y el sol comienza a contagiarnos su energía vital. Antiguamente, el equinoccio vernal marcaba el año nuevo para varias culturas y algunos calendarios, como el persa, aún mantienen esta tradición.

El Festival de Primavera en China -con el cual se celebra el Año Nuevo lunar- cae paradójicamente en invierno, pero su nombre justamente hace referencia a la espera de la primavera y la alegría y los preparativos que genera. Los festejos y rituales incluyen limpiezas de casas, simbología de buena suerte, despedida de lo oscuro y bienvenida a la luz.

Pero, cuidado, no es que el invierno sea negativo y la primavera positiva en sí, lo que resulta inoportuno es no acompasarnos con la transición de los ciclos naturales. El invierno nos dio la oportunidad de la introspección, del descanso y el resguardo. La primavera nos empuja a avanzar, a salir y desplegar la capacidad de crecimiento.

Cada ciclo es necesario y aporta sus cualidades. Este es un momento ideal para hacer limpiezas energéticas en la casa para quitar residuos energéticos del invierno que se despide. Por eso, te invito en esta nota a renovar tu energía personal y la de la casa para alentar tu capacidad de reverdecer en esta segunda parte del año.

Los cambios de temperatura obligan a revisar el guardarropa. Foto ilustración Shutterstock.

Los cambios de temperatura obligan a revisar el guardarropa. Foto ilustración Shutterstock.

Acomodando hábitos: la casa te ayuda

En el plano físico y orgánico, es recomendable darle a nuestro cuerpo más movilidad, hacerlo sentir más ligero y ágil. Caminatas al aire libre, paseos en bicicleta disfrutando del sol. La quietud y las comidas más copiosas de los días fríos pueden dejarnos con kilos de más.

Podés comenzar a soltar ciertos alimentos y aumentar la ingesta de otros. Las frutas y verduras frescas van reemplazando a los platos calientes y condimentados con especias que aportan Qi Yang.

Este es el momento ideal para hacer una dieta detox. Las desintoxicaciones con pequeños ayunos o mediante jugos y licuados naturales se usan para limpiar toxinas del hígado, órgano que, junto con la vesícula biliar, están asociados desde la medicina china con la primavera.

Los cambios de temperatura obligan a revisar el guardarropa, a rescatar prendas más livianas y de colores claros y alegres. En este proceso ya podés sacar lo que no usaste para nada en este invierno y aquello que determines no usarás en la nueva temporada.

Hacer espacio para lo nuevo ayuda doblemente: le das aire a tu placard y ayudás a alguien que necesite eso que vos ya no necesitás. Sinergia total de beneficios.

Siguiendo con los hábitos, es excelente hacer ejercicios de respiración abdominal y estiramientos bien temprano, de modo que tus pulmones estén mejor oxigenados y arranques el día más vital. Una media hora extra a la mañana puede marcar la diferencia en tu jornada, ya que dejar listas cuestiones de la casa o del trabajo te dará un plus para hacer caminatas al sol o tomar alguna clase de yoga por la tarde.

Un tip: rescatar prendas más livianas y de colores claros y alegres. Foto ilustración Shutterstock.

Un tip: rescatar prendas más livianas y de colores claros y alegres. Foto ilustración Shutterstock.

Sobre estos acomodamientos de hábitos domésticos y de cuidado personal, siempre señalo que debemos tener a la casa como aliada, ya que con sus dinámicas y energía puede alentar o desalentar los hábitos exitosos. En definitiva, somos nosotros quienes diseñamos esta matriz creadora y modeladora que es nuestro hogar.

Es fundamental realizar los cambios espacio-ambientales para poder afianzar hábitos exitosos en lo cotidiano. ¿Qué es un hábito exitoso? La lista es infinita y personalizada para cada individuo o familia.

Un hábito exitoso puede ser: optimizar los tiempos de las rutinas diarias, propiciar espacios de diálogo, facilitar el orden y la higiene, internalizar pensamientos positivos sobre nosotros mismos y la vida, desapegarse de las cosas, innovar y desafiarse al cambio, cocinar saludable, tener un uso positivo de la tecnología, cuidar las plantas, enfocarse en los objetivos.

Hacé tu propia lista. Lo importante es que la casa te acompañe en el desafío de instalar esos hábitos exitosos para tu vida. Porque si ella no acompaña este deseo de vivir de otro modo, será muy difícil adquirir hábitos que te lleven al cambio positivo. Por ejemplo, el orden y la organización bien planificada de los espacios y los objetos son grandes aliados.

Hogar organizado: primavera prolífica

De cara a la segunda parte del año, comenzamos gradualmente a hacer balances, y estimaciones de aquello que quisiéramos lograr en los meses que quedan hasta fin de año. Es fácil abrumarse o caer en objetivos difusos e interminables.

Por eso siempre aconsejo recibir a la primavera con la casa bien organizada, esto ayudará a clarificar y serenar los pensamientos, lo que a su vez libera energía de preocupación poniéndola a disposición como energía útil en ocuparse.

La sahumada es un ritual ancestral para terminar con las cristalizaciones energéticas densas. Foto ilustración Shutterstock.

La sahumada es un ritual ancestral para terminar con las cristalizaciones energéticas densas. Foto ilustración Shutterstock.

Para organizar la casa primero hay que soltar, y esto siempre ofrece resistencias porque aquello que acumulamos materialmente encierra emociones, apegos, miedos, postergaciones, que tratamos de no encarar.

Empezá por lo sencillo. Hay 5 ítems hogareños que siempre están sobrando en casa:

– Bolsas y papeles: revistas y diarios viejos, recibos, tickets y recetas caducas, al tacho. En cuanto a sobres, bolsas, cajas, cartones y envoltorios de regalo siempre está bien tener una pequeña reserva para reutilizarlos, pero hay una tendencia a juntar de más.

– Cosméticos y medicamentos vencidos o fuera de uso: ¡A revisar neceseres y botiquín!

– Ropa y zapatos: los que hace más de un año no usás, seguramente tienen un mejor destinatario.

– Adornos y souvenirs: el apego a estos objetos que quedan por años dando vueltas es algo que cuesta un poco más solucionar. Inspirá profundo, coraje y a recircular: dale aire a esos estantes y mesitas abarrotados, renovate con algún objeto bonito que te inspire, que funcione como activador energético (un mandala, un elefante hindú, una flor de loto de cristal…). Menos adornos y más bonitos se lucen y cambian el mensaje simbólico de la decoración.

Las plantas son las grandes protagonistas de la temporada. Foto ilustración Shutterstock.

Las plantas son las grandes protagonistas de la temporada. Foto ilustración Shutterstock.

 Utensilios de cocina: tenedores, cucharas y cucharitas, tapas de cacerolas, recipientes, tazas cachadas y demás. Es momento de hacer una selección: quedate con lo que esté en buen estado y realmente necesitás. La cocina simboliza la productividad, sobrecargarla de cosas empeora el desorden permanente al que es proclive y bloquea la circulación del Qi.

Recordá que asignar a cada sector de la casa funciones claras es de vital importancia para facilitar las rutinas diarias y enfocar la energía debidamente. Para evitar invasiones que desorganizan, te aconsejo:

  • no llevar cosas del trabajo al dormitorio,
  • que los juguetes de los niños no invadan la sala de estar,
  • evitá acumular en la cocina cosas ajenas a la nutrición,
  • colocá las fotografías de tus hijos en su dormitorio o en el oeste del living,
  • no en el sector de la pareja (dormitorio matrimonial, noroeste del living),
  • guardá las cosas en su lugar ni bien termines de usarlas,
  • mantené el área de ingreso al hogar despejada en lugar de apoyar todo ahí ni bien entrás.

Limpieza profunda: ¡sahumadas y a baldear!

El ritual de limpieza estacional es el broche de oro y requisito para arrancar con la casa receptiva a todo lo bueno que traerá la primavera. Así que dedicate una tarde a poner música alegre, abrir las ventanas y correr los muebles que siempre están quietos, barrer, aspirar y trapear esos recovecos que quedan ocultos.

Poné a lavar las cortinas y aspirá almohadas y colchones al sol. Mirá hacia los techos y sacá polvillo y telarañas de lámparas, ventiladores y cielorrasos, siempre mejor con trapo húmedo para evitar levantar el polvillo con plumeros. El turno de los pisos: una buena lavada con agua y vinagre, incluso los de madera quedan maravillosos con esta solución.

¿Te animás a baldear la vereda como hacían nuestras abuelas? Este ritual se ha perdido en las ciudades, los vecinos agradecidos: comenzá barriendo con escoba desde la entrada hacia el cordón de la vereda, poné en un balde agua tibia, un kilo de sal gruesa y medio litro de limón (puede ser de botella); barré humedeciendo el piso con esta solución.

Las plantas nutrirán el sector este del living que activa el Qi de la familia y la salud. Foto ilustración Shutterstock.

Las plantas nutrirán el sector este del living que activa el Qi de la familia y la salud. Foto ilustración Shutterstock.

Luego enjuagá baldeando con agua y vinagre a partes iguales. Así sacás adherencias energéticas de largo tiempo que entran en las suelas de los zapatos a casa.

Volviendo al interior de tu hogar, la sahumada es un ritual ancestral para terminar con las cristalizaciones energéticas densas, la contaminación y las trabas. Se realiza con resinas naturales como la mirra o el incienso quemados en carbón vegetal que inundan el ambiente con un humo purificador.

Podés usar también hierbas como salvia blanca, lavanda y ruda, agradeciendo a estos elementos de la naturaleza por su asistencia mientras recorrés hasta el último rincón de tu hogar.

Luego, se ventila bien y se aroma con aceites esenciales naturales, de flores o cítricos. La casa deberá sentirse mucho más liviana y en armonía. Por último, es de buen augurio arrancar la primavera con algo nuevo en la casa, pueden ser cortinas, fundas de almohadones o algo para tu cocina.

No nos olvidemos de las plantas, grandes protagonistas de la temporada. Si las condiciones de luz y temperatura son las adecuadas, las plantas nutrirán el sector este del living que activa el Qi de la familia y la salud, la orientación noreste de la sala, correspondiente a las finanzas, y la norte, que activa el área de la fama y reputación.

Afuera, en canteros, podés sembrar semillas o traer plantines de ejemplares que añadirán vigor y salud a tu hogar. Verlos crecer seguro será fuente de inspiración para alcanzar tus objetivos.

En líneas generales, las plantas con flores de vivos colores, las que tienen espinas, las que sus hojas son en punta de lanza, las arbustivas y las aromáticas, son todas las indicadas para crear cercos energéticos en los espacios externos de una vivienda, balcones, terrazas, patios. Nunca uses ejemplares con pinches u hojas en punta de lanza en los interiores, porque su Qi es agresivo y genera hostilidad ambiental.

¿Estás palpitando la primavera? Si todavía no lo hiciste, ¡es momento de activarla!

Por Patricia Traversa, directora del Centro Oficial de Feng Shui Profesional y autora del libro “Cambie su vida con Feng Shui”. En Instagram: @patriciatraversafengshui.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7