Dónde están, cuánto cuesta la visita y la historia sobre el origen de cada una de las colecciones.

El Louvre, el MoMa, el Prado o el Hermitage: para muchos viajeros estos museos son paradas obligatorias en donde pasar horas recorriendo sus esculturas y pinturas. Algunos preferirán observar cada rincón, otros se conformarán con ver las obras más reconocidas.

Sin embargo, siempre hay turistas que buscan descubrir lugares no tan conocidos con historias poco convencionales.

En Alemania, le hicieron un museo a la salchicha, el Ratón Peréz tiene su espacio en España y los italianos crearon una exposición con excremento de vaca.

En Argentina también hay exhibiciones curiosas, desde vitrinas llenas de botones hasta otras que reflejan el desarrollo tecnológico de los audífonos.

A continuación, museos para nada usuales, algunos únicos en su tipo, que se pueden encontrar en el país.

El edificio del Museo del botón fue creado reciclando materiales y teniendo en cuenta un mejor aprovechamiento de la luz solar.

El edificio del Museo del botón fue creado reciclando materiales y teniendo en cuenta un mejor aprovechamiento de la luz solar.

1. Museo del botón

El 8 de abril de 2017 se inauguró en Villa El Chocón, Neuquén, en una edificio construido especialmente para albergar una colección de más de 28.000 piezas traídas de todas partes del mundo.

El lugar cuenta con 4 salas que solo se pueden conocer a través de una visita guiada.

Botón tríptico  que representa la Venus de Botticelli.

Botón tríptico que representa la Venus de Botticelli.

Hay botones de la Primera Guerra Mundial, botones que pertenecieron a personalidades como el Obispo Jaime de Nevares -el primero que tuvo la diócesis de Neuquén-, uno del ex gobernador Felipe Sapag y el de un soldado que combatió en la guerra de Malvinas, fue prisionero de los ingleses y sobrevivió.

Los diseño de estos pequeños objetos parecen ser infinitos. Se muestra uno que representa el reconocido cuadro La Gioconda y otro tríptico traído de Canadá en donde se reproduce la Venus de Botticelli.

Algunos derrochan lujo: hay botones de hilos de plata, de la empresa austríaca Swarovski y uno de coco esmaltado proveniente de Amsterdam.

Botón bordado de origen brasileño.

Botón bordado de origen brasileño.

Luego de las explicaciones y preguntas de los visitantes, se hace una degustación de botones de chocolate traído de Brasil, Panamá y Costa Rica.

El museo abre de lunes a viernes con turnos por burbuja familiar. A los adultos se les pide un bono contribución con un precio sugerido de 250 pesos; para los niños la entrada es gratuita.

2. Museo del audífono

Según su director, Jorge Beker, este es el único de este tipo en todo el país y solo hay 4 con esta temática en todo el mundo, incluyendo dos en Estados Unidos y uno en Dinamarca.

La colección comenzó a exponerse en 2000 con solo 15 piezas. Ahora cuenta con más de 500 objetos que fue consiguiendo en distintos anticuarios de la Ciudad de Buenos Aires, Uruguay, Brasil y Chile.

Expone cientos de dispositivos que mejoran la vida de aquellos que no pueden escuchar.

Expone cientos de dispositivos que mejoran la vida de aquellos que no pueden escuchar.

A través de una visita guiada, se observa el desarrollo y avance tecnológico en la fabricación de audífonos para hipoacúsicos. El pequeño lugar está plagado de estos aparatos que se exponen en vitrinas, cajas, en cabezas de maniquíes o en la pared con fotos, posters y cuadros.

Entre lo que se exhibe, el primer y único audiómetro de industria argentina creado en 1910, es la pieza favorita del director.

También muestra con orgullo una foto junto al mimo francés Marcel Marceau. Corría el 1997, el artista se encontraba con funciones en la Ciudad de Buenos Aires, cuando acudió a Berker.

Había perdido uno de sus audífonos y el otro se le había roto. Necesitaba que se lo arreglaran para poder seguir con sus shows, porque además de ser museo, en el lugar se reparan estos aparatos.

Audífonos, fotos y cuadros conforman la exposición.

Audífonos, fotos y cuadros conforman la exposición.

Fotos del encuentro y la fotocopia de un dibujo con dedicatoria, que escribió Marceau con pluma son parte de la colección.

Desde 2008, esta institución integra la Red de Museos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por lo que es parte de La Noche de los Museos, que se realiza cada año en noviembre.

Actualmente, se puede visitar de lunes a viernes de 10 a 16. La entrada es gratuita.

3. Museo del vidrio

Así es el proceso de fabricación de piezas de vidrio.

Así es el proceso de fabricación de piezas de vidrio.

Teniendo en cuenta que en 2013 la Cámara de Diputados de la Nación declaró a la Ciudad de San Carlos Centro, provincia de Santa Fe, como Capital Nacional del Cristal Artesanal, no debería extrañar que alguna institución del lugar le rinda homenaje a este elemento tan significativo.

El museo del vidrio de la cristalería San Carlos fue inaugurado en 2001 para poner en valor la relación entre la industria moderna y la fabricación artesanal. Con alrededor de 2.000 piezas, reivindica el rol del obrero-artesano.

La visita no es como la de otros lugares. Acá se permite ver cómo es un día dentro de la fábrica y es así como comienza el recorrido. Un guía describe los trabajos que se están realizando en el momento. Normalmente se explica el proceso de elaboración de una copa y de un vaso, como objetos esenciales de la producción general. Con suerte, también pueden observarse jarras o piezas artísticas.

Publicación de la revista Life en 1979 sobre la pieza de la cristalería San Marcos, elegida entre las 100 mejores del mundo.

Publicación de la revista Life en 1979 sobre la pieza de la cristalería San Marcos, elegida entre las 100 mejores del mundo.

El recorrido finaliza en la sala de exhibición y ventas. Las piezas de la llamada Línea autóctona, creada como homenaje de los inmigrantes italianos fundadores de esta cristalería a las culturas precolombinas argentinas, son las que destacan.

Una de estas fue presentada en la exposición mundial del cristal realizada en el Corning Museum of glass, Nueva York e inaugurada el 26 de abril de 1979. El diseño fue proclamado como uno de los cien mejores artículos de cristal del mundo.

Los visitantes pueden ir de lunes a sábados de 7 a 12. Es necesario hacer una reserva previa a través de contacto@san-carlos.com.ar o al teléfono 03404420148. La entrada es gratuita.

Representación de guanacos y humanos en una pieza de vidrio.

Representación de guanacos y humanos en una pieza de vidrio.

El Museo del Vidrio también cuenta con una muestra itinerante que recorre diferentes salas del país. La propuesta consta de fotografías, herramientas y objetos representativos de los diferentes momentos de la fabricación artesanal del cristal.

4. Museo Hippie

Según su creador, Daniel “Peluca” Domínguez, es el único de su tipo en el mundo. Él le hace un culto a esta forma de vida que expone en una casa con forma de hongo y hecha de cañas en San Marcos Sierra, Córdoba.

El proyecto se empezó a gestar en 1995 y se inauguró el 8 de enero de 2001. En ese momento, el elemento más atractivo era una guitarra que pertenecía a José Alberto Iglesias, más conocido como Tanguito.

El Museo Hippie expone piezas claves del movimiento.

El Museo Hippie expone piezas claves del movimiento.

El día de la apertura solo fueron dos personas, pero la popularidad fue en aumento. En 20 años solo cerró una vez y fue por la pandemia. La colección también creció: desde ropa hippie de los ’60 y ’70, a un manuscrito de puño y letra de Alfonsina Storni, piezas artísticas de Marta Minujín y cientos de libros.

Actualmente se realizan visitas guiadas y el fundador es quien explica qué es cada cosa. El recorrido dura alrededor de 20 minutos.

Algunos de los principales atractivos son el primer disco que hicieron The Beatles en Estados Unidos con el sello Vee-Jay. Fue un fracaso y sus ejemplares desaparecieron después de que John Lennon enfureciera a los fanáticos al decir que ellos eran más famosos que Jesús. Según Peluca, en el museo está el único de toda América Latina.

Otra joyita es un libro firmado por Ringo Starr. “Cuando vino a tocar a Córdoba conseguí 5 minutos en el hall del Sheraton Hotel y le conté sobre el museo”, dice orgulloso el fundador.

Cuadros, discos y artistas en exposición.

Cuadros, discos y artistas en exposición.

Luego de ver la exposición, los visitantes se dirigen a una sala donde se reproduce un video de 10 minutos, en el que aparece Domínguez relatando la historia de la cultura.

Para finalizar, los invita a escribir un deseo o mensaje en un papel que luego es introducido en una botella de vidrio, con las que está formando las paredes de una nueva sala.

Abre de jueves a domingo de 11 a 19. Los fines de semana largos se puede ir todos los días en el mismo horario. La entrada sale 300 pesos.

5. El Museo de Instrumentos Musicales Emilio Azzarini

Fue fundado el 9 de diciembre de 1985 y creado a partir de una colección donada a la Universidad Nacional de La Plata por los familiares de Emilio Azzarini, veterinario que combinaba su actividad profesional con el amor por la música.

Algunos de los Instrumentos pueden ser tocados por los visitantes.

Algunos de los Instrumentos pueden ser tocados por los visitantes.

Instrumentos musicales de todo el mundo, una fonoteca con miles de discos de pasta, rollos de pianola, cilindros de fonógrafo y un archivo en el que destacan diarios de la época colonial, folletos, fotos y programas de conciertos que reflejan la vida cultural de la primera mitad del siglo XX forman la muestra.

La exposición actual se llama Viajes al encuentro del sonido. La visita está organizada por continentes y se explica la relación de los instrumentos con el hombre, su cultura y el contexto histórico y socio-cultural.

Uno de los objetos más curiosos es un Clave J. C. Neupert Bamberg de doble teclado que fue el que utilizó Ariel Ramírez en la grabación de la Misa Criolla en 1964. En el área de instrumentos mecánicos están en funcionamiento cajas de música de diferentes tipos, un órgano y un gramófono, que acaparan la atención del público.

A la izquierda, el Clave J. C. Neupert Bamberg de doble teclado.

A la izquierda, el Clave J. C. Neupert Bamberg de doble teclado.

Por la pandemia, se encuentra cerrado, pero planean abrir en los próximos meses. El museo se encuentra en La Plata, en 45 entre 6 y 7. La entrada es gratuita.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7