Hace más de 5 años, Héctor Argiró decidió cambiar de vida. Dejó todo, renunció a su trabajo como cartógrafo y partió solo con 3 mil dólares desde su casa en Los Polvorines y a bordo de un Torino Modelo 380. En sus redes y blog, El mundo en Torino, el tucumano cuenta sus peripecias de viaje y proyecta un museo propio. Su próxima meta: Europa