miércoles, abril 1, 2020
Mujer

De Google al médico “Transición de género” aumenta en búsquedas: qué pasa en el consultorio

Son cada vez más jóvenes aquelles que “hackean” el sistema binario. Hablamos con la cirujana especializada Maria Laura Bramati.

Los motores de búsqueda miden nuevos intereses sociales, temáticas que, aparezcan en los medios de comunicación o no, generan inquietudes en la población. Es el caso de los ítems “cambio de género”, “transgénero” y “no binario”.

La cultura “sin género” millennial y centennial genera curiosidad en los más grandes, que aun no miran con naturalidad que el maquillaje, las polleras o el espectro entero de colores ya no vengan de la mano con la asignación del DNI.

Mientras que lo no binario se basa en una apuesta estética andrógina, que no distingue entre varón/mujer; el segundo término, “transición de género” (identidad civil e intervenciones corporales), es vivido como un cambio identitario a largo plazo.

"Transición de género" aumenta en búsquedas.

“Transición de género” aumenta en búsquedas.

Según la red social Pinterest, las búsquedas sobre “transición transgénero” aumentaron desde mayo del año pasado un 3.919%. Dentro de esta temática aparecen los términos “citas inspiradoras transgénero”, “orgullo trans”, “datos transgénero” y “arte trans”. Otras millones de búsquedas expanden un poco el asunto, como son “cambio de nombre y pronombres”, “terapia hormonal”, “cirugías de reafirmación de género” o “cómo apoyar a un ser querido durante su proceso de transición”. Y algunas figuras del espectáculo marcaron tendencia global, como Indya Moore, Ruby Rose y Andreja Pejić. Al mismo tiempo, desde Pinterest informan que han registrado cuatro veces más búsquedas relativas a la transición de género masculino a femenino que viceversa.

"Transición de género" aumenta en búsquedas.

“Transición de género” aumenta en búsquedas.

Desde el motor de búsqueda Google, detectan una modificación en el término “cambio de género”, que presenta un interés de búsqueda constante en los últimos 5 años, con un pico máximo de popularidad que se dio en noviembre de 2018. Y también del término “lenguaje inclusivo”, que no para de subir desde el mismo año. Este salto podría asociarse en Argentina al proyecto de ley de una diputada de Río Negro para eliminar la categoría “sexo” en los DNI y en todos los documentos oficiales.

Programas de TV, presencia fuerte en desfiles y el mundo de la moda de modelos andróginos, famosos que visten a sus hijos “sin género” y acompañan en decisiones de transición, como también un mayor uso de la “e” y de la “x” en todos los discursos, desde el habla popular a los institucionales (escolares), parece ser un signo de esta época.

De los motores de búsqueda al consultorio

La cirujana Maria Laura Bramati realiza intervenciones de transición de género en el Hospital Italiano de Buenos Aires, es miembro titular de la Sociedad de Cirugía Plástica Argentina y miembro de la World Professional Association for Transgender Health (WPATH). Comenzó a realizar este tipo de procedimientos poco después de la aprobación de la Ley de Identidad de Género en el año 2012, colaboró en la gestión de la primera autorización en aquel momento y ahora para ella son “de rutina”.

– ¿Subió la demanda de operaciones en los últimos años?

– Yo comencé a operar desde el año 2014. La demanda fue subiendo paulatinamente y se ha hecho exponencial durante los últimos dos años.

– En promedio, ¿disminuyó la edad en la cual los pacientes asisten a la consulta preguntando sobre operaciones de cambio de género?

– Las edades han ido cambiando con el paso de los años; esto es muy interesante, porque en un principio la edad promedio de los pacientes que me consultaban era entre 22 y 28 años, luego pasó a ser entre 20 y 25 y actualmente esta edad ha bajado de 17 a 20. Eso viene acompañado de otra cuestión llamativa que es que, al principio, estos pacientes venían solos y con un “abandono” de parte de la familia bastante importante, y esto por suerte ha ido cambiando. La mayoría viene acompañado de un familiar, y son más los familiares quienes bregan por conseguir autorizaciones y están al pie del cañón para acompañar a su ser querido.

– ¿Con qué información vienen, con la de la escuela, Internet, grupos de apoyo?

– La información que traen es mucha, mayor a veces que la que nosotros tenemos. Tienen grupos de redes sociales muy cerrados en los cuales van pasándose toda la información. Sale algo en Estados Unidos, en Francia, en Holanda, en Bélgica, y ellxs tienen la información. Eso lo hace más enriquecedor para mí también.

– ¿Y consultan más hombres o mujeres?

– Tengo que decir que, en mi caso, la atención es mayor hacia varones trans que hacia mujeres trans, en una proporción de 8 a 2, o 7 de 3, en cuanto a la asiduidad de cirugías que realizamos. Pero no deja de tener importancia el caudal de mujeres trans que quieren operarse, porque estamos justamente en este momento ampliando la cirugías que se les proponen, abriendo la gama de una adecuación de género genital. Esto ha hecho que hayamos convocado al primer Simposio Internacional de Cirugía Transgénero en el Hospital Italiano, donde habló un profesor especialista en la materia de Clínica Mayo sobre neo-vaginoplastía, conjuntamente con gente de endocrinología del Hospital Fernández y de adolescencia del Italiano.

A partir de este año se ha ido gestando en el hospital un grupo de atención de pacientes transgénero que nuclea muchas especialidades, entre ellas, endocrinología, ginecología, pediatría, adolescencia, urología, nutrición, y otras especialidades. La atención global hace la diferencia en cuanto a la calidad de atención que le estamos brindando.

Deja un comentario