jueves, octubre 17, 2019
Cine & SeriesVideos

De estreno Ricardo Darín & Sebastián Borensztein: Tiempo de revancha

“La odisea de los giles”, que estrena el jueves, vuelve a reunir al actor y director de “Un cuento chino”. Es la historia de una estafa que sufre un grupo de vecinos, que irá por el desquite.

De cómo un grupo de habitantes de un pueblo de la provincia de Buenos Aires se convierte en héroes de su propio destino. Con algo de aventura y humor,

La odisea de los giles , dirigida por Sebastián Borensztein (basada en una novela de Eduardo Sacheri) que se estrena este jueves, nos recuerda los días previos al corralito del 2001.

En ese contexto, esta banda de hombres y mujeres víctimas de una estafa por parte de un abogado, se propone recuperar sus ahorros aunque no sea de la manera más convencional. “Es la aventura de hombres y mujeres comunes. Somos todos nosotros”, dice Ricardo Darín, uno de los protagonistas.

-¿Recuerdan lo que estaban haciendo cuando sucedió el corralito?

Darín: Yo estaba haciendo gira de teatro y al poco tiempo me fui a España. Me acuerdo mucho. Pero venía de una turbulencia personal que impide que lo tenga como “el” momento de mi vida por otras cosas personales. A mi vieja, pobre, le tocó, como a varios amigos. Aunque no te haya tocado directamente, fue impactante, de gran estupor.

Borensztein: A mí me agarró en mi casa, en un gran momento profesional, pero con sobregiro en rojo en el banco. Yo le debía plata al banco. Pero aún así, con los casos cercanos que conocía, fue un momento de gran desasosiego.

"La odisea de los giles". Una historia basada en una novela de Eduardo Sacheri, une a Ricardo Darín y Sebastián Borensztein como actor y director, junto Luis Brandon, Chino Darín, Verónica Llinás, entre otros. Foto: Martín Bonetto.

“La odisea de los giles”. Una historia basada en una novela de Eduardo Sacheri, une a Ricardo Darín y Sebastián Borensztein como actor y director, junto Luis Brandon, Chino Darín, Verónica Llinás, entre otros. Foto: Martín Bonetto.

Darín: No nos olvidemos que esa atmósfera fue la que propició el tristemente célebre “que se vayan todos”. Era tan grande la desilusión. Creo que de ahí a acá, si es cierto que la democracia se alimenta del aprendizaje de ejercitarla, hemos hecho un gran camino. Con tropiezos y discusiones, claro. La ciudadanía ha aprendido varias cosas.

Borensztein: Una de las cosas que nos gustó de esta historia es que no es la historia del corralito, es un contexto en el que esta gente sufre un plus. Es más que eso.

Darín: Esta película cuenta mucho más, cuenta cómo algunas personas se aprovechan de lo que propició esa coyuntura.

-Estamos atravesando una crisis actualmente. ¿Hay similitudes con ese momento?

Borensztein: Sí, hay una crisis hoy, pero hubo otras, creo que no se pueden comparar.

Sebastián Borensztein volvió a trabajar con Darín, tras "Un cuento chino" y"Kóblic". Foto: Martín Bonetto

Sebastián Borensztein volvió a trabajar con Darín, tras “Un cuento chino” y”Kóblic”. Foto: Martín Bonetto

Darín: Es inevitable buscar paralelismos o similitudes, pero crisis hemos atravesado muchas y hay una gimnasia de eso. Pero lo que vale la pena destacar de la película es que habla de un espíritu que está por encima de ese contexto. Una de las cosas que más me gustó es que los integrantes de este grupo incalificado para llevar adelante algún tipo de plan, pertenecen a todas las clases sociales. Y esa policromía, ese espíritu de cuerpo tiene algo de “cuando llueve nos mojamos todos”, como dicen los españoles.Y eso es imbatible. Cuando hay un superobjetivo todos miramos en la misma dirección. Podemos ir discutiendo en el camino, como pasa en esta historia, pero miramos para el mismo lado porque lo que hay que hacer es sobrevivir.

-La película reivindica al “gil”, al hombre de a pie que la pelea día a día.

Darín: A vuelo de pájaro ninguno parece el indicado para llevar adelante el plan. Sin embargo, llegado el momento, cada uno tiene alguna cosita que aportar que va a servir para algo. Y se tiene que convertir en héroe porque no puede bajar los brazos ni quedarse a esperar que los demás le resuelvan nada.

Borensztein: Nadie va a hacer nada por vos. Eso es de lo que estos tipos se dan cuenta.

Darín: Llegan un poco a esa conclusión a la que llegamos todos, sin más remedio.

"En general hay historias en las que ves a un personaje común ante una situación extraordinaria. Acá son varios, muchos personajes puestos en una situación extraordinaria", dice Darín. Foto: Martín Bonetto

“En general hay historias en las que ves a un personaje común ante una situación extraordinaria. Acá son varios, muchos personajes puestos en una situación extraordinaria”, dice Darín. Foto: Martín Bonetto

-Lo que hace este grupo de gente es una medida extrema.

Darín: Un delirio, sí.

-Es un delirio que resulta factible, a pesar del riesgo.

Darín: En general hay historias en las que ves a un personaje común ante una situación extraordinaria. Acá son varios, muchos personajes puestos en una situación extraordinaria, pero además, ellos mismos se provocan una situación todavía más extraordinaria que la que venían atravesando.

-Redoblan la apuesta a la que los enfrenta la vida.

Borensztein: Lo que sucede es que cuando estás a la mitad del camino, embarcado, tenés que decidir seguir. Llegás a un punto en el que no podés recular si llegaste hasta ahí.

Darín: Hay lugares a los que llegás que te dan la sensación de ser un punto sin retorno.

-El que ya está jugado y casi no tiene nada que perder.

Darín: Las formas tienen mucho que ver ahi. Una cosa es el que pierde en las generales de la ley frente a una abstracción, como podría ser el Estado, y otra que, de golpe, te vas enterando de cosas que sí tienen nombre y apellido. Mi personaje se pregunta eso.

Darín y Borensztein: la película irá a los festivales de Toronto y de San Sebastián, en septiembre, fuera de competencia. Foto: Martín Bonetto

Darín y Borensztein: la película irá a los festivales de Toronto y de San Sebastián, en septiembre, fuera de competencia. Foto: Martín Bonetto

En ese rejunte de voluntades que deciden hacer frente a una injustica en común hay personajes muy disímiles y desopilantes, interpretados, además de Darín, por Luis Brandoni, Verónica Llinás, Chino Darín, Daniel Aráoz, Carlos Belloso, Rita Cortese, Marco Antonio Caponi y Andrés Parra, entre otros.

Darín: En gran medida, varias veces la fuerza motriz que empuja a estos tipos proviene de las mujeres. Estuvimos muy atentos a eso poque, incluso por una cuestión numérica, de la desproporción que hay entre personajes masculinos y femeninos, buscamos la herramienta para destacar la fuerza que las mujeres tienen. Las dudas provienen de los tipos y el empuje es de las mujeres.

-Hay un elenco donde cada uno tiene un perfil y un rol muy marcados.

Borensztein: Son todos actores y actrices con mucha impronta, incluso los que no son todavía conocidos.

-Si bien el contexto es muy argentino, la historia de esta gente resulta muy universal.

Darín: Es difícil saber qué interpretación se puede hacer, pero confio en la universalidad porque la gente es bien intencionada en un 85 por ciento, digamos, en todo el mundo. Esta película es para ver codo a codo con mucha gente por la energía grupal.

Borensztein: Por eso nos gustó titularla como odisea para darle el lugar del Olimpo al hombre común.

El Chino y Ricardo: no sólo actuaron juntos, sino que produjeron la película. Foto: EFE

El Chino y Ricardo: no sólo actuaron juntos, sino que produjeron la película. Foto: EFE

Ricardo y Chino: padre, hijo y socios

Ricardo Darín aclara que su rol de productor no es nuevo. “Es algo que siempre hice”. Ahora, junto a su hijo Chino, Federico Posternak y Sebastián Borensztein, le dieron forma concreta. “Siempre me ocupé de todas las actividades sin tener una productora. Hay gente que es feliz solamente actuando. Yo me intereso por todo. En este proyecto Invertimos mucho tiempo”. Dice el director: “El siempre tiene una mirada de 360°”.

La odisea de los giles, además, es el primer trabajo juntos de los Darín, padre e hijo. “No es un lecho de rosas, los dos somos discutidores, pero fue una experiencia maravillosa. Chino es un fenómeno, lo digo como colega”, dice Ricardo. Y Borensztein agrega: “Como alguien que también trabajó con su padre, sé lo que les pasó a ambos. Para el Chino fue un gran peso que los dos supieron manejar muy bien. Y lo disfrutaron”.

Festivales. En septiembre a Toronto y San Sebastián

En septiembre, La odisea de los giles comienza un recorrido por festivales internacionales. La primera parada es Toronto y la segunda, en San Sebastián.

“En Toronto no hay competencia, son sólo películas seleccionadas. Y en San Sebastián estamos en la selección oficial, pero no estamos compitiendo”, dice Sebastián Borensztein.”Eso es un gran alivio para mí. No me gusta la competencia entre películas. En mi opinión, que entre las 15 seleccionadas se tengan que matar entre sí, entiendo el negocio, pero a mí no me gusta. Lo mejor es la visibilidad del trabajo”.

Deja un comentario