jueves, junio 4, 2020
Noticias

Dancing therapy: aprender a bailar a través del juego y la risa

El humor cruza las consignas de esta actividad, que no necesita mucho más que música y ganas de pasarla bien.

Por qué te lo recomendamos: porque moverse es la mejor manera de hacerle frente al aislamiento en casa y ¡qué mejor que hacerlo en familia!

¿Puede la risa enseñar a bailar? Todo indica que sí. La disciplina se llama dancing therapy. Se trata de tomar el baile como una terapia a través de la cual se realiza un programa de entrenamiento que utiliza el humor y la risa para enseñar coreografías y divertirse.

En este caso, Meg, de @MoveteConMeg, propone juegos con baile para los más chicos, una especie de dancing therapy adaptada a los niños. “El juego es un momento de encuentro, y el aislamiento por el COVID-19 es una gran oportunidad para compartir calidad y cantidad de tiempo en familia”, dijo la instructora a Entremujeres Clarín, al tiempo que enumeró una serie de propuestas.

La propuesta es tomar el baile como una terapia a través de la cual se realiza un programa de entrenamiento que utiliza el humor y la risa para enseñar coreografías y divertirse. Foto: Shutterstock.

La propuesta es tomar el baile como una terapia a través de la cual se realiza un programa de entrenamiento que utiliza el humor y la risa para enseñar coreografías y divertirse. Foto: Shutterstock.

Búsqueda con pistas de baile

Para empezar hay que esconder de antemano diferentes pistas, que serán diferentes consignas de baile escritas en un papelito. Como por ejemplo: inventar un saludo bailado, jugar al juego de las estatuas (y cuando para la música hacen una pose de baile), inventar una coreo con “x” música, etc. Además, en cada pista se indica cómo llegar a la siguiente. Al finalizar encontraran el “tesoro”, que puede ser algo rico para comer, un juguete o una sorpresa.

Sumatoria de pasos

Para este juego se pueden usar sillas, almohadones, cajas, sogas, hojas de papel, o lo que tengan. El objetivo es ir cumpliendo misiones con consignas de pasos de baile que se van sumando a medida que pasan de posta. Hay que preparar diferentes recorridos, que se vayan complejizando (la complejidad de las postas variará según las edades). Esto lo pueden armar junto con los niños y niñas en caso de que quieran ayudar.

Por ejemplo: en el primer nivel hay que pasar por abajo de una silla e inventar cuatro tiempos de coreo (4 pasos). En el segundo nivel hay que pasar por debajo de la silla y saltar una soga y sumar a los anteriores 4 pasos más. En el tercer nivel hay que pasar por debajo de la silla, saltar en una soga, pasar, entrar a la caja e inventar 4 pasos más. Así sucesivamente hasta armar una coreo entera, que después pueden enseñar y bailar todos juntos. También pueden poner un tiempo, que en verdad no se respeta porque siempre llegan antes de que se acabe (esto da cierta “emoción de urgencia”).

El juego y el baile pueden ser momentos de encuentro familiares. Foto: Shutterstock.

El juego y el baile pueden ser momentos de encuentro familiares. Foto: Shutterstock.

Bailar con estados de ánimo

Se arman tarjetas con dibujos y estados de ánimo (los pueden hacer los niños y niñas como otra actividad previa). Por ejemplo: triste, contento, enojado, enamorado, sorprendido, entusiasmado, asustado etc. Se pone música, todos bailan y cuando para la música uno saca una tarjeta y tiene que contar una historia actuando el estado de ánimo que le tocó. Luego siguen bailando, otro saca otra tarjeta y tiene que continuar la historia anterior, actuando el siguiente estado de ánimo que le haya tocado. En este juego, el baile, las actuaciones y las ocurrencias de la historia resultan muy divertidas tanto para grandes como para chicos.

Pasarela de ritmos

Se arma con botellitas, con toallas, sogas o lo que tengan a mano dos líneas paralelas, como marcando una pasarela. Se pondrá música de diferentes ritmos bien marcados, como por ejemplo: hip hop, brasilero, jazz, cumbia, pop, merengue o reggaetón. Los chicos escucharán la música, tienen que adivinar qué ritmo es, buscar en el placard ropa para disfrazarse para ese ritmo según consideren y desfilar bailando el ritmo que les tocó.

Meg, de @MoveteConMeg, propone juegos con baile para los más chicos, una especie de dancing therapy adaptada a los niños. Foto: MoveteConMeg.

Meg, de @MoveteConMeg, propone juegos con baile para los más chicos, una especie de dancing therapy adaptada a los niños. Foto: MoveteConMeg.

6 consejos multiuso

Algunos consejos a tener en cuenta antes de jugar:

• Usar la risa y el humor para encarar los juegos.

• Cortar el juego antes que muera: antes de que se aburran, pegar un volantazo y cambiar de propuesta.

• Ser flexibles: algunas veces preparamos cosas con dedicación y amor, y quizás esa actividad que creíamos que iba a durar toda la tarde los entretiene sólo un instante; seamos permeables al cambio.

• Divertirse a la par: para que los chicos se diviertan, también nos tenemos que divertir nosotros; es un buen momento para recordar a qué nos gustaba jugar cuando éramos chicos.

• Las reglas importan: cada juego, sea inventado o no, tiene sus reglas. Es importante tenerlo en cuenta porque dan libertad y contención.

• Abrir el espacio para inventar: siempre está bueno abrir la posibilidad de conversar, aprender y descubrir a qué nos gusta jugar. Los chicos tienen mucha imaginación y usarla los estimula y motiva.

 

Deja una respuesta