Son platos cotidianos que deben cocinarse con una fuente de calor distinta para mantener y realzar su sabor original