Aunque el ricino es una hierba que puede llegar a ser tóxica, bien empleada trae grandes beneficios y por eso se ha convertido en un elemento clave en cosméticos