¿Cuál es el valor energético de los cristales? ¿Cuándo una piedra se transforma en vehículo de energía?

“El color, el tamaño y la forma del cristal son las responsables -desde el punto de vista físico- de generar campos de energía, vibraciones sutiles que pueden interactuar con el cuerpo energético humano”, dice Agustín Sinópoli, lector akáshico y responsable del curso sobre cristales en Capacitarte. ¿Cuál es el valor energético de los cristales? ¿Qué tienen estas pequeñas piezas naturales para que sea no solo se tome como una “materia sin vida generada por la madre tierra a altísimas temperaturas” y pueda hablarse de energía cristalina?

“Me gusta definirlos como sostenes energéticos que permiten nutrir y dinamizar procesos espirituales, emocionales y/o mentales llevados a cabo por nuestro registro áurico”, lanza Agustín.

– ¿Cuándo o por qué razones una piedra “común” se transforma en un cristal apto o útil para terapias alternativas/gemoterapia?

– Es importante tener en cuenta para que un cristal “funcione” tiene que estar en contacto con nuestro cuerpo o muy cerca de él; luego, desde mi criterio, no existe un cristal “común” que se transforme en apto para uso terapéutico.

Todo cristal puede ser utilizado para nuestro beneficio, lo que existe son grados de evolución de la sabiduría que porta: existen cristales más o menos evolucionados, y los podemos diferenciar entendiendo la naturaleza de su estructura cristalina.

Por ejemplo, el cuarzo lechoso es un cuarzo cristal con falta de alquimia en su estructura, es decir, no se cristalizó; en cambio, sus puntas como las conocemos son un estadio más evolucionado de dicho proceso. Entonces, posee una sabiduría distinta y la energía trabaja de otra manera.

También podemos identificar puntas con diversos grados de evolución: ni hablar de los cuarzos maestros que llevan marcas internas en su desarrollo que los hace únicos y sirven para trabajar vibraciones específicas.

“El color, el tamaño y la forma del cristal son las responsables -desde el punto de vista físico- de generar campos de energía". Foto: ilustración Shutterstock.

“El color, el tamaño y la forma del cristal son las responsables -desde el punto de vista físico- de generar campos de energía”. Foto: ilustración Shutterstock.

– ¿Para qué se usan los cristales en este tipo de disciplina?

– Se utilizan para acompañar meditaciones, regresiones o tratamientos energéticos con reiki. Por ejemplo, podemos usarlos de forma pasiva en un ambiente de la casa, o directa sobre nuestro cuerpo de manera ornamental, como preparar elixires que contengan su vibración para tratar dolencias puntuales. Siempre digo que un cristal tiene que ser usado con consciencia porque son grandes emisores de energía siempre beneficiosas, pero hay que hacerlo con responsabilidad, porque no son estructuras muertas: son estructuras que están vivas y hay que atenderlas.

Los cristales, "sostenes energéticos que permiten nutrir y dinamizar procesos espirituales". Foto: ilustración Shutterstock.

Los cristales, “sostenes energéticos que permiten nutrir y dinamizar procesos espirituales”. Foto: ilustración Shutterstock.

– ¿Existen distintos tipos de cristales? 

– Hay cristales más o menos evolucionados, pero me gustaría hacer la distinción de tres formas que puede presentar un mismo cristal y de alguna manera impacta en el tipo de uso que vamos a darle:

1. Los cristales “naturales”, que es la pieza extraída de su entorno natural; buena para usar de manera pasiva en ambientes, por ejemplo, para tratar “dolencias” energéticas presentes allí.

2. Los cristales “rodados”, que perciben un proceso de tamboreo donde se los pule; son excelentes para tratamientos corporales, su uso ornamental y en tratamientos energéticos puntuales.

3. Los cristales “labrados”, donde se les da una forma en específico y sirven para usarse en rituales trabajando a través de la metáfora de la imagen.

Los cristales se utilizan para acompañar meditaciones, regresiones o tratamientos energéticos con reiki. Foto: ilustración Shutterstock.

Los cristales se utilizan para acompañar meditaciones, regresiones o tratamientos energéticos con reiki. Foto: ilustración Shutterstock.

– ¿Cómo saber cuál es el cristal que “necesitamos”, o el adecuado a cada persona?

– Acá entra en juego el concepto de magneto: por lo general y por el modo en que opera esta sabiduría natural, es totalmente sorpresivo y azaroso. No pienso que busquemos con necesidad un determinado cristal, sino que ellos vienen a nosotros por ley vibratoria y se presentan cuando menos los esperamos. Incluso si vamos a una tienda, siempre hay alguno que nos llama más la atención; si lo hizo, ese es el cristal que necesitás para ese momento de vida.

Si queremos hacer más consciente este proceso, está bueno escuchar al cuerpo y sus chakras, porque son los magnetos. Por ejemplo, si tenemos alguna dolencia en la garganta, quizá necesites algún cristal azul (desinflama) como la sodalita, junto con uno verde (cicatriza) como la aventurina para encauzar el movimiento de energía allí anclado.

"Podemos limpiar los cristales con el elemento aire a través de un sahumo: hierbas como la ruda y cítricos son excelentes limpiadoras". Foto: ilustración Shutterstock.

“Podemos limpiar los cristales con el elemento aire a través de un sahumo: hierbas como la ruda y cítricos son excelentes limpiadoras”. Foto: ilustración Shutterstock.

– ¿Cómo se hace una limpieza energética con cristales?

– Hay varias formas de limpiar los cristales a través de diversos métodos; siempre se tiene que tener en cuenta su naturaleza hidrofóbica, es decir si es apto para sumergir en el elemento agua, ya que es el principal agente limpiador. El concepto básico es sumergirlo en un cuenco transparente y agua dejarlo mínimo 3 horas; podés optar por utilizar sal y/o hierbas que ayuden al proceso.

Si no es apto para el agua, podemos hacerlo con el elemento aire a través de un sahúmo: hierbas como la ruda y cítricos son excelentes limpiadoras. También se puede limpiar con el fuego intencionado alguna vela o en la tierra, apoyándolos o enterrándolos por unas horas.

Yo sugiero hacer limpiezas con agua, sahúmo o velas y para recargas, utilizar la tierra enterrándolos. Incluso si tenés una drusa de amatista o cuarzo cristal, colocarlo encima, ya que las drusas tiene un potencial para movilizar energías. Las lunas llenas y nuevas tiene un poderoso quantum energético para nutrir los campos de energía de los cristales, así como el sol; si queremos cargarlo de energía de acción, sugiero hacerlo al sol directo mínimo media hora y que sea el sol desde las 8 hasta 11 de la mañana idealmente.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7