Se utilizan como amuletos o en joyería para restaurar la energía positiva.

Hay quienes consideran a los cristales de protección un vehículo para alejar la energía negativa. “Son sostenes energéticos que permiten nutrir y dinamizar procesos espirituales, emocionales y/o mentales llevados a cabo por nuestro registro áurico”, decía Agustín Sinópoli, lector akáshico y responsable del curso sobre cristales en Capacitarte.

Pero… ¿qué son los cristales de protección y cómo usar las piedras para alejar la energía negativa?

Cómo usar las piedras energéticas

Los cuencos con agua, los dientes de ajo, los frascos con sal y vinagre, y las velas son algunos de los elementos clásicos para ahuyentar estas energías tóxicas. Existen otros elementos que funcionan como escudos protectores: las piedras. Porque no solo protegen de la toxicidad, sino que también renuevan la energía positiva.

Los cristales, "sostenes energéticos que permiten nutrir y dinamizar procesos espirituales". Foto: ilustración Shutterstock.

Los cristales, “sostenes energéticos que permiten nutrir y dinamizar procesos espirituales”. Foto: ilustración Shutterstock.

Muchas de ellas han sido utilizadas como amuletos o en joyería. Pero además de colocarlas sobre el cuerpo o sostenerlas entre las manos, también pueden estar en diferentes lugares de la casa o de la oficina.

“Muchos de los cristales tienen miles de años en la faz de la tierra y tienen vibraciones elevadas. Pueden ser una especie de ‘guía espiritual’ en nuestro camino”, comentó en una nota sobre el tema Zez Astral, quien da talleres de protección energética de espacios.

Los cristales se utilizan para acompañar meditaciones, regresiones o tratamientos energéticos con reiki. Foto: ilustración Shutterstock.

Los cristales se utilizan para acompañar meditaciones, regresiones o tratamientos energéticos con reiki. Foto: ilustración Shutterstock.

Cómo limpiar los cristales energéticos

Agustín Sinópoli explicó en una entrevista con Clarín: “Hay varias formas de limpiar los cristales a través de diversos métodos; siempre se tiene que tener en cuenta su naturaleza hidrofóbica, es decir si es apto para sumergir en el elemento agua, ya que es el principal agente limpiador”.

“El concepto básico es sumergirlo en un cuenco transparente y agua dejarlo mínimo 3 horas; podés optar por utilizar sal y/o hierbas que ayuden al proceso”.

Además, advierte que “si el cristal no es apto para el agua, podemos hacerlo con el elemento aire a través de un sahúmo: hierbas como la ruda y cítricos son excelentes limpiadoras. También se puede limpiar con el fuego intencionado alguna vela o en la tierra, apoyándolos o enterrándolos por unas horas”.

Sinópoli sugiere hacer limpiezas con agua, sahúmo o velas y para recargas, utilizar la tierra, enterrándolos. “Incluso si tenés una drusa de amatista o cuarzo cristal, colocarlo encima, ya que las drusas tiene un potencial para movilizar energías”.

También dice que “las lunas llenas y nuevas tiene un poderoso quantum energético para nutrir los campos de energía de los cristales, así como el sol; si queremos cargarlo de energía de acción, sugiero hacerlo al sol directo mínimo media hora y que sea el sol desde las 8 hasta 11 de la mañana idealmente”.

Por otra parte, conviene “programar” las piedras para que cumplan con un objetivo específico. Para ello, hay que tomarlas con la mano y expresar alguna frase en la que se dedica el cristal a un propósito determinado.

Es bueno contar con gemas en estado natural, en bruto, como drusas (conjunto de cristales) que se venden en ferias locales y negocios. Foto: ilustración Shutterstock.

Es bueno contar con gemas en estado natural, en bruto, como drusas (conjunto de cristales) que se venden en ferias locales y negocios. Foto: ilustración Shutterstock.

Cristales y chakras

Las piedras energéticas también tienen relación con los siete chakras, o lugares del cuerpo donde ocurre un cruce de energía. La litoterapia, basada en el uso de piedras, es una manera de restablecer el equilibrio entre mente y cuerpo.

  • Las piedras rojas, como el rubí, se relacionan con el chakra raíz (la base de la columna vertebral);
  • las anaranjadas, como la cornalina o el topacio, con el chakra sacro (debajo del ombligo);
  • las amarillas, como el ámbar, con el chakra del plexo solar (debajo del esternón);
  • las rosas y verdes, como la malaquita o el cuarzo rosa, con el chakra del corazón;
  • las azules cielo, como aguamarina, con el chakra de la garganta;
  • las azules índigo, como lapislázuli o zafiro, con el chakra del tercer ojo (en medio de la frente) y
  • las púrpuras y blancas, como amatista, con el chakra de la corona (el cráneo).
"Muchos de los cristales tienen miles de años en la faz de la tierra y tienen vibraciones elevadas", dice Zez Astral. Foto: ilustración Shutterstock.

“Muchos de los cristales tienen miles de años en la faz de la tierra y tienen vibraciones elevadas”, dice Zez Astral. Foto: ilustración Shutterstock.

Los cristales protectores más utilizados

La turmalina negra, asociada con el chakra raíz, repele la energía negativa, al evitar el miedo y fomentar la comprensión. Ideal para proteger el hogar (ponerla cerca de la puerta de entrada o en la sala de estar).

El cuarzo transparente desvía la negatividad y también actúa como imán para atraer los aspectos positivos. Recomiendan usarlo como parte de un collar o anillo, porque es efectivo en el trabajo y en reuniones sociales.

La pirita, con sus tonos dorados, protege de los efectos negativos de la tecnología, cada vez más presente en los hogares. Por eso, recomiendan ubicarla cerca de la computadora que se utiliza habitualmente.

También se recomiendan el ónix negro, capaz de transformar la energía negativa en positiva; el ojo de tigre, que disuelve el orgullo y alimenta la creatividad y el jade, que depura los ambientes.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7