¿Cómo nos relacionamos con los demás? ¿Qué tipo de vínculos armamos? Secretos revelados sobre la casa 7 del zodíaco.

¿Cómo serán mis parejas a lo largo de la vida? ¿Qué tipo de uniones me caracterizarán? ¿Serán libres, comprometidas, ambiguas, abundantes? ¿Tendré socios comerciales y laborales? ¿Afrontaré juicios de división de bienes o divorcios? Todo esto y más podemos ver en la casa 7 de nuestra carta natal.

La casa siete es el área de la vida que representa las uniones con los otros. Por eso es importante comprenderla, para conocer mejor cómo nos relacionamos y qué problemas afrontamos al abrirnos, negociar y defender nuestros principios.

La ubicación del planeta Venus -su regente- es el otro factor que nos habla del amor y de los compañeros de ruta en el mandala astrológico de nacimiento.

Una manera sencilla de saber el signo donde cae nuestra casa 7 es identificar nuestro ascendente. Si éste se encuentra en Aries, por ejemplo, la casa 7 estará en el signo opuesto, Libra. Si el ascendente es Cáncer, la casa 7 se encontrará en el signo opuesto, Capricornio. Esta fórmula se aplica a todos los ascendentes.

Las doce casas astrológicas o áreas de vida

Para profundizar en el significado de esta casa astrológica, vamos a hacer una breve introducción para contarles sobre los elementos fundamentales que nos muestra una carta astral.

En primer lugar, cada mandala o carta natal estará compuesto por los doce signos, las doce casas y los diez planetas, dos de los cuales llamamos “luminarias”: el Sol, que representa nuestro signo natal, nuestra identidad; y la Luna, que representa nuestro mundo emocional.

Cada casa astrológica representa un área de nuestra vida. Según los planetas que la habiten, o no, el signo en el que se encuentre y sus aspectos, se verá desplegada la vivencia energética que este mapa de vida nos propone transitar.

Cada casa astrológica representa un área de nuestra vida. Foto ilustración: Shutterstock.

Cada casa astrológica representa un área de nuestra vida. Foto ilustración: Shutterstock.

Las casas astrológicas se agrupan en ejes complementarios, como mencionamos anteriormente. Esto significa que, de las doce casas que componen la carta, tendremos seis ejes que se complementarán o se polarizarán según la capacidad de integrar o no que cada persona vaya desarrollando. Así como los doce signos se dividen en seis ejes opuestos complementarios, de la misma forma las casas.

La casa 7 y los vínculos

La casa 7 es la casa de la vincularidad por excelencia. Si bien antiguamente se la consideraba como la casa de la pareja, que lo es, no se limita sólo a ese tema. Es la casa de las sociedades, también. Es la casa de cómo hago vínculo. Es la casa de la inclusión de los otros, de los asuntos judiciales, las mediaciones, el arte y la diplomacia.

Es una casa fundamental para desarrollarnos como individuos sociales, para ver cómo formamos parte del entorno.

La casa 7 es la casa de la vincularidad por excelencia. Foto ilustración: Shutterstock.

La casa 7 es la casa de la vincularidad por excelencia. Foto ilustración: Shutterstock.

La casa 7 en el mándala en reposo (traducción: el mandala en reposo es aquel que se inicia en el grado 0º de Aries, y así va desplegándose en forma circular hasta llegar con la casa 12 al grado 0º de Piscis) es la casa que representa al signo de Libra.

Seguramente sabrán que el signo de Libra es el signo de la armonía, de la belleza, y de la completud con los demás. Libra no se concibe sin otro. Estoy diciendo solo dos palabras sobre este signo.

La casa 7 es análoga al signo que la representa. Su eje complementario se compone con su signo opuesto, es decir, Aries. Y aquí comienza la danza que nosotros leemos con este lenguaje.

Los planetas en la casa 7

Si yo tengo planetas en casa 7, tendré que mirar cómo se complementan con la casa 1 (a casa del yo), la que define mi personalidad y mi individualidad.¿Cómo soy con los otros, siendo yo?

Por otra parte, la energía que contenga esta casa 7 será la que atraiga, tanto si la reconozco, como si la tengo en sombra. Por ejemplo, si vemos en una carta astral de una persona al planeta Saturno en esta casa, sabremos que esa persona proyectará en el otro, pareja o socios, a alguien que sea sostén, que ponga límites, que marque los tiempos. O será esa misma persona quien viva sus vínculos con cierta limitación o frustración.

Si tu casa 7 se encuentra, por ejemplo, habitada por Júpiter, tendrás seguramente una personalidad expansiva, luminosa, los socios te buscarán para hacer negocios y quizá, hasta seas exagerado en la manera de relacionarte.

En cambio, si Marte se encuentra emplazado en esta casa, es posible que seas un poco peleador, que seas el que toma las decisiones, o que proyectes en los demás y dejes que sea el otro o los otros quienes lo hacen, y entonces te quejes de que nunca podes llevar las cosas a cabo, de que siempre están decidiendo por vos.

Lo que sucede, en realidad, es que no estás haciéndote cargo de tu propia energía marciana. Para entender este tipo de vivencias es tan útil hacerse una carta astral.

La casa 7, el amor y la pareja. Foto: ilustración Shutterstock.

La casa 7, el amor y la pareja. Foto: ilustración Shutterstock.

El signo de la casa 7

Pero me voy a permitir complejizar esto un poquito más. La casa 7 de muchas personas puede estar situada bajo el signo de Libra, pero también puede estar contenida bajo cualquier otro signo.

Entonces, si mi casa 7 está situada en el signo de Escorpio, ¿cómo creen que serán las relaciones con los demás? ¿Cómo serán las relaciones con mi pareja? Pues, mínimamente, intensas. Si mi casa 7 está regida por el signo de Acuario, ¿cómo serán mis vínculos? Libres, desapegados, intermitentes. Si es Capricornio quien la habita, pues seremos esforzados, de pocas palabras, de hacer más que decir.

Si tenés el Sol en la casa 7…

La casa 7 nos permite develar que los vínculos son el fundamento de la existencia. Las personas con el Sol en casa 7, por ejemplo, más allá del signo que tengan, tenderán a ser personas muy vinculares, porque por más que seas del signo de Cáncer, ese Sol tendrá una tonalidad libriana.

La casa 7 nos permite develar que los vínculos son el fundamento de la existencia. Foto ilustración: Shutterstock

La casa 7 nos permite develar que los vínculos son el fundamento de la existencia. Foto ilustración: Shutterstock

Suele decirse que estos nativos con Sol en 7 tienden a tener parejas largas y perdurables. Por supuesto, hay excepciones.

De todos modos, por favor no pierdan nunca de vista que estoy haciendo una lectura de un solo sector del mándala. Es fundamental comprender que si acceden a una página, miran su carta, y por ejemplo ven que tienen casa 7 en Capricornio con el Sol en ella y yo les digo que pueden ser de pocas palabras, ustedes quizá no se sientan representados porque además tienen a Mercurio en Sagitario.

Lo que quiero decir con esto es que una carta astral es una totalidad, para entenderla hay que aprender a interpretarla ladrillito por ladrillito .

Por la astróloga y tarotista Analía Morana. IG: @izar.astro.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7