Cuáles son las diferentes estrategias para poner en práctica y mejorar la relación con el dinero.

La crisis económica generada por la pandemia de coronavirus afectó el bolsillo de muchos argentinos y obligó a adoptar nuevas conductas a conciencia ya desterrar costumbres erradas. Una de ellas fue desafiarnos a poner en práctica estrategias de finanzas personales para optimizar los recursos que manejamos y empezar a generar un fondo de emergencia ante futuros imprevistos.

Algunos métodos para ahorrar dinero suponen cambios de vida, pero otros son solo pequeños cambios de hábitos que buscan generar una gran transformación en la vida financiera de las personas.

No hay un solo procedimiento, son varios y esto permite elegir el que mejor se ajuste a la economía de cada uno. No obstante, armar un presupuesto es el primer paso para tener mayor claridad sobre los ingresos y gastos, para lograr las metas y objetivos planeados.

Según explicó a Clarín la Fundadora de GT Educación Financiera y docente en InvertirOnline, Gabriela Totaro, “al principio, ese presupuesto debería ser diario, ya que debemos tomar rápidamente el control de nuestras finanzas. Y repetirlo durante 21 días, porque en ese lapso se va convirtiendo en un hábito y luego se puede sostener en el tiempo, como si quisieras consolidar una rutina de ejercicios o dejar de fumar “.

“En una etapa posterior, el presupuesto puede convertirse en mensual y, una vez que lo dominamos, comenzar a planificar en función de si nuestras metas son a corto, mediano o largo plazo”, agregó.

La crisis económica por la pandemia afectó el bolsillo de muchos argentinos. Foto: ArchivoLa crisis económica por la pandemia afectó el bolsillo de muchos argentinos. Foto: Archivo

¿Cuáles son los 5 métodos de ahorro más sencillos y efectivos para poner en práctica?

Aunque algunos de estos métodos de ahorro pueden resultar algo exóticos, todos tienen en común que se precisa de la perseverancia para alcanzar los objetivo.

1. Método Kakebo

Desde el lejano oriente, este milenario método japonés aconseja ir anotando en un cuaderno todos los gastos que se van haciendo, desde el pan hasta la visita al dentista.

Gracias a ello, se logra tomar conciencia real de todo el dinero que se va y se entiende mejor el modo en que distribuimos los ingresos. Además, permite comparar unos meses con otros y establecer pautas de comportamiento que ayuden a ser más consecuentes desde el punto de vista financiero.

Para ponerlo en práctica habrá que contar con una libreta e ir juntando todos los tickets que se vayan recibiendo un cambio de las compras realizadas.

Una vez finalizado el mes se recomienda dividir los gastos en cuatro categoríasSupervivencia (vivienda, transporte, comida y gastos médicos); Cultural (libros, conciertos y películas); Opcional (ropa, accesorios, cigarrillos, restaurantes, discotecas); Extra (inesperados).

Los planes de ahorro ayudan a mejorar la vida financiera de las personas. Foto: ThinkstockphotosLos planes de ahorro ayudan a mejorar la vida financiera de las personas. Foto: Thinkstockphotos

​2. Método 70/30

Según detalló la especialista en educación financiera Gabriela Totaro, otro factor que debería ayudar para generar un ahorro es la conocida regla financiera del 70/30.

Se trata de separar del 100% de lo que ingresa, un 70% para gastos fijos y extraordinarios y, con el 30% restante, dividir el 10% en un ahorro a largo plazo sin tener que tocarlo mientras sea un individuo productivo laboralmente, para que cuando ya no lo sea, ese ahorro permita mantener la misma calidad de vida que se tenía.

3. El método de los sobres

Consiste en reunir, durante los primeros días de cada mes, todo el dinero cobrado en distintos sobres, cada uno con la cantidad correspondiente a  los gastos que tengamos que abonar: alquiler de la casa, impuestos, pago del seguro, la compra de alimentos, etc.

Luego se irán ordenando los sobres en función de la importancia de los gastos, dejando para el final aquellos que sean más superfluos (ocio, moda, o pequeños gustos) y que, por lo tanto, podamos eliminar. El objetivo es que se logre ahorrar al menos un 10% de lo que ingrese cada mes.

Para poner en práctica los métodos de ahorro  se precisa de la perseverancia para alcanzar los objetivos. Foto: Martín BonettoPara poner en práctica los métodos de ahorro se precisa de la perseverancia para alcanzar los objetivos. Foto: Martín Bonetto

​4. Método Harv Eker

Este escritor se hizo célebre por ser el autor del best seller “Los secretos de la mente millonaria”. Propone un sistema de racionalización del gasto en base a unos porcentajes prefijados.

Se trata de un plan de ahorro que asegura mejorar la vida financiera de las personas, obligándonos a adaptar nuestra vida según estos porcentajes, que él ha distribuido del siguiente modo:

. Utilizar el 10% del sueldo cobrado por mes para el ahorro.

. Otro 10% para seguir formándose y educándose, ya sea para perfeccionar la profesión que se tiene o para incorporar conocimientos nuevos que ayuden a emprender proyectos y generar más ingresos a futuro.

. Destinar otro 10% para hacer inversiones a largo plazo. Una opción puede ser poner esa cantidad de dinero en un fondo de retiro que nos asegure una jubilación holgada y segura.

. Ahorrar no significa hacer solo sacrificios, el consumo y el ocio también hacen al disfrute y al buen vivir. Pero en lugar de gastar sin control, lo que recomienda este método es solo destinar un 10% por mes de los ingresos.

. Y por último, pero no menos importante, usar el 5% del sueldo para hacer donaciones. Ayudar a otras personas que están pasando necesidades también enriquece, en este caso el alma.

5. El método de las 52 semanas

Se basa en ahorrar cada semana un poco más que la semana anterior. Es decir, la primera semana se puede guardar 1 dólar ($200 aproximadamente), mientras que en la segunda se guarda U$S2 y así sucesivamente hasta llegar a la semana 52, la última del año. En total, este sistema permite un ahorro de U$S 1.378 ($276.000 aproximadamente) durante ese período.

Pero el sistema se puede ajustar a los parámetros personales de cada individuo. Por lo que aquellos que creen que los montos variables pueden confundirlos pueden ahorrar $ 26,50 ($5.300 aproximadamente) por mes y obtener el mismo resultado final. En tanto, los que ya saben de antemano que a fin de año llegan con billeteras más flacas, tienen la posibilidad de invertir los valores y comenzar con un ahorro de U$S 52 mensual.

Por otro lado, una vez que se generó el hábito, y en caso de contar con la posibilidad económica, los números pueden multiplicarse. Si duplicamos los montos y se arranca con U$S2, en un año el ahorro puede ser de U$S 2.756 y si los se puede comenzar con U$S10, se puede llegar a U$S 13.780. Lo importante es adquirir el hábito de acuerdo a cada bolsillo.

Radio Pinamar FM 100.7