Los computadores portátiles requieren de una temperatura adecuada para mantener su buen funcionamiento