viernes, septiembre 25, 2020
Salud

Ciclos Sangre, tabú y una “etiqueta menstrual”

Una empresa japonesa sembró la polémica: ¿resulta necesario visibilizar los ciclos menstruales?

La visibilización de la gestión menstrual, el líquido rojo en las publicidades, la existencia de grupos de Facebook o cuentas y hashtags en Instagram sobre el tema, la multiplicación de las apps para el seguimiento del ciclo dan cuenta de un lento pero firme cambio de perspectiva sobre la menstruación y la eliminación de estigmas, sufrimientos y tabúes. Recientemente, del otro lado del mundo, en Japón, una empresa implementó una lógica de cartelitos para visibilizar los ciclos menstruales: cada semana las empleadas tenían la ¿opción? de usar un cartelito que visibiliza el momento del ciclo en el que se encuentra. Si bien la metodología no resulta poco polémica -luego del revuelo, la empresa recalculó y “repensó” la propuesta-, pone sobre la mesa -una vez más- la necesidad de naturalizar los ciclos menstruales, así como los cambios y la gestión de cada momento.

La psicóloga Clarisa Perullini dirige el observatorio Cíclica y es cofundadora de una de las marcas de copas menstruales nacionales (Maggacup). Para ella, la importancia de la visibilización va más allá de la herramienta que se utiliza: “En Japón, ponen una etiqueta; en las organizaciones tribales, se ponían un collar para indicar que las mujeres sangraban o que estaban amamantando… Independientemente de cómo lo hagamos, lo importante es el propósito”.

El sangrado, para ella, es la manifestación de lo visible, de un cambio constante que pone en evidencia la impermanencia. “Hay que entender en cada idiosincrasia, en cada cultura, qué gesto de reparación se da. Si en Japón es tan tabú -entendiendo lo tabú como aquello que vulnera derecho porque no da lugar a algo que necesita ser tomado en cuenta-, que esto sea una aproximación, también es cultural; es de una cosmovisión en donde quizás las argentinas no deberíamos ni hacernos la pregunta sobre eso, sino llevarnos la pregunta a nuestro foro íntimo y pensar qué nos sirve de esto”, dice a Entremujeres Clarín.

La sangre nos invita a habitar un cuerpo, no solo una mente o una construcción teórica. Es, también, animarnos a hacer una experiencia de lo corporal. Y un cuerpo que sangra es un cuerpo que tiene sangre de la vida y, también, de la herida. Es posible preguntarse qué visibiliza este sangrado y toda la cuestión menstrual”, agrega.

Carolina Zotta es la responsable del emprendimiento Viva La Copita y trabaja, justamente, en la visibilización de la gestión menstrual. Ella, a su vez, valora que la menstruación aborde más espacios, y lo lleva a nuestra realidad de la mano de la educación como punto imprescindible: “El acompañamiento empieza con la educación desde el primer sangrado, con toda la explicación que se le dio previa y posteriormente a esa persona, así como el acompañamiento que puede dar el entorno”, dice a Entremujeres Clarín.

Ver esta publicación en Instagram

🍷 Cómo fue esa primera #menstruacion ? Creo que es un momento del que todxs nos acordamos, por bueno, por raro, por bizarro, o por vergüenza. . . A mi me vino a los 10, creo que el mes era septiembre. Había tenido unas manchitas antes pero no le di bola. Esa vez ya era algo que no podía esconder; asi que se lo conté a mi mamá antes que a nadie porque por más que lo suponía, no estaba segura que era mi PRIMER menstruación y estaba en mi casa. Todo 🤗 y felicitaciones 👏🏽👏🏽. . . Pero algo de lo que me habían enseñado no estaba claro, pensé que era una sola vez en la vida y listo. Lloré un montón cuando mi mamá me dijo que era algo que iba a repetirse una vez al mes, por años 🤷🏾‍♀️. . . Mi papá no me dijo nada, puso cara de “ah mira vos”. . . Mis tías me llamaron para felicitarme (nunca entendí eso). Nunca más se habló del tema, solo para enseñarme que la toallita se envolvía en papel y había que esconderla, que olía y que no era algo para andar contando. . . En esa época entrenaba natación. Nada de andar faltando por “eso”, así q conocí los tampones bastante chica, y al tiempito, las infecciones vaginales 👍🏼. . . Quienes no vieron @bigmouthnetflix se, lo están perdiendo. Vale cada capítulo. . . #menarca #menarquia #primermenstruación #menstruacionconsciente #menstrualcycle #menstrualcup #copamenstrual #vivalacopita #copitamenstrual

Una publicación compartida por 🌳 Copitamenstrual.com (@vivalacopita) el 

Desde su proyecto, llevaron adelante una iniciativa que proponía visibilizar cómo fueron las experiencias de las primeras menstruaciones: “Todo el mundo se acuerda de su primera menstruación e ilustra cómo nos empezamos a relacionar con el ciclo. Y son muy llamativas las experiencias de las nenas a las que, quizás, les vino en el colegio (y qué les pasó, por ejemplo, si mancharon la silla en ese ámbito), o las que no tuvieron un acompañamiento y no sabían lo que les estaba pasando, o las que quizás se asustaron; o, incluso, de los hermanos de estas chicas que quizás no tenían noción de lo que les estaba pasando a las hermanas, y las madres los alejaban… Visibilizarlo es fundamental para que la sociedad lo integre y que el tránsito por este proceso natural sea acompañado, naturalizado y que no tenga toda esta carga tabú y vergonzante que recae sobre el cuerpo menstruante en su vida cotidiana. Poner las cosas por su nombre y visibilizarlas lleva a una mejor experiencia en toda la vida cíclica que tenemos”, describe Zotta.

Deja una respuesta