viernes, julio 10, 2020
Medio Ambiente

Calentamiento global, a medida que aumenta la temperatura, África sufre cada vez más tormentas eléctricas

África está sufriendo tormentas eléctricas más intensas y más frecuentes a medida que aumentan las temperaturas a nivel global.

África está sufriendo tormentas eléctricas más intensas y más frecuentes a medida que aumentan las temperaturas a nivel global, señalan investigadores en la Universidad de Tel Aviv.

El continente ya posee muchos sitios que son focos de tormentas eléctricas del mundo, con tempestades que pueden ser extremadamente destructivas y a veces letales. Este mes, por ejemplo, un grupo de conservación reportó que cuatro gorilas de montaña poco comunes habían sido electrocutados por rayos en el Parque Nacional Mgahinga, en Uganda.

En un episodio catastrófico en 2011, un relámpago que impactó sobre una escuela primaria en el mismo país cobró las vidas de 20 niños y dejó heridos a casi 100.

Son inusuales las muertes masivas como ésa, pero los meteorólogos se preguntan si las tormentas eléctricas se están volviendo más comunes en una era del cambio climático.

La respuesta, de acuerdo con nueva investigación, publicada en enero en la revista Journal of Climate, de la Sociedad Meteorológica de Estados Unidos, es afirmativa. Un aumento en las temperaturas en África en las últimas siete décadas se correlaciona con tormentas eléctricas más grandes y más frecuentes, hallaron los investigadores.

“Los relámpagos son la causa número uno de muerte hablando del clima en países tropicales”, dijo Colin Price, profesor en la Universidad de Tel Aviv y autor principal del estudio.

Un estudio de 2018 de ocho países estimó la cifra de muertes en unas 500 al año. A nivel global, las estimaciones oscilan entre 6.000 y 24.000 muertes al año.

Price y su coautora, Maayan Harel, analizaron los datos de tormentas eléctricas de 2013 de la Red Mundial de Detección de Rayos, determinaron qué variables relacionadas con el clima influían más en las tormentas y luego utilizaron esas variables para desarrollar un modelo que creaba un historial simulado de actividad de tempestades sobre África de 1948 a 2016.

Aún no hay un consenso entre diversos investigadores debido a limitaciones de los datos y metodologías dispares sobre cómo afectará el cambio climático las tormentas o si más tempestades necesariamente significarían más relámpagos.

Un estudio en Nature Climate Change, en el 2018, pronosticó una disminución en relámpagos a medida que se calienta el mundo. Declan L. Finney, uno de los autores de ese estudio y meteorólogo en la Universidad de Leeds, dijo que era importante mantener la mente abierta respecto a cómo podrían cambiar las predicciones mientras los científicos refinaban sus métodos.

“Aún hay mucha incertidumbre, pero esta labor es útil para contribuir a ese debate”, comentó sobre el nuevo estudio.

 

Deja una respuesta