Verduras de hoja, aromáticas y de raíz se destacan este mes. Además, cómo hacer compost en casa y evitar el mal olor.

Llega noviembre y con él, una nueva huerta. La temperatura asciende y da lugar a otra variedad de especies en nuestros patios y balcones, atentos a los cuidados que el calor impone.

Micaela Doy y Tobías Blinder, de V de Verde (en Instagram, vdeverde) brindaron a Clarín detalles del calendario de siembra, el compost, los plaguicidas naturales y más.

Calendario de siembra de noviembre

El calor y el sol ofrecen la posibilidad de plantar gran variedad de verduras. Hortalizas de hoja como lechuga, espinaca, rúcula, radicheta y albahaca figuran entre las favoritas.

Es un buen momento para aromáticas y florales tales como el romero, orégano y cilantro. Foto ilustración Shutterstock.

Es un buen momento para aromáticas y florales tales como el romero, orégano y cilantro. Foto ilustración Shutterstock.

También es un buen momento para aromáticas y florales tales como el romero, orégano, cilantro y taco de reina.

Entre las hortalizas grandes se destacan el tomate, la calabaza, el melón, el pepino, el rabanito y la sandía.

No pueden faltar las de raíz, entre ellas, la zanahoria, la batata, la cebolla y la remolacha. Y quienes opten por leguminosas pueden elegir, por ejemplo, chauchas y lentejas.

Tips para huerteros principiantes

Desde V de Verde instaron a dedicarle a la huerta al menos media hora diaria para que las plantas estén sanas.

“Recomendamos arrancar por plantas de hoja tales como la lechuga, la rúcula, la acelga y la radicheta, ya que éstas no necesitan mucho cuidado, crecen rápido y se las puede ir cultivando cada semana cuando llegan a buen tamaño”.

Lo ideal es dedicarle a la huerta al menos media hora diaria. Foto ilustración Shutterstock.

Lo ideal es dedicarle a la huerta al menos media hora diaria. Foto ilustración Shutterstock.

El tiempo de estas especies, en este caso, es clave, ya que alienta a seguir cosechando. “La satisfacción por nuestro trabajo llega mas rápido que al cuidar una planta de calabaza, que necesita varios meses para dar sus frutos”, dijeron los expertos.

¡Alerta, plagas!

A la hora de hablar de plagas la primera recomendación es mantener siempre un suelo nutrido y rico en biodiversidad. Según Doy y Blinder “las plagas suelen aparecer cuando no se encuentra ese equilibrio natural en el entorno”.

En ese marco destacaron que no alientan el uso de ningún pesticida químico, ya que “estos matan no sólo a las plagas sino también toda la vida del suelo, tan importante para lograr el equilibrio deseado”.

A la hora de hablar de plagas la primera recomendación es mantener un suelo nutrido y rico en biodiversidad. Foto ilustración Shutterstock.

A la hora de hablar de plagas la primera recomendación es mantener un suelo nutrido y rico en biodiversidad. Foto ilustración Shutterstock.

En el caso de que aparezca una plaga aconsejaron usar una mezcla de neem y agua purificada, o bien diluir jabón potásico en agua y, con un algodón, pasar suavemente esta mezcla por las hojas y tallos.

De todos modos, resaltaron que es conveniente consultar a un especialista, ya que no todas las plagas se tratan de la misma manera.

Seis consejos para que tu huerta sea un éxito

Una de las claves es tener nuestra huerta con la mayor variedad de plantas posibles. Foto: Shutterstock.

Una de las claves es tener nuestra huerta con la mayor variedad de plantas posibles. Foto: Shutterstock.

  1. Una de las claves es tener nuestra huerta con la mayor variedad de plantas posibles, para así poder mantener el ecosistema equilibrado. Para comenzar pueden ser 4 o 5 especies.
  2. Debe haber un mínimo de exposición al sol de 4 a 6 horas diarias.
  3. En general, debe realizarse un riego diario, sobre todo en verano.
  4. Revisar las hojas con frecuencia para encontrar las plagas antes de que sea demasiado tarde.
  5. La tierra debe ser buena en nutrientes y debe haber buen drenaje para cuidar las raíces.
  6. Estar atento a qué variedades conviven bien para evitar que compitan por los nutrientes.

Cómo hacer compost y evitar el mal olor

El compost es muy fácil de hacer”, dijeron los especialistas. Para ello es necesario utilizar contenedores con agujeros en la parte de abajo. Si la idea es no comprar recipientes, se pueden usar tachos de pintura.

El método es sencillo: hay que hacer distintas capas con nuestros desechos orgánicos, con hojas secas o cartón y con lombrices que van transformando lo que ponemos en compost fértil.

Se puede evitar el mal olor en el compost. Foto ilustración Shutterstock.

Se puede evitar el mal olor en el compost. Foto ilustración Shutterstock.

Hay que dejar que esta mezcla trabaje durante un tiempo, revolviendo cada tanto hasta lograr una tierra más homogénea.

¿Es posible evitar los malos olores provenientes del compost?: ¡Sí! La clave es mantener todos los desechos tapados con secos o tierra, para que estos no estén en contacto directo con el aire, no liberan sus olores y mantener el equilibrio entre húmedos y secos.

Radio Pinamar FM 100.7