Este indicador une al agua que consumís y el agua virtual. La opinión de ambientalistas.

La huella hídrica es un indicador que une al agua que ves (y que usás para bañarte o lavar los platos) y el agua dulce que no ves, llamada “virtual” (que se usó para producir tu remera o la carne que consumís). El primer paso para minimizar esta huella es, sin duda, conocerla.

Suena difícil de medir, pero una herramienta digital facilita la tarea. Fue desarrollada por la ONG Fundación Aquae, que tiene sedes en España, Colombia, Perú y Chile.

De forma gráfica y sencilla, la calculadora (podés acceder desde este linkva indagando en tus hábitos. ¿Cuántos minutos tardás en ducharte? ¿Reciclás el papel? Así, mide tu uso de agua por año y lo compara con el promedio mundial.

Desde la Fundación Aquae explican a Clarín que, en la calculadora, el ítem que más peso tiene depende mucho del uso que cada usuario realiza en cuanto a sus actividades.

Se necesitan 15.000 litros de agua para producir un kilo de carne. Foto AFP.Se necesitan 15.000 litros de agua para producir un kilo de carne. Foto AFP.

Por ejemplo, para una persona que se ducha todos los días durante 10 minutos, su gasto de agua puede suponer 73.000 litros por año solo en ese concepto.

Otros ítems importantes incluidos en la calculadora están vinculados al reciclaje y cómo las industrias papeleras o plásticas invierten gran cantidad de agua en elaborar sus productos, explican desde la fundación.

“El agua es primordial en el proceso industrial de las fábricas papeleras y plásticas. Por eso, históricamente las fábricas papeleras se instalaban cerca de los ríos. Y es que se necesitan 10 litros de agua para elaborar una hoja de papel”, señalan los voceros.

Ducharse todos los días durante 10 minutos implica consumir 73.000 litros de agua por año. Foto Shutterstock.Ducharse todos los días durante 10 minutos implica consumir 73.000 litros de agua por año. Foto Shutterstock.

“El reciclado de papel disminuye el consumo de agua en un 86% respecto de la producción directa desde la madera. Además, para fabricar una botella de plástico se necesitan hasta 5 litros de agua. Es decir, consumimos 1 litro, pero malgastamos 5 por el camino”, continúan.

Y acá viene algo que nos toca de cerca a los argentinos: la calculadora mide el consumo de carne.

“Quien ingiere 1 kilo de ternera a la semana, el consumo de huella hídrica se eleva a 780.000 litros/año debido a la elevada necesidad de agua que se necesita, entre otras cosas, para alimentar a estos animales”, remarcan desde la fundación.

El agua que no vemos

Cada objeto y servicio que nos rodea necesita de muchos litros de agua para ser producido. Se llama “virtual” porque no se ve, pero está oculta en nuestros consumos.

Al respecto, la Fundación Aquae indica que es muy importante hacer visible el “agua virtual”. Y es que, para explicarlo con claridad, el contenido de agua virtual de una naranja no son los 0,05 litros de agua que se podrían obtener exprimiéndola a fondo, sino los 50 litros de agua que fue necesario invertir en su cultivo.

En ese sentido -continúa la fundación- una lata de gaseosa contiene 0,35 litros de agua, pero se requiere una media de 200 litros para producir y procesar el azúcar que contiene esa lata.

Otro ejemplo: para poder tomar una taza de café por la mañana son necesarios 140 litros de agua empleados en el cultivo, producción y empaquetado de los granos de café.

Los alimentos son los que más agua conllevan, pero la cantidad varía mucho según el tipo de producto. Se necesitan:

* 15.000 litros de agua para producir un kilo de carne.

* 2.500 litros de agua para un kilo de arroz.

Se necesitan solo 131 litros de agua para producir 1 kilo de zanahorias. Foto Shutterstock.Se necesitan solo 131 litros de agua para producir 1 kilo de zanahorias. Foto Shutterstock.

* 1.800 litros para un kilo de azúcar.

* 1.600 litros para un kilo de pan.

* 1.000 litros de agua para un litro de leche.

* 100 litros de agua para un kilo de naranjas.

¿Carne sí o carne no?

“Un kilo de carne tiene unos 15.000 litros de agua implícita porque para obtener esa carne tuviste que tener una vaca varios años donde tomó agua, comió pasto regado y en el frigorífico también se tuvo que limpiar con agua. Es toda esa sumatoria”, explicó el ingeniero en Recursos Hídricos de la Universidad Nacional del Litoral, Oscar Duarte, a la agencia Télam.

Consultado por Clarín, Bruno Giambelluca, coordinador de la campaña de Cambio Climático de Greenpeace opina que “toda acción que ayude a reducir el derroche de agua es bienvenida”.

“Al consumir un trozo de carne de poco más de 300 gramos, el agua que fue necesaria para su producción es de unos 5.000 litros aproximadamente, mientras que para producir 1 kilo de trigo hacen falta 1.300 litros o 131 para 1 kilo de zanahorias”, compara.

“Desde Greenpeace invitamos a reducir el consumo de carne y reemplazar por productos más amigables para nuestro planeta y sus finitos recursos, como el agua”, remata Giambelluca.

Qué podés hacer para reducir tu huella

Según Giambelluca, hay muchas acciones concretas que los ciudadanos pueden implementar de forma individual para evitar un derroche de agua. Algunas de ellas son:

El reciclado de papel disminuye el consumo de agua en un 86%. Foto: Luciano Thieberger.El reciclado de papel disminuye el consumo de agua en un 86%. Foto: Luciano Thieberger.

* Cerrar la canilla al lavar los platos y al cepillarse los dientes. Usarla solo cuando sea necesario.

Evitar derrochar agua para la limpieza de veredas o todo tipo de acción que implique la pérdida de grandes litros de agua.

* Optar por consumir productos que no impliquen un alto consumo de agua.

Radio Pinamar FM 100.7