Es una dieta con historia que mejora nuestro organismo. Se usa con un método más exigente y otro más suave.

Cada vez son más los adeptos a la práctica del ayuno intermitente, ya sea para reducir kilos de más o para mejorar la salud. Muchos lo adoptan como un estilo de vida. Hacer ayunos intermitentes, es decir, abstenerse de ingerir alimentos por una cantidad de horas determinadas podría resultar una rutina con grandes beneficios, entre ellos, reducir enfermedades asociadas a la vejez como el deterioro cognitivo.

¿Se trata de una de las tantas dietas que se ponen de moda o es una nueva manera de nutrirnos que llega para quedarse? Ayuno intermitente: cómo es la dieta, cuáles son sus beneficios y qué se puede tomar.

Ayuno intermitente: cómo es la dieta

El ayuno intermitente es una estrategia de alimentación en la que se combinan períodos largos de ayuno con otros en los que se puede comer libremente. La práctica del ayuno intermitente no es algo nuevo, hace ya algunos años que se difunde no solo para controlar el peso sino también como un método consciente de dar alivio y desintoxicar al organismo.

En las ocho horas que comemos, lo mejor es lo más natural y saludable.

En las ocho horas que comemos, lo mejor es lo más natural y saludable.

De hecho, el concepto de depurar el cuerpo a través de ayunos es una práctica con siglos de tradición. “El ayuno intermitente es un método de dieta que puede ayudar a controlar el peso y mejorar la salud, pero fundamentalmente es una forma de alimentación que nos hace conscientes del funcionamiento y de las necesidades de nuestro cuerpo”, explica la doctora Laura Firpo, médica familiar homeopática, que dicta Talleres de Alimentación en Armonía con la Naturaleza.

La especialista nos agrega que “el ayuno es una manera de dar reposo digestivo, basado en la manera en que comíamos tiempo atrás, cuando no había kioscos 24 hs, ni supermercados. El ser humano estaba acostumbrado a alimentarse una o dos veces en el día dándole al cuerpo aquello que la naturaleza le ofrecía.”

Tradicionalmente este patrón consistía en hacer dos días corridos de ayuno por semana, es decir la dieta conocida como la 5/2, algo para lo que se requiere esfuerzo, disciplina y que podría no ser apto para todo el mundo. Por eso hay otros patrones de dieta consciente, más sencillos de llevar a cabo, como el 16/8, que consiste en ayunar durante 16 horas para dejar descansar al tracto digestivo, preferentemente en horarios nocturnos para aprovechar las horas de sueño y que se haga más liviano. Y durante las ocho horas restantes, comer libremente, sin seguir dieta alguna en particular.

Símbolo del actual ayuno intermitente: 8 horas sí, 16 hs. solo agua e infusiones.

Símbolo del actual ayuno intermitente: 8 horas sí, 16 hs. solo agua e infusiones.

¿Qué se puede tomar durante el ayuno?

Durante las horas de ayuno solo se puede beber agua o infusiones de hierbas, eventualmente café de filtro, no instantáneo. Y en todos los casos, sin edulcorar ni combinar con leche. “Prohibidas” las bebidas alcohólicas, refrescos azucarados, jugos o batidos de frutas o verduras porque interrumpen la fase de ayuno aportando calorías o nutrientes.

En cuanto a los alimentos en las horas “permitidas”, la doctora Firpo recomienda “comer los alimentos que ofrece la naturaleza en relación a cada estación del año: en otoño por ejemplo, aprovechar los cítricos que fortalecen el sistema inmunológico y las hortalizas y verduras como el brócoli, repollitos de bruselas, pimientos y tantas otras, que contienen las vitaminas y minerales que necesita nuestro organismo en esta época. La propuesta es generar un patrón de alimentación consciente y acorde a las posibilidades de cada persona, según el lugar donde viva”.

En cuanto a los beneficios de esta manera de alimentarnos se pueden mencionar la regulación de los mecanismos naturales de hambre y saciedad, la quema de grasas, una mayor concentración porque estamos más alertas, la reducción de riesgos cardíacos y muchas otras afecciones vinculadas al envejecimiento como el deterioro cognitivo.

En ayuno, solo se puede tomar agua o tes de hierbas sin edulcorante ni azúcar.

En ayuno, solo se puede tomar agua o tes de hierbas sin edulcorante ni azúcar.

Por último, la especialista advierte que este tipo de dieta no es adecuada para embarazadas o mujeres lactantes, tampoco para niños o adolescentes en edad de crecimiento, ni para personas con alteraciones en su glucemia o alteración pancreática. Y un detalle no menor: “hay que ser muy cuidadosos al terminar las horas de ayuno. De nada servirá este patrón de alimentación si comemos cualquier cosa y desaforadamente”, concluye la especialista.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7