Inspirado en principios astronómicos y el movimiento orbital, es un nuevo gran atractivo de la ciudad. Video y fotos.

Un total de 39.000 metros cuadrados, 300 exposiciones y 120 colecciones distintas san algunas de las cifras que incluye la carta de presentación del Museo de Astronomía de Shanghai, en China; el planetario más grande del mundo y uno de los mejores lugares del mundo para contemplar las estrellas.

Inauguradas el pasado 18 de julio, las instalaciones, que forman parte del complejo museístico de Ciencia y Tecnología, han causado auténtica sensación no sólo en China, sino en todo el planeta.

Y es que las dimensiones, la amplia oferta y el atrevido diseño futurista inspirado en los principios astronómicos y el movimiento orbital convertirán con toda probabilidad a este centro en una de las nuevas atracciones de la ciudad.

Siguiendo la geometría del universo

El proyecto, ganador de un concurso internacional celebrado en 2014, plasma a través de sus formas la continuidad entre el espacio y el tiempo e incorpora conceptos propios de la historia de la astronomía china y la ambición del país con su programa de exploración espacial.

Construido por Ennead Architects, una prestigiosa firma con sede en Nueva York que ha invertido cinco años en la tarea, el planetario no contempla líneas ni ángulos rectos, haciéndose eco de la geometría del universo.

El planetario no contempla líneas ni ángulos rectos, siguiendo la geometría del universo. Foto www.ennead.com

El planetario no contempla líneas ni ángulos rectos, siguiendo la geometría del universo. Foto www.ennead.com

Thomas Wong, el auténtico artífice de esta maravilla arquitectónica de Shanghai, explicó que para diseñar el planetario se inspiró en el problema de los tres cuerpos en física, ya que es un juego de órbitas complejas. “Son relaciones dinámicas en oposición a un simple círculo alrededor del centro, y eso fue parte de lo que el diseño buscó: capturar esa complejidad”, expresó.

Para conseguir ese objetivo, se optó por usar tres formas principales: el óculo, la cúpula invertida y la esfera, que funcionan como instrumentos astronómicos, siguiendo al Sol, la Luna y las estrellas.

El óculo, ubicado sobre la entrada principal del museo, demuestra el paso del tiempo; la esfera, que se encuentra semisumergida en el teatro del planetario, evoca la ilusión de antigravedad, y la cúpula invertida -una gran estructura de cristal tensado- está situada en la parte superior del atrio central del edificio y permite a los visitantes tener una visión sin obstáculos del cielo. La colocación estratégica de todos estos elementos garantiza el flujo ininterrumpido por las galerías.

Las autoridades esperan que lo visiten 6.000 personas por día. Foto www.ennead.com

Las autoridades esperan que lo visiten 6.000 personas por día. Foto www.ennead.com

Realidad aumentada, realidad virtual y biometría

Las instalaciones, que incluso desde la perspectiva aérea plasman su similitud con la de un instrumento astronómico, están dedicadas en buena parte a las exposiciones interactivas, tanto permanentes como temporales.

Para ello se optó por el uso de la realidad aumentada, la realidad virtual y la biometría. Sobresale un telescopio solar de 23 metros de altura al aire libre, una gigantesca pantalla IMAX y el extraordinario observatorio. Por todo ello, los responsables prevén que el nuevo museo reciba la visita de seis mil personas cada día.

El planetario y museo de astronomía es un nuevo atractivo de Shanghai. Foto www.ennead.com

El planetario y museo de astronomía es un nuevo atractivo de Shanghai. Foto www.ennead.com

Y es que, según Wong, “las exposiciones y la arquitectura del nuevo planetario de esta ciudad de China comunican más que contenido científico: iluminan lo que significa el ser humano en un universo inmenso y todavía en buena parte desconocido”.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7