viernes, junio 5, 2020
Medio Ambiente

Armonía en casa Cómo activar el “Feng Shui de los sonidos”

Aprendé a sintonizar con las melodías que crean armonía en tu hogar. La especialista Patricia Traversa explica cómo usar los sonidos y la música para generar armonía a tu alrededor.

La música es un recurso de armonización muy estimado por el Feng Shui. Se sabe que los sonidos y melodías pueden “revertir” emociones negativas y generar climas muy positivos dentro del hogar.

Los sonidos introducen modificaciones energéticas en el ambiente, al igual que los aromas, las formas, y los colores. Todos experimentamos alguna vez en un abrir y cerrar de ojos la energía que fluye a través del sonido de una buena música. Una llave que toca lo más profundo del corazón y nos lleva a nuevos estados emocionales, nos inspira, nos relaja, nos alegra o nos da nostalgia.

La música, además de tener impacto psicológico, tiene efectos fisiológicos sobre el organismo, puesto que estimula el sistema sensorial límbico y talámico del cerebro, y se la utiliza como terapia complementaria en diversos problemas de salud. La musicoterapia ha sido estudiada también en plantas y animales. Por ejemplo, se vio que las vacas reducen su producción de leche expuestas a los ruidos fuertes de un aeropuerto cercano.

Hay melodías que nos conectan con nuestro equilibrio interior, algunas ayudan a la relajación y a la introspección espiritual. Foto: Shutterstock.

Hay melodías que nos conectan con nuestro equilibrio interior, algunas ayudan a la relajación y a la introspección espiritual. Foto: Shutterstock.

El científico japonés Masaru Emoto realizó diversos experimentos con agua, exponiéndola a diferentes estímulos controlados, y observó bajo microscopio las formas que adquirían las gotas de agua. Comprobó, entre otros asombrosos hallazgos, que el agua expuesta a música clásica adoptaba formas delicadas y simétricas, pero si se la exponía a heavy metal o palabras feas, el agua en lugar de formar cristales hermosos, adoptaba estructuras caóticas.

La música es un recurso de armonización muy estimado por el Feng Shui. Foto: Shutterstock.

La música es un recurso de armonización muy estimado por el Feng Shui. Foto: Shutterstock.

Sonidos relajantes para cada día

Hay sonidos con energía desequilibrante o canciones con letras vinculadas a emociones de pérdida, abandono o tristeza que impregnan el ambiente y a las personas que lo habitan con un Qi nocivo. En cambio, ciertas melodías alegres y suaves pueden hacer maravillas cuando las escuchamos. Y si hay alguien triste o deprimido es ideal la música que invita a bailar o cantar.

Otras melodías nos conectan con nuestro equilibrio interior, algunas ayudan a la relajación y a la introspección espiritual, como los mantras cantados o recitados. Además de sus aspectos vibracionales benéficos, los mantras sirven para enfocar y sosegar la mente. Al concentrarnos en la repetición del sonido, todos los demás pensamientos se desvanecen poco a poco hasta que la mente queda clara y tranquila.

Antiguamente, en culturas como la de Grecia, India, China y Tíbet, los instrumentos se afinaban en la frecuencia 432 Hz, que está en sintonía con la del planeta. Foto: Shutterstock.

Antiguamente, en culturas como la de Grecia, India, China y Tíbet, los instrumentos se afinaban en la frecuencia 432 Hz, que está en sintonía con la del planeta. Foto: Shutterstock.

El sonido de los cuencos tibetanos también es muy benéfico; muchos de ellos están armonizados en la frecuencia 432 Hz en lugar de la normalizada 440 Hz. Una de las cualidades del sonido es la frecuencia, además de la intensidad, la duración y el timbre. Antiguamente, en culturas como la de Grecia, India, China y Tíbet, los instrumentos se afinaban en la frecuencia 432 Hz, que está en sintonía con la del planeta; esta frecuencia nos equilibra, induce a la expansión de la consciencia y permite reconocer la paz interior.

Sabia naturaleza

Otro tipo de sonidos muy apreciados en el Feng Shui para ser introducidos en la casa son los de la naturaleza. Puesto que la mayoría de las personas viven en ciudades, han perdido el contacto con el silencio hablado de la naturaleza, ese que solo es interrumpido por el susurro del viento o de la lluvia, el golpetear de las olas, el roce de las hojas, el canto de los pájaros, el sonido de los grillos.

Vivimos con un telón de fondo ruidoso proveniente de motores, tecnología, gritos, toda contaminación sonora que desequilibra al ambiente y altera nuestro equilibrio interior. Sin embargo, podemos utilizar adentro de nuestras casas grabaciones de sonidos de la naturaleza, un rato todos los días, mientras hacemos las tareas del hogar, por ejemplo. Tener alguna fuente de agua en funcionamiento, aunque sea pequeña, móviles en las ventanas, como carrillones de metal o bambú, te aportará una dosis de energía fresca y positiva en el transcurso del día.

Tener alguna fuente de agua en funcionamiento, aunque sea pequeña, móviles en las ventanas, como carrillones de metal o bambú, te aportará una dosis de energía fresca y positiva en el transcurso del día. Foto: Shutterstock.

Tener alguna fuente de agua en funcionamiento, aunque sea pequeña, móviles en las ventanas, como carrillones de metal o bambú, te aportará una dosis de energía fresca y positiva en el transcurso del día. Foto: Shutterstock.

De alguna manera la música y los sonidos benéficos son para quien los escucha un viaje a través de los sentidos, que transportan mucho más allá de la circunstancia que estemos viviendo. Recordá que la fuerza emocional de la música puede ayudarte a armonizar la energía de la casa y cambiar la forma de pasar tu tiempo en ella.

Por Patricia Traversa, directora del Centro Oficial de Feng Shui Profesional y autora del libro “Cambie su vida con Feng Shui”

Deja una respuesta