Graeme Obree pasó del anonimato a ser un revolucionario. Su historia de bullying, depresión e intentos de suicidio.

Durante la década del 90, un ciclista amateur rompió los moldes del deporte sobre dos ruedas. Graeme Obree pasó del anonimato absoluto a ser dos veces campeón del mundo sobre pista y batir dos veces el récord más importante de este deporte.

El nacido en Inglaterra hizo todo esto en bicicletas modificadas por él mismo y además, creando nuevas posiciones para correr que fueron puestas en discusión por la mismísima Unión Ciclista Internacional (UCI). La historia de una persona que se refugió en el deporte como método de escape de sus problemas personales.

Vivió su infancia en Escocia, aunque se crió en un ambiente complicado. Haber sufrido bullying de niño generó un complejo cuadro de desorden bipolar depresión que lo seguiría a lo largo de su vida. Pero sobre las dos ruedas podía escapar de sus traumas no solo físicamente, sino también mentalmente, al menos por un rato.

Armó su propia bicicleta utilizando partes de su lavarropas y rompió el récord del mundo.

Armó su propia bicicleta utilizando partes de su lavarropas y rompió el récord del mundo.

Inicios

Pedaleando encontró la pasión de su vida. Con el tiempo abrió una tienda de bicicletas y se volvió un experto en la materia. No sólo andando, sino también armando y desarmándolas. Una persona que conocía al detalle cada una de las piezas que componía la maquinaria que utilizaba.

Entrenaba mucho y no se cansaba. Decidió correr en carreras locales para seguirse probando. Un experto en la materia, tanto desde lo mecánico como desde lo deportivo. Pero quiso dar un paso más. Tuvo la idea de romper el exigente récord de la hora.

El récord de la hora, en ciclismo, es la mayor distancia recorrida sobre la bicicleta en sesenta minutos, esta prueba es generalmente realizada en un velódromo. Pero Obree, que tenía como objetivo superar a Francesco Moser, uno de sus ídolos, decidió que debía innovar.

Rompió dos veces el récord de la hora mundial, en julio de 1993 y en abril de 1995.

Rompió dos veces el récord de la hora mundial, en julio de 1993 y en abril de 1995.

“Postura del huevo”

En vez de utilizar una nueva postura que le permitiese ir más rápido, diseñó una nueva bicicleta que le permitiese adoptar esa postura más aerodinámica para ganar mayor velocidad. En definitiva, una bicicleta más pequeña y más incómoda, pero más veloz.

La llamó Old Faithful (vieja confiable) y por su apariencia todos se reían de ella, pero no importaba si le permitía ganar. Utilizó piezas de su propia lavadora ya que se dio cuenta de que los rodamientos de ésta le permitían ganar mayor impulso utilizando menor fuerza.

Esto también le permitió utilizar una posición más aerodinámica que luego fue conocida por el mundo del ciclismo como la “postura del huevo“. Consistía en apoyar lo máximo posible el pecho sobre el manillar, inclinando el tronco hacia adelante y elevando las rodillas, una posición similar a la de un esquiador.

Y llegó el día. El 17 de julio de 1993 Graeme Obree fue por su hazaña. Al enterarse de que Chris Boardman, un ciclista profesional y medallista olímpico, también iba a buscar romper el récord de la hora que ostentaba Moser, decidió adelantarse. Se presentó una semana antes en Hamar, Noruega y realizó una de las pruebas más difíciles del ciclismo. Falló por dos vueltas.

Obree inventó la posición "Superman" con la que ganó una medalla de oro en 1995.

Obree inventó la posición “Superman” con la que ganó una medalla de oro en 1995.

Primeros récords

El italiano seguía en el podio, pero él volvió a intentarlo a la mañana siguiente. Prácticamente sin dormir y con su “vieja confiable” superó la marca de Moser por 400 metros, logrando algo que parecía inalcanzable para un deportista amateur. “No sentía los labios y se me durmieron los pies”, declaró Obree tras la conquista.

Pero tan solo una semana más tarde, Boardman batió el récord mundial del escocés volador dejándolo con las manos vacías. La revancha sería en el Campeonato Mundial de Ciclismo de Pista, ese mismo año. En la misma pista donde había conseguido el récord de la hora semanas antes, Graeme se consagró campeón en persecución individual de 4 mil metros venciendo al mismísimo Boardman.

Al año siguiente, el escocés volador se preparó para volver a romper el récord de la hora. Pero la Unión Ciclista Internacional (UCI) tomó una determinación que parecía ir directamente contra él: decidió prohibir la posición que éste utilizaba y exigió que exista una distancia entre los brazos y el pecho.

La determinación fue tomada el mismo día que comenzaba el Mundial de Ciclismo en Pista de 1994, en Italia. Obree compitió con su método, pero fue descalificado. Esta situación, sumado a la muerte de su hermano, generaron en el escocés una profunda depresión, agravada por los intentos de suicidio de su infancia y adolescencia.

Obree inventó la posición "huevo", apoyando el pecho sobre el manillar y elevando las rodillas.

Obree inventó la posición “huevo”, apoyando el pecho sobre el manillar y elevando las rodillas.

“Superman”

Alguien que asoma desde afuera del sistema y llega a la cima del mundo con sus propias técnicas y elementos, pudo haber enojado a algunas empresas patrocinadoras y también a los fabricantes de bicicletas. En definitiva, un outsider contra el establishment. Se corría el rumor de que por eso lo intentaban dejar afuera. Sin embargo, no se dio por vencido y al año siguiente fue por más.

En 1995 conquistó el Mundial disputado en Colombia. Allí, Obree obtuvo la medalla de oro en los 4 mil metros de persecución individual y el mismísimo presidente de la UCI fue quien lo premió. Ante esta tensa relación, el escocés dijo: “Fue un incentivo extra ganar sabiendo que Verbruggen era el que iba entregar las medallas”. Así, vencía a su verdugo.

El doble campeón mundial también batió, en abril de ese mismo año, el récord de distancia recorrida en una hora. Cabe destacar que el escocés volador inventó una nueva posición para competir ese año llamada “Superman“. Alejó el manubrio lo suficiente como para que sus brazos estuvieran bien estirados y pueda inclinarse hacia adelante para ser más aerodinámico, sin romper la regla establecida por la UCI de tener los brazos separados del pecho.

Las bicicletas que utilizó el escocés volador.

Las bicicletas que utilizó el escocés volador.

Reconocimiento

Al poco tiempo la Unión Ciclista Internacional prohibió la postura “Superman” y Obree dejó el ciclismo profesional. Intentó volver en el año 2000 pero no pudo. En diciembre del año 2001 intentó suicidarse por tercera vez, pero la soga con la que iba a colgarse se rompió.

En 2014 la UCI admitió los errores del pasado al haber prohibido posiciones o bicicletas que detuvieron el progreso del deporte y restauró los récords mundiales anteriores al 2000 que habían sido prohibidos. La increíble historia del escocés volador fue llevada a la pantalla grande en 2006 (The Flying Scotsman). Finalmente, Graeme Obree ingresó al salón de la fama del ciclismo británico en 2009.

Leave a Comment

Radio Pinamar FM 100.7