Una inteligencia artificial permite modificar aspectos básicos de un video en vivo para streams o llamadas