sábado, septiembre 26, 2020
Fashion

A punto de cumplir 75 años: la historia de la bikini continúa

La inauguración de un museo totalmente dedicado al famoso traje de dos piezas en Alemania, próximo a su aniversario número 75, nos lleva a una retrospectiva. Símbolo de la liberación, esta es la pieza que sigue cambiando la historia.

Las secuelas de la Segunda Guerra Mundial, las pruebas nucleares, el advenimiento del bronceado, la emancipación de las mujeres y el deseo de hacer ruido, están en el origen de la bikini o al menos parte su historia. Sucede que el traje de baño de dos piezas no es tan reciente, pero como lo conocemos hoy, provocó una verdadera revuelta.

Las primeras representaciones de mujeres con diademas y medias se remontan a los tiempos de los romanos y la antigua Grecia. Pero los modales mojigatos y el deseo de mantener a las mujeres bien controladas, durante los siguientes siglos obtuvieron lo mejor de esta libertad. Además, en 1907, la nadadora australiana Annette Kellermann se atrevió a llevar un traje de baño que la cubría pero más ajustado que el atuendo habitual porque resultaba menos restrictivo para moverse.

Eso fue sin contar la implacable moralización del castigo por “indecencia”. Recién en la década de 1920 fue que se comenzó a ver un poco de luz en el tema.

Sólo los gigantes de Hollywood no aceptaron la aparición de tanto “desparpajo” y decidieron implementar el “código Hays” en 1934. Más tarde se especificó estrictamente que la visión del ombligo y las caderas en la pantalla quedaba prohibida. Lo mismo ocurrió del lado del Vaticano, en donde quedó prohibido el uso del traje de dos piezas. A pesar de todo, las cosas se movieron, y también las mentalidades.

En Francia, las primeras vacaciones pagas democratizaron los balnearios. Los trabajadores comenzaron a disfrutar de la playa y el bronceado comenzó lentamente su revolución.

“EN BIKINI, SE VE COMO UNA BOMBA”

“En ese momento, las personas que iban al mar pertenecían a la alta sociedad”, dice Ghislaine Rayer, coleccionista de lencería, autora de “Bikini, The Legend” (ed. Michel Lafon) y co-creadora del Bikini Art Museum en Alemania.

A finales de la década de 1930, la moda del bronceado comenzó a afianzarse y la pieza tolerada en ese momento rápidamente se volvió poco práctica. Luego se dividió en dos, pero sin mostrar el vientre. Fue en 1946 cuando el francés Louis Réard se animó a lo impensable: reducir la superficie de la tela y mostrar el ombligo.

El hombre que estudió ingeniería después de la Primera Guerra Mundial, volvió a trabajar en el negocio familiar. Su madre hacía prendas de punto y medias. En 1925, Louis se unió a ella y creó una industria de trajes de baño. Era extremadamente vanguardista. Observó todo lo que se hizo en el extranjero, especialmente en Estados Unidos.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el negocio no funcionó. Pero Louis dotado de un increíble sentido de los negocios y la comunicación, no se quedó de brazos cruzados. Decidió en 1946 crear el más pequeños de los trajes de baño que la bailarina de cabaret Micheline Bernardini usaría durante una competencia de bikinis organizada por el hotel Molitor. El traje de baño estaba diseñado para “no ser usado” porque dejaba demasiado a la vista. Pero estaba hecho para ganar. Y así fue que se convirtió en un éxito. Estuvo inteligente además con el nombre “bikini”: proviene del nombre de “Atolón Bikini” donde Estados Unidos realizó las pruebas atómicas. Y así Louis jugó felizmente con la semántica en sus consignas. “En bikini, ella parece una bomba”.

CUANDO EL MUNDO DEL ESPECTÁCULO SE INVOLUCRA

Muy establecido en el teatro, Louis Réard se hizo conocido por todos. Incluso entabló amistad con Henri Varna, actor y director de grandes teatros en París. No se necesitó  más  para presentar al traje de baño de dos piezas a las estrellas del momento.

La moda se apoderó así de la tendencia y Brigitte Bardot, la primera, se expuso en la película “la chica del bikini” de Willy Rosier (1952). Y mientras Louis Réard cruzaba las playas de la Costa Azul con su  yate y sus modelos equipados con los famosos trajes de baño, la bomba llegó a  Estados Unidos. Ursula  Andress, la primera, causó estragos con sus dos piezas  blancas en “James Bond 007 contra el Dr. No” o Jayne Mansfield en la portada de “life Magazine” usando otra bikini.

La bikini solo lleva parte de la historia de la liberación de la mujer. Los comienzos se dan en los años ‘50, pero realmente entra en los espíritus veinte años después. Fue en la década del ‘70 que se convirtió en una pieza de moda de pleno derecho, cuando comenzó a producirse en masa.

EL SÍMBOLO DE LA LIBERACIÓN PERDURA

Si hoy el traje de baño se convirtió en la corriente principal en la mayor parte del mundo, e incluso el tema de un museo en Alemania inaugurado en julio de 2020, sin embargo, sigue siendo un arma de reclamo por derecho propio. Los cuerpos desnudos bien pueden ser aceptados, pero hasta cierto punto. Haciendo hincapié en siluetas estandarizadas y a menudo retocadas. La bikini experimentó recientemente una nueva revolución: la de la naturalidad 100%, donde las mujeres orgullosas y valientes quieren abrazarse.

Para Louis Réard, quien afirmó que su bikini solo podía ser usada por mujeres jóvenes y delgadas, las nuevas generaciones le demuestran que no tenía razón. Ahora hay más y más campañas publicitarias que revelan todos los tipos de cuerpo y eso nos empodera y nos encanta.

La súper modelo Kate Moss impuso un modelo icónico que hoy día sigue llevado su nombre. El modelo “Kate” es de tiro bajísimo y corpiño triangulito. Un corte que ella misma sigue usando hoy y que siguen haciendo propio miles de mujeres por su comodidad.

 

Deja una respuesta