Cuarenta años después de los últimos recitales de Serú Girán en el estadio de Obras Sanitarias, salieron a la luz audios e imágenes inéditas de aquellas cuatro funciones legendarias que marcaron el fin de los llamados “Beatles argentinos”. El material fue presentado días atrás en las redes sociales oficiales de la agrupación, que publicaron en Youtube un documental dirigido por el productor televisivo y coleccionista Lautaro Guido Pavía. La producción audiovisual reúne testimonios en detalle del equipo técnico de la banda –el monitorista Gustavo Gauvry, el ingeniero de sonido Amílcar Gilabert y el iluminador Juan José Quaranta), del periodista Alfredo Rosso y del coleccionista Gustavo García. Con narración en off de Valeria Delgado, el trabajo no solo pone el foco en lo que fueron esos conciertos, sino que también da cuenta de la magnitud de la banda en un tiempo especial de la Argentina, cuando se avizoraba el fin de la dictadura.

No llores por mí, Argentina, que comparte su título con el clásico disco en vivo lanzado meses después de los shows, también intenta dilucidar los motivos por los que Charly García, David Lebón, Pedro Aznar y Oscar Moro retocaron en estudio esas grabaciones al punto de convertir aquel álbum en una postal artificiosa, que apenas conserva la frescura de las actuaciones del 6 y 7 de marzo de 1982, recordadas por todos como magníficas. Solo una mitad de las canciones que tocaron en cada función quedaron en el corte final, entre las que se cuentan las hasta entonces inéditas “Popotitos” y el tema que da nombre al disco. Pavía repone en el documental las versiones en crudo de “No llores por mí, Argentina” y “Eiti Leda” grabadas por Gauvry, pero además conserva otras rarezas como “Oh dios, qué puedo hacer”, “Pena en mi corazón” (luego “Yo no quiero volverme tan loco” e incluida en el debut solista de Charly García) “María Navidad” y “Te cubrirás de soledad” que fueron registradas con un grabador de mano por Gustavo García desde el público.

El documental "No llores por mí, Argentina" también rescata imágenes inéditas de Serú Giran (Foto: Andy Cherniavsky)
El documental “No llores por mí, Argentina” también rescata imágenes inéditas de Serú Giran (Foto: Andy Cherniavsky)

“Gauvry me contó que le dio la cinta máster a la banda y ellos después la usaron para hacer el demo, grabaron encima. Siempre busqué las funciones originales para ver cómo habían sonado. Con Gustavo (García) pudimos juntar la totalidad de los conciertos y hará unos dos años nos propusimos hacer algo con ese material para conmemorar los 40 años de la despedida de Serú Girán, que originalmente fue anunciada como el adiós de Pedro Aznar”, dice Pavia. Además, señala que procuraron conseguir fotos inéditas para que fuera algo distinto: “Los documentales de rock tienden a usar siempre las mismas imágenes, los mismos audios, y lo que buscan los fanáticos de los músicos son grabaciones inéditas”. Hay fotografías de Andy Cherniavsky Gabriel Rocca, entre otras sacadas por los fans que asistieron.

“Yo sabía que lo que tenía era valioso y que iba a valer la pena más adelante. Es un material que no lo hice circular en su momento porque, aunque parezca increíble, no había demanda. Con el esplendor de la carrera solista de Charly y la de David, nadie estaba interesado en Serú Girán”, le dice a Infobae Cultura el coleccionista de archivos inéditos Gustavo García, quien desde 1976 a la fecha grabó y juntó una infinidad de material en vivo. “Cualquiera de los dos lo podría haber subido hace cinco o diez años a YouTube desde nuestras cuentas personales, pero no se le habría dado el valor que realmente tiene”, agrega Pavía.

A la izquierda, puede leerse en el boleto de una de las funciones la leyenda "no podrán ingresar grabadores o cámaras fotográficas". A la derecha, la cinta no oficial que grabó el coleccionista Gustavo García
A la izquierda, puede leerse en el boleto de una de las funciones la leyenda “no podrán ingresar grabadores o cámaras fotográficas”. A la derecha, la cinta no oficial que grabó el coleccionista Gustavo García

Amílcar Gilabert, el técnico de sonido de la sala, se sorprendió al escuchar la calidad de las grabaciones de García. “El mismo equipo que era el encargado de sacar los grabadores y las pilas ahora agradecen que a Gustavo no se lo encontraron, si no, por ejemplo, el audio de la policía nunca en la vida se hubiera escuchado y se hubiera seguido contando mal la anécdota”, dice Pavía. El director se refiere al famoso incidente con una oficial que empezó a detener personas del público. “Si esa mujer que está ahí llevándose gente en cana no se va, no tocamos más, loco. Que se vaya ya esa mina. ¡Vos, largo! Esto es un recital, no una comisaría”, gritó Charly García y sus palabras bastaron para sacar al agente del estadio Obras.

“La restricción para entrar grabadores era fuertísima. Había un puesto de panchos frente a la entrada de Obras lleno de grabadores requisados por la gente de producción. Hoy no sé cómo fue que no me lo descubrieron porque aparte vigilaban durante los shows. Me ayudó que la gente se paró en las butacas y un poco te acovachás”, dice García, que alcanzó a registrar con un amigo casi la totalidad de las cuatro funciones, salvo dos temas que no llegaron a grabar por un cambio de pilas. “Se grababa bastante en esa época, aunque muchos chicos terminaban borrando el material o lo prestaban y se perdía. No se le daba el valor que por supuesto tiene ahora. Yo llegué a borrar recitales de Vox Dei, Pappo o Invisible de mediados de los 70 y hoy me quiero matar”, rememora el coleccionista.

Lautaro Guido Pavía (izq), director del documental, y el coleccionista Gustavo García (der)
Lautaro Guido Pavía (izq), director del documental, y el coleccionista Gustavo García (der)

Serú Girán estaba en todo su esplendor a principios de los 80. Sin embargo había signos de cierto desgaste entre los miembros de la banda, que se pusieron de manifiesto con la repentina decisión de Pedro Aznar de continuar su carrera en los Estados Unidos. Poco tiempo antes, García y Lebón habían grabado en los estudios Del Cielito versiones en inglés de “Peperina”, “Yendo de la cama al living”, “Esperando nacer” y “Seminare”, con la intención de expandir los horizontes más allá de Latinoamérica. El documental muestra algunos fragmentos de esas grabaciones, a la vez que da cuenta de las posibilidades que tenía la banda de dar un salto hacia el exterior. Finalmente, esa ruptura intempestiva terminaría cimentando las carreras solistas de sus compositores. De alguna manera, como sugiere Gustavo Gauvry en el documental, No llores por mí, Argentina fue la respuesta de los músicos a no querer hacer un disco en vivo y, de un modo más inconsciente, la ocasión para compartir un tiempo más juntos.

Charly García, durante una de las últimas presentaciones de Serú Girán en Obras (Foto: Jorge González)
Charly García, durante una de las últimas presentaciones de Serú Girán en Obras (Foto: Jorge González)

Tras las recientes remasterizaciones de los primeros discos de Serú Girán, sumado a la edición del libro sobre la banda Entre lujurias y represión, de Mariano Del Mazo e incluso la recopilación de entrevistas titulada Charly García, por Daniel Chirom (reeditada este año), este documental disponible libremente en YouTube vuelve a poner el foco en una de las bandas más emblemáticas del rock argentino de todos los tiempos. “Queremos que sea un punto de partida para dar a conocer diversos materiales de gran calidad que tenemos y que fuimos encontrando. Esto incluye grabaciones de Charly, de Spinetta y de Los Abuelos, entre otros, pero queremos realizarlo con entrevistas y material de archivo”, puntualiza el coleccionista.