Mi auto y yo: Facundo Arana y la historia de cómo logró comprar la camioneta negra de Volver al Futuro

  • El actor se declara amante de las pickups

Facundo Arana es actor, conductor, músico, alpinista y un incansable generador de conciencia sobre la importancia de la donación de sangre. Y también se considera un amante de los automóviles. “Me llevo excelente con los autos”.

En charla con Clarín, el multifacético actor recorrió su otra pasión que son los autos. Aunque él mismo hizo una aclaración: “Siempre me gustaron los autos, pero a mi me gustan las camionetas”. Y rápidamente contó el momento que lo marcó en esta relación con las máquinas.

“En 1985 se estrenó la película Volver al Futuro. Al final de la película, cuando todo sale bien, el padre del personaje, Marty McFly, le dice al hijo que vaya y vea en el garage. Abrió la puerta y ahí había una reluciente camioneta negra de cabina y media”, detalló Arana.

Fue un flechazo. Algo que le ocurrió a muchos de los adolescentes que vieron la película ese año. Pero el actor de Chiquititas no se quedó solo en lo platónico y salió a buscarla. “Esa camioneta la tengo”.

-¿Cómo que la tenés?

-Sí. Negra, 4×4, con las barras cromadas. La tengo.

“Esa camioneta la voy a tener para siempre”

Facundo Arana comenzó su relación con los autos desde muy pequeño, a los 9 años, casi como un traspaso de conocimiento familiar. “Me enseñaron mi mamá y mi tío Raúl.

Facundo Arana y una Ford Ranger Raptor.Facundo Arana y una Ford Ranger Raptor.

-¿En qué auto fue?

-En un Falcon Rural, con caja de cambios al volantes de tres marchas.

-¿Por qué te enseñaron de tan chico?

-Cuando mi vieja era chica, ella vivía en el campo. Y mi abuelo le enseñó a manejar por si él tenía algún tipo de contingencia. Entonces sería ella quien tendría que manejar. Era muy chica. Quedó con eso en la mente y me enseñó a mi. Cuando yo era chico no había el cuidado que hay hoy. Entonces te enseñaban a manejar. Y manejé por todos lados. Cada vez que había un huequito y no había gente, me ponían a manejar para aprender.

-¿Cómo es que buscaste la camioneta de Volver al futuro y te la compraste?

-La tenía Tomás Yankelevich. Si no era la primera, era una de las tres que habían entrado en Japón. Así 4×4, alta. En ese momento solo había de trabajo, utilitarias. Y le digo a Tomás: te la compro. No, esto no se vende, me respondió. Pero no le quedó otra, porque al año siguiente se fue a estudiar cine a los Estados Unidos y el viejo le dijo que la venda.

-¿Tenías la plata?

-Fui a mi viejo. Le dije Papá, me voy a comprar esta camioneta. Y me dice pero vos sos un salame, no tenés departamento. ¿Estás loco? Le pedí por favor que me ayudara. ¿Cuánto te flata? La mitad, le digo. Pero vos estas en pedo... Esa misma noche vino y me trajo la guita, me dijo: No sé porque estoy haciendo esto, pero te acompaño. Al día de hoy la tengo ahí en casa y la voy a tener para siempre.

-¿Ese fue el primer vehículo que compraste?

-No. Primero había tenido un escarabajo ’67, alemán. Después tuve un Subaru Justy, que era el 4×4 que me podía comprar. ¡No sabés cómo entraba en la arena! Y de ahí pasé directo a esa 4×4 y nunca más me bajé de una camioneta, nunca más.

Facundo Arana reconoce que se siente más cómodo en una pickup que en un auto.Facundo Arana reconoce que se siente más cómodo en una pickup que en un auto.

-¿Te gusta manejar camionetas? ¿Te sentís cómodo?

-Es más grande, es más incómoda para estacionar pero me acostumbré a este sea mi tamaño. Además, ando siempre con mi perro Cambá. Es lo que manejo y no me bajo de eso.Me copa y me hace bien.

-¿Y qué camioneta manejás ahora?

-Y ahora llegué a esta Ranger Raptor que para mí, que manejé de todo, es lo que más me gusta, es la que lo logró. Además, pasás por cualquier lado y ni te enterás. Mirá que yo recorrí la Argentina con una 2.8 diesel. Pero con la Raptor me voy hasta La Quiaca tomando mate.

-O sea, si a vos te dan a elegir manejar un Aston Martin o una Raptor, ¿Cuál elegís?

-Mi hijo probablemente quiera subirse al Aston Martin. Yo no tengo ningún interés en ningún Aston Martin. Te lo juro. Ni un Porsche ni una Ferrari. A ver, como programa, por supuesto. Llevame a dar una vuelta. Lo manejo una vez. Sí, sí. Pero estoy más cerca de una Big Foot que de una Ferrari.

-¿Caja manual o automática?

-Siempre pensaba que me gustaba más la manual. Hasta que probás la automática. Y cuando probás la automática, te das cuenta que te gusta muchísimo más todo el tiempo que estás con automática que el ratito que querés tirar el rebaje con la manual. Y a los que vamos teniendo canas en la jeta, ya no tenemos ganas de estar haciendo el desgaste de pasar cambios.

Facundo Arana confiesa que está "como loco" con su camioneta.Facundo Arana confiesa que está “como loco” con su camioneta.

-¿Que no puede faltar en la camioneta de Facundo Arana?

-No falta el mate. No falta mi “compa”. No faltan mis chicos y no falta Cambá, mi perra marca perro.

-Me contás que ya manejaste de todo, que manejás una Raptor…¿Qué te queda por manejar, una F-150 Raptor R de 700 caballos?

-Para probarla, sí. Para manejarla, claro. ¡Wow, que genial!. Pero si me decís, elegí la que quieras, olvidate del precio. La que te queda cómoda. Yo elijo la Raptor que tengo ahora. Muchos prefieren una Maverick o la F-150. Yo elijo esta. Es más, no me interesa la nueva Raptor que viene con el motor grande. Yo no necesito más. Y estoy como loco con mi camioneta.

-¿Te gusta manejar rápido?

-Me gusta ir paseando.

-¿Siempre fue así?

-Bueno, vas creciendo y vas sacando un poco la pata del acelerador. Me pasa a mí. No soy Traverso. Me encantaría serlo. Pero en ruta nunca estás exento de una tragedia. Lo que no quiero que me pase nunca es saber que fue por negligencia mía. A mí me gusta ir a 100 km/h. Voy por el carril lento a 100. Y si veo que puedo pasar al camión que va a 80, lo paso y me quedo a 100. Esa es mi velocidad.

-¿Manejás siempre vos o entregás el volante?

-Sí, lo entrego. Además, mi mujer maneja extraordinariamente bien y le gusta manejar. Así que el que el que va no manejando, va cebando los mates y mirando su teléfono.

-Al igual que lo que te pasó con la caja automática, ¿También te ocurre con la tecnología y todas las ayudas que tienen hoy los vehículos?

-Está todo ahí. Hace un rato estaba manejando y la camioneta me avisaba que estaba trabajando en la limpieza del filtro partículas. ¿Entendés? Estás manejando para que se limpie el filtro. Y además me lo avisa Está buenísimo.

-¿Chocaste alguna vez?

-Grave, no. Me pasó que con la camioneta de Volver al Futuro una vez me cruzó en plena noche de julio un Rastrojero. Pasó en rojo y ¡Boom! Y cuando me bajo, el tipo era un señor anciano. Y estaba desesperado porque no tenía seguro. Y lo miro y me doy cuenta que el tipo se daba cuenta que estaba arruinado y le dije andate. No me arrepiento, porque no pasó nada. Pero puteé en arameo porque el arreglo me costó 700 dólares.

Seguí Leyendo

Artículos Relacionados